(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Icones plantarum in flora Cubana descriptarum : ex historia physica, politica et naturali"

THE nELD MUSEUM LIBBARV 



3 5711 00017 0523 




HBaBBaBiaHt 



J 



/^' 



i 



ICONRS PLAATARIIM 



FLORA CUBANA 



OESCRIPTARUM 



I 



ICOISES PLANTARUM 



m 



FLORA CUBANA 



DESCRIPTARUM 



EX HISTORIA PHYSICA, POLITICA ET NATURAii 



A RAMON DE LA SAGRA 

Ex-directore Horti holanici Hnbnnen:iis, Tnsliiiiti Impcriali nallici ^ocio exlci 

EUITA EXCEl«i''iVE 



INTRODUCTIO IN FI.OKA GUBANA 
RAinoiv iiF. 1.A sAenA 



GRYPTOGAMIA 

(20 TAr!U[.,Fl. 

A CI/AHO C'AIMII.I,0 ,»IOHITAG»l. I!l,ABOH*T*: 



PHANEROGAiMIA 

{102 T,\n(ii./F.). 

A CliARO A. RICHARO EI,ABORAT/l<: 



PARISIIS 

J.-B. BAILLIKRE ET FILIIS, BIBLIOPOLIS 'ACADEMIJi IMPERIALtE MEDK.iNvE 

Via vulgo diota HautefeuiUe, 19 

I.dNDINI I NEW-VOIIK 

Ilipi.. BAII.I,IERE I BAII,I,li:«K frn<i-e. 

.\l,W)Hin, C. BAIJ.I,\-ll,\n,UftRK 



ill.iCCCLXIll 



OVERSIZE 






IP^DEX ICOIVUM CRYPTOGAML^ 



I. — Sargassiim polyceraiium. iMontag. 



II. 


— Fi(j . 


1, 


Ceramium rlaiMiinlum var, crisptt- 

tiivt. Monlns. 
Syn, Gentroras crisptilum. Monlag, 
ad Kiltg, 




— 


2, 


Scylonema bi/ssoideitm. Ag. 






3. 


Caulerpa fasiigiata. iMonlag. 
Syn. HerpochaBla fasligittia Mnn- 
tag. Syllog. 


III. 


- F„j. 


1, 


Sphffirococcus Corallojjsis. Monlag. 




— 





Bryopsis ramtiiosa. Monlag. 




- 


3, 


Haliseris jilagiogranivia. Monlag. 






/|, 


Sphffirococcus radicans. Bory. 
Syn. Gelidium radicaus. Monlag. 
Sylloge. 


IV, 


— Fig. 


1, 


Rhodomela calatnistrala. Monlag. 
Syn, Boslrychia calamistrata. Mon- 
tag, Syllog, 






2 


Conferva brachjclados. Montag, 
Syn , Cladophora brachgclados . 
Kutzg, 


V. 


~ Fig. 


1 


Thaninophorff frottdis et frttcttts 
struclura. 




— 


2, 


Polysipiionia sccunda. Montag. 




^ 


3 


— Havancnsis. Montag. 




— 


4 


Callitharanion rcpcns. 


V(, 


- Fuj. 


1 


Collema chloromcltm. Ach. 






2 


Leptogium marginellum. Acll. 




— 


3, 


Parmelia gossypina. Montag. 


VII, 


- F,g. 


1, 


Strigulaftci. Montag. 




— 


2 


— nilida. Monlag. 




— 


3 


— contflanata. .Monlag, 




— 


4 


Pyxine sorediata. Fries, 


VIII 


- Fig 


1 


Parmelia applanata. F^e, 



Syn. Paimelia jjifm. Acii. 

— 2. Tiielolrema AHtcrmjium. Monlag. 

— 3. Paiineiia Ooinimjensls. Montag. 

non Acli. 
Pliyscia crispa V. Uran ex Nyl. 
iX. — Fiij. 1. Opegraplia /J/icma. Montag. 

— 2. Uiaiora uesnm. Montag. 

— 3. Parnielia /'icm. Acli. — deiii. 

l*. viridis. Monlag Sylloge. 
X. — Fig. 1, Viviiyihh Lepreiostii. i\lonlag. 

— 2. Biatora ;(i(ji7/«. Montag. 



I\ll. 


_ 


3. 


Parnielia parmfoUa. Monlag. 


XI, — 


Fig 


1 


Puccinia plagiopus. Monlag. 




— 


2. 


Zygosporiuni osclwoidcs. Moulag. 




— 


3. 


Slilbum ciunubariimm. Hontag. 




— 


/| 


Tulostoma cxasperatum. Montag. 


XII, — 


Fig. 


1. 


Hypocreai' citriniB fntcitts I\lon- 

lag. 
Meiiola Ainphiiricha. Monlag. 







2. 






3. 


Hypoxyinn Bomba. Montag. 
— SagriCanum. Montag. 
(lein Pliylacia. 




— 


.'). 


— poculiforme. Monlag. 




— 


(i. 


Micropellis applanata. Monlag. 


XIII, — 


Fig . 


1. 


Hypoxylon Cubensc. iMontag. 




~ 


9_ 


OEdipus. Montag. 




— 


3. 


— dichotomum. Monlag, 


XIV, — 


Ftg. 


1. 


Tlielepliora auraiianca. Pers. 




~ 


2_ 


Favolus cucuUatus. Montag. 




— 


3. 


Hexagonia pohjgramina. Monlag. 




— 


/4. 


Dffidalea repanda. Per.s. 


XV, — 


Fig. 


1. 


GKneoporus conchoidcs. iMonlag. 




— 


2. 


Poiyporiis FlabcUum. Monlag. 




— 


3. 


— bijrsinus. Monlag. 




— 


/|. 


— ValenzucUanus. Montag 


XVI, — 


F.tj. 


I. 


— Aubcriinus. Monlag. 




— 


2. 


— Uclioidcs. Montag. 




~ 


3 


— Cubcnsis. Moniag. 




~ 


/| 


— Sagra:anus. Montag. 


XVII, — 


Ftg. 


1. 


Polypnrus tricholoma. Montag. 




~ 


2, 


Lonlinijs emjrammus. Montag. 




~ 


3 


— vehidnus. Fries. 




— 


/i. 


I\Iara.smius hamatoccphahis. Monl 




— 


r. 


Polyporus mioroinctjas. Montag. 


XVIII - 


Fig. 


1. 


Pliragmicoma Sagrceuua. Montag. 




— 


2 


I.ejeuiiia Cubcnsis. Monlag. 




-_ 


3 


— srrrulala. Monlag. 




_ 


/] 


— cardiocarjm. Monlag. 


XIX, — 


Fig. 


■1. 


— Auberiana. Montag. 


1 




2 


— unidentata. \. et L. 







3 


Firabriaria Cnbanensis. Lelini. 




— 


/i 


Cyalhotlium cavcniarum. Kuuxe. 


XX, - 


Fi<j 


1. 


Hypuum Montagnei. Scbimaper. 




— 


2 


Torlula laiifoUa. Moiitag. 




— 


3 


Hypnum Ulijiuiianinn Montng. 



INDEX ICONllM PHANER0GAMI.4i 



1 . Cteiuatis Havanensis Kuntlt , 

2. Davilla Sagneana Rich. 

3 . — ciUaia. . — 

/i . Tetracera PcBppigiann Sclilect. 

5. Anona buUata Rich. 

6 . Xylopia Cubensis — 

7 . — obfusifolia — 

8. OxaiKira laurifolia — 

9 . Capparis emarginata — 

1 . Laetia longifolia — 

11 . — crenata — 

12 . Ziielanta lcetioidcs — 

12 bis. Polygala ;?erfw«ciWrtris — 

13. Pavonia Unearis — 

ik- Malvaviscus SagrcBa^in.-: — 

15. Hibiscus costatus — 

16. — truncatus — 

17. Abulilon trichodum — 

18- Helicteies trapezifoUa — 

19. — furfiiracea 

20 . Pachira emarginata — 

21 . Triuraphetla grossularicefoUa — 

22 . Belotia grcvicefoUn — 

23 . Luchea platypetala — 

2^. Prockia tomentosa 

25 . TernslrtEmia obovaUs — 

26 . Laplacea Curtijnna -- 

27. Erylhvoxyluni affine — 

28. Sti^maphyWom Sagrceanum A. de .Iu.ss. 

28 bis. Byrsonia lucida Kunlh. 

29. Schniidelia nervosa Rich. 

30 . — macrocarpa — 

31 . Cupania muhiijmjn — 

;)2. — opposilifoUa — 

33. Trichilia minor — 

3^1. Zanlioxylum coriaccum^ - 

3f. . — bomhacifoUum — 

36. Monleverdia buxifoUa — 

36 bis. Picraninia pentrnnda Svvarlz 

37 . Icica copal Rich. 

38 . My)'0spernium Tohdfcrum — 

3S bis. Lonchocarpus latifoUus Kunlh. 

39. Poeppigia excelsa Ricli. 

/lO . Beiaii'ia spinosa — 

40 bis. Cerasus occidentaUs Loiseleiir. 

/il . Cynumetra Cuboisis Riclt. 

/|2. Swarlia viuUiijuga — 

/|3. Chicharronia iiiicrmedia *- 

!ik . Calycogonium Cubense — 

/i/i'. Naudinia argijroplnjUa — 

H^. Triceratia bnjonioidcs , . . . -•- 



kh^ . Steguosperuia Cubense Rii;h . 

h^) . Siderodeiiiirum floribundum 

/|6. (iupttarda cahjptrata — 

/|7. Galesb.-ea machranta — 

l\l bis. Kchinodendrum campanvtafim. — 

/|8. Ex6slemma Valenzuela — 

/(9 . Casasia catophyUa — 

/|9 bis. Gonianthes Lindtcniana — 

50. Eiipalorium aromaiisans D. C. 

51 . Thibaudia Cubcnsis Ricli. 

52 . Leucotlioe latifoUa — 

53. Costrea Cubensis 

5/i. Diplocalyx ci ijsophylloidcs 

5/_i bis. Dipliolis saUcifoUa Alph. D. 

5/| ter. Ruinelia rubra Ricli 

.'i5 . Dyospyros laurifoUa — 

56. Odonlosligma Calcotiianmn — 

57. Metastelma Imearifotium — 

58. Lisianlhus///nnf/»/rt5H5 — 

59. Bignonia lepidophijtla 

59' . Ciirilia gcrascantlioides Kiintli . 

60 . Cordia angiocarpa Ulch . 

61 . Rhretia caUophytla 

62 . Solaniim Sagrctanum — 

63 . Calonyclion megalocarpum — 

6/(. Vilex iUcifoUa 

65. Espadea amceua — 

66. Brunsfelsia sinuata — 

67. Symphysodapi)nc Cubensis ~ 

68. Bmiania Cubana 

69. Stillingia UiurifoUn — 

70 . Phyllanlhus taurifoUus — 

71 . Tricera Cubana — 

72 . Ficus JacquinieefoUa — 

73 . Quercus Cubana — 

7/4. Pleurotliallis pachymchis 

75 . Rpidendrtim Sngraianum — 

76. -- fucaium Lindl. 

77. — - hircinum Ricll. 

7g . — ocliranlhum — 

79. — nematocaulon 

80 . - oblongaium 

81 _ — amphistomum — 

82. Lffilin Lindlenu Lindl. 

83. Bletia tcnera Ridi. 

8/|. Oncidium Guibertianum — 

85. Rhynchadenia Cubensis — 

86 . Habenaria repUcata — 

87. Pniilhieva /flnc(/b/ia — 

S8 . Physurus Sagrceamus — 

89. Andromycia Cubensis — 



i 



FLORA CUBANA 



INTRODUCCION 



Al prcsentar al piiblico terminada, la parle descrlpliva de la Seccion bol.inica 
de la Historia Natural Cubana, nos parcce convenicnte y oportuno el consignar 
en una Introduccion, varias rellexiones sobre el origen de este trabajo y las causas 
que nos han precisado a reducirle dentro de limilcs extremadamente estrechos. 
En efeeto, y conforme al plan prlmitivo de la presente obra, la descripcion bold- 
nica de las plantas que hemos reunido durante nuestra larga residencia dc doce 
afios en la isla de Cuha, debia constituir solo una Seccion, en el conjunto de obser- 
vaciones relativas a la vegetacion, piies tal 1'lu' el niodo como la compreiKJicnos, 
desde que en nuestra juventud pisamos el suclo privilegiado de la rica Aiitilla. 

Aunque una reunioii de causas seciindarias, nos decidieron nias tarde a em- 
prender la reunion de todo genero de prodiicciones y de salir de ia esCera pura- 
mentecienlilica, paraabrazar laiiibien laeconomica y administiativa, la [iriiiiordial 
mision que en el ano de 1822 debiinos al Gobierno de nueslra patria y al buen 
criterio de las autoridades cubanas, se limilaba a la ensenanza de la Botanica apli- 
cada a la agricultura, por las utilidades que la Isla podia obtener, de lundar en los 
principiosdelaciencia la practicadelcultivoyde cstender laesferade este ;i un gran 
niimero de plantas ya indigenas ya exoticas, dignas de ser en el comprendidas. 

Bien considerado, este plan, aunque siuiple en apariencia, no podia menos de 
resultar coniplexo por los medios que para realizarle requiera; sobre todo si se re- 
flexiona en la carencia absoluta de datos y de observaciones, preliminares indis- 
pensahles para el fin que el niismo suponia. — En efecto, rncjorar las prdclicas 
de la agricullura y enriquccerla cnn nucvos cullivos, conslitnian dos inmensos 
prohlemas para aquel pais nuevo, donde eran aun desconocidas las condiciones 

BuTAMCA. * 



2 LMRODUCCION. 

dimatologicas, las leyes cte la vegetacion y los obstaculos que la misma fecundidad 
de esta (ieliia oponer a la intioduccion tli' las reglas cienlificas descubierlas y solo 
apiicables en las regiones templadas y frias de la Europa. — Aunque enlonces, 
cl eslado aun juvcnil de nueslra inleligencia, no nos jierniiliese abrazar, con la 
perspicaz y profunda mirada de la edad adulla, toda lacomplicacion del probleraa, 
el recuerdo del plan que formamos nos confirma ahora en la idea de que ya le 
considerabamos bajo su verdadero pnnto de vista. En efecto, se vera que la serie 
de observaciones que desde luego emprendimos, y las que sucesivamente for- 
mulamos 6 recomendamos, abrazaban las principales series que deben preceder 
a la constitucion de una agricultura cicnlifica, bajo el cielo de los tropicos, y de 
las cuales vamos a dar una ligera y sucinta idea. 

Las primeras condiciones para planteai-, digamoslo asi, los problemas fisiolo- 
gicos y agronomicos a que nos referimos, eran : 1° el conocimiento del clima y de 
la vegelacion; 2° el del lerritorio rural; 3° el dc sus producciones esponlaneas y 
a^^ricolas. — Como estos tres ordenes de estudios tenian una estrecha y mutua de- 
pendencia, nosfuepreciso emprenderlos a lavez, aunque nocon la esiieranzadeque 
ni pronto ni con regularidad, nos procurasen lililes resultados. Por otra parle, 
la diversa naturaleza de estas observaclones y la imposibilidad de desempcnarlas 
tpdas por nosotros mismos, hicieron preciso el confiarlas a corresponsales aclivos 
d inteli"-entes, naturales del pais, practicosen los hechos a que muchas se referian 
y en j)Osicion social adecuada para reunir los dalos que debian servirles de base. 
Encuanto .i las que dependian de nuestra propia aclividad, organizamos desde 
lue^osu centro en el Jardin botanico de la Habana, desgraciadamente poco ana- 
logo por su posicion urbana, lo reducido y uniforme de su superikie y la natu- 
raleza de su terreno, para establecer en el los planteles de estudio y de fuluros y 
venlajosos cultivos. 

De lo que venimos de decir resultan ya dos divisiones en la serie de tareas, 
relativas a la vegelacion, que nos ocuparon en la Isla de Cuba. — La una, que 
tenia su centro en el Jardin botanico; la otra, que se ramificaba por lodos los 
pgntos de la Isla, donde nos fue posible 6 hacer excursiones 6 hallar colaborado- 
res celosos. 

Vamos a enumerar sencillamente las unas y las otras, antes de exponer algunos 
de Iqs resullados que obluvimos. 

Las tareas que emprendimos sucesivamente en el Jardin botanico de la Habana, 
a parte de su direccion material y de la enseuanza que nos estaba confiada, se 
refirieron .-i las series siguienles : 

1° Observacioncsmeteorologicasdiurnas, mensuales y anuales, coraprensivas de 
la temperatura, la huraedad y la presion atmosferica, los vientos, las Uuvias y «1 
aspeclo del cielo; 



INTRODUCCION. 3 

2° Experiencias sobre la gcrminacion dc las plantas, ya indigenas ya exoticas, y 
sobre los fenomenos de la floracion y de la fruclificacion; 

3°Escuela bolanicao sea la reunion melodica y elcuUivo de las especies cubanas, 
por familias nalurales; 

i" Escuelas agricola, mtfdica e industrial, 6 sea la reunion metodica de las 
plantas cubanas, dc aplicacion a los diversos usos de la vida, y conforme a ellos; 
5° Correspondancia cientifica, quc abrazaba la relativa al interior dc la Isla de 
Cuba, y la estrangera acompanando plantas cn herbario y semillas, para quc fue- 
sen debidamente estudiadas por los profesores europeos, posecdores de todos los 
recursos necesarios para dctcrminar las especics nucvas; 

G° Formacion de una cstadistica dc la topografia vegetal y agconomica dc los 
parlidos de la Isla de Cuba, enviando inlerrogatorios y estados en blanco y enu- 
meradas lascucstionesquedcseabamos rcsolver; 

7° Reunlon de noticias concerniontes a la vegetacion ya de los bosques, ya de los 
Uanos que sirven para pastode animalcs; comprendiendo cn cUas todas las rela- 
livas a las madcras y dcmas productos forestalcs, sus aplicaciones y usos ; y en 
cuanto a losganados, la enumeracion de toJas las piautas anualcs, bojas y finitas 
de las perennes y avboreas que les sirven de alimento en las dos cstaciones de las 
Uuvias y de la scca, en que se divide naturalmznte el ano en la Isla de Cuba ; 
8° Trabajos preliminares para una Instilucion agrunoma; 
90 Publicacioncs ya elementales, ya perioilicas, yasucltas, para facilitar la ense- 
fianza a los alumnos, tener el piiblico al corrlente de las tareas del Jardin y de los 
principales adelantos modernosque pudiesen interesarle, y tratar lascuesliones de 
importancia local en los momcntos oportunos. 

10" Formacion de un numeroso herbariode plantas cubanas, ya por medio de 
exoursiones propias , ya por la coopcracion de algunos corresponsales que conse- 
guimos formar para estc gcnero de trabajo, que desde luego deslinabamos a la 
redaccion dela presente Flora cuhana. 

Laexposicion, aunque sencilla, del prececlente programa, puede dar idca, sin cm- 
bargo, de su latitud e importancia, asi comode lo insulicientes que debian ser las 
fuerzasdeun solo individuo,mal secundado y constantementecontrariado, para lle- 
varle a cabo. El grado de la dilicultad c insuriciencia rcsultaba todavia mayor, consi- 
derando que todo loquevcnimos de enuniCLar, reruiendose soloa la vegetacion y a 
las plantas, noformaba masque una parlc del programagencral, quc laactlvidad 
inexpertade la juventud, nosdccidioa cmprender en la Isla dcCuba. 

En cfccto (y como se puode juzgar por las niatcrias rcunidas en la prcsente obra, 
y por las que tratamos dcsde nucstra llegada a aqucl pais, cn olras anterioics), nos 
propusimos estudiarle bajo todos sus aspectos, esdecir, tanlo cn su administracion 



4 LNTRODUCCION. 

interior, como en sus condiciones naturales del clima y de las producciones, y en 

las econoniiasde su agricullura,su industria y su comercio('). 

Este plan eia tanto nias vasto y dificil de lienar, cuanto cran aun escasos los 
maleriales reunidos sobre todas y cada una de las materias que comprendia; pues 
si en la partc cconomico-politica, no existian mas que las observaciones reunidas 
por el Senor Baron de Ilumboldt, consignadas en su Ensayo polilko suhrc la Isla 
de Cuha, dado .i luz pocodespues de nuestra Ilegada a aquel suelo, cn la parte de 
Hisloria naturalse carecia de todaguia, puessobre la Zoologia no habia mas libro 
quecl del portugues Parra, ysobre la Bolanica el sucincto indicalorio 6 Florula, 
que inserto al Cn de su obra el citado ilustre viajero. Dccimos esto, no para enco- 
raiar el merito de nuestro trabajo, sino para disculpar sus imperlecciones y obtencr 
la indulgtncia del publico hacia cl resuUado incompleto (que ofVccemos en la 
presenteobra quc toca ya a su Cn') de un plan muy vasto emprendido con mayor 
entusiasmo que criterio de nueslras debiles fuerzas. 

Pasaremos ahora a decir algo de los resultados que hemos consegnido, y que, como 
debe imaginarse, dejaran aun un inmcnso campo quc exploiar a los hombres labo- 
nosos que nos sucedan en la vastisima empresa que comenzamos hace treinte y 
cuatro anos. Para la debida claridad en la succinta relacion que vamos a hacer,y 
en la imposibilidad de publicar en esta Introduccion todos los datos que hemos 
reunido, seguiremos el mismo orden de la enumeracion precedente; y en ella nos 
referiremos d las varias publicaciones sueltas donde hemos consignado al-unos 
de aquellos. Un trabajo completo sobre esta parte, aun inedita, de nuestras tareas 
hana prec.sa la p.iblicacion, cuando menos, de un tomo mas en la Seccion bota- 
nica de la Historia Natural de la Isla de Cuba. 

RAMON DE LA SAGRA. 

Paris, !• de abril de 1850. 

nuc.tras laiea. cn la i.la dc Cuba, cn la prcscnle obra compuesta de d,ez tomos dc lexlo y dcs dc laminas. 



EXPOSICION SUCINTA 



RESULTADO DE LAS PRLNCIPALES OBSERVACIONES CONCERNIEiVTES A LA VEGETACION CUBANA 
Y A SUS VARIADAS PRODUCCIONES , 

NO COMPRENDIDAS EN LA PARTE DESCRIPTIVA DE ELLAS. 



Circnnstoncias climatologicas. 



En el capitulo referente al clima, lie la primera parte de esla obra , Iienios expuesto detalladamenle el 
resuUado de nuestros estudios sobre el de la isla de Cuba, deducido del anallsis dc algunas obscrvaciones 
alli hecbas anles de nuestra llegada y de las mas constanles y generales i que pudlmos consagrarnos durante 
nuestra residencia. Por lo tanto y con el lin, por una parte, de evilar repeliciones iniitiles en una misma obra, 
y por otra, con el de poner a la visla de los que solo consulten esla Seccion botanica, todos los dalos nece- 
sarios para apreciar el conjunto de las indicaclones en ella consignadas, vamos a extractar solo losresiimenes 
del mencionado capiiulo, en la forraa concisa y clara que nos parece mas convcniente. 

Los caracteres dislintivos de la zona teraz donde se balla la isla de Cuba, resultan no tanto de la elevada 
temperatura de su latitud geografica, sino y mas particularmenle de la constancia de unos misinos grados de 
calor y de una excesiva bumedad atmosferica , en largos periodos del aiio. Esta unida a la influencia de la 
vecindad del mar, por la estreniada eslrecbez de la isla de Cuba, y 4 la de los vientos aliscos durante los 
meses raas rigorosos del estio, moderan la accion de aquella y procuran tanto i la vida animal como a la ve- 
getal, condiciones mucbo mas propiclas de las que podian esperarse bajo una zona trdpical. Para que se 
pueda juzgar, con datos mas lijos, de los efectos de estas varias y beocficiosas infiuencias, presenlamos el 
resumen de nuestras observaciones sobre los princi[iales fendmenos de que dcpcnden : 



WESliS. 


TEMPLil.\TUK,\. 


HU.MEDAD. 


IUAS DL LLUV1A. 


AGl'A LLOVIDA. 


ASPECTO DEI. CIELO 




DIAS \UDUDUS. 


DIAS 
Cl.lDDS I HBHDOS 






23°.37 
24°79 
25°74 
27°22 
27°47 
27°54 
2G°87 
26°03 
23°96 
22°06 


82°0 
84°0 
82°8 
82°4 
85°4 
85°0 
87°6 
88°2 
88"2 
S5°2 
80°2 
84°S 


8 
7 
C 
4 
8 

10 

12 

12 

14 

n 

8 

6 


4 

53 

01 

31 

97 

128 

139 

110 

H7 

79 

83 

31 


6 
8 
7 
6 
8 
6 
6 
6 
7 
7 
8 
7 


20 
20 
24 
25 
23 
24 
25 
25 
23 
24 
22 
24 




Febrero „ 




Abril 




























Novierabre 




Diciembre 




Medias y toiales . . 




20°05 


85-15 


104 


1,1129 


80 


285 





NoTA. — Ternidmetro centigrado. 

BOTAMCA. 



■ Higi-dmelro de Saussure. — Mitimetros de agua Uovida. 



6 



INTRODUCCION. 



Para comprender bien, por el solo dato de las lemperaturas medias mensuales, la intensidad de los ca- 
iores que las producen, debe leoorse presente la escala lernlomelricii qlic l^ecoiTC el mercurio, sea durante 
cada dia sea duranle caJa raes. — Dcl examen de este dato, quc al intcnJo consignamos en un cslado es- 
pecial, puede inferirse cuan aproximados son los grados m,iximos y minimos dentro de los cuales oscila la 
columna del liquido metjlico, puesto que uo excede de 8", 5 durante un dia, ni de 12°, 4 durante un mes. 



OScilacioiies dci lcrni6nielro y dci iiigi'6iiictro cn ia Habana. 



MESES. 



Enero . . . 
Febrero . . 
Marzo . . . 

Abril 

Mayo 

Junio. ... 
Juiio . . . . . 
Agosto.. , , 
Setiembre , 
Octubre . . , 
Noviembre. 
Diciembre. 



TERMIJMETBO. 



MENSUALES. 



t2°3 
I0«3 
12°4 
9°8 
10°2 
6°7 
6°2 
6°l 

e°8 

8°4 
9°8 

iro 



6"8 

6°g 

6»8 
6°5 
7°1 
6°6 
6°6 
6°0 
6°1 
5°0 
6°7 
8°5 



HIGROMETRO. 



MENSUALES. 



25°4 
^^»/ 
24°0 
26°0 
23°2 
22°2 
18»7 
18°5 
17°0 
20°4 
20»2 
21°3 



Gomo ya dijinos en olra parle, la mayor variacion diuraa que bemos observado fue de 9 grados en algU- 
nos dias de los meses de diciembre, y la raenor de 4 grados, durante algunos dias del mes de agosto. 
— Las mayores variaciones mensuales, directamente observadas, fueron de 14 y 18 grados en los meses de 
cnero, febrero y marzO) y las menores, lambien mensuales, de 6 ii 6 grados en los meses de julio, agosto 
y setiembre. 

Los datos estremos anuales presentan el mismo caraeler de proximidad, puesto que, en los doce aiios de 
nuestra residencia en la Habana, solo una vez hemos visto subir el raercurio a 32°, 3 y solo en olra le vimoS 
bajar a iOgrados sobre cero. 

Eb el interior de la isla, siu embargo, i la vecindad de los bosques, duranie los cambios subitos que sue- 
len ocurrir en la cstacion seca del aiio, por los vientos que descienden de las regiones septentrionales, el 
lermdmetro baja algunas veces a cero; pero este fendraeno es aCcidental, de cortisima duracion y sin efecto 
alguno en las leyes conslantes de la vegetacion. 

El bigrbraeiro ofrece tambien en su marchadiurna y mcnsUal fendmenos seraejanles 4 los del lermdmetro 
t igualmente caracieristicos del cliraa cubano , a saber : oscilacioil casi conslanle dentro de reducidos limiteS, 
Ibs cualCs, en esle inslrumento, soh los mas elevados de su escala. Tratando detenidamenle de la humedad 
itlmosferica , dijimos ya y repelimos abora. porque es esencial , que cl grado mas bajo en que liemos 
Visto h ahiija del higromelro de Saussure, ba sido el 66, y cl mas alto y frecuenlisimo 100; lo cual da 34 d 
k maxinia exlcnsion recorrida 6 a la mayor oscilacion observada. La frecucncia dcl grado 100, d maximo de 
I& humedad atmosferica, se observa casi siempre en las boi'as tempranas de la manana. La marcba raas ordi» 
baria es enire 84 y 100 grados, pasando de esle maximo a aquel minimo en las boras intermedias entre el 
amanecer y las Ircsde la larde, bora en que baja lambien la temperalura. 

La bumedad media de algunos meses cs, como vimos, superior a 88 grados, y durante ellos la salufacion 
atmosferica Ilega frecuentemente i 99 y 100 grados. Las epocas de raayor sequedad son aquellas en que 
caen duranle la nocbe y al amanecer abundanles rocios. El descenso de la temperatura atmosferica hace 



,L. 



INTRODUCCION. » 

perder al aire uiia parle cle su facultad disolvenle, y enlrinces el agua de los vaporcs coniiensados se dcpo- 
sila sohre los cuerpos. 

La abundancia de estos rocios, en la eslacion seca del ano, es sumainente favorable para la vcgctacion de 
lasplanlas !icrl);iceas, pues ellos con la liuraeJad disuclta conslantcmente en la atmdsfera, suplenhaslacierlo 
punto, a la falta de lluvias en la ostacion invernal del ano. 

En el estado de la pagina 5 se ve quc los grados medios de la liumcdad raensual, dificren nuiy poco cn 
los diversos mescs del ano, y en cuanto a los diurnos se puede ver tamliicn, que no cs grande la diferencia 
que ofrecen de un mesa otro. Sin emhargo las diferencias son nienores duranle los raescs dc julio, agoslo 
y seilembre, es decir, principalmente en los meses mas liiimedos del aiio. 

Puede notarse lambien unarelacion regular y constanteentre las lemperaluras mensualcs, el csladohigro- 
tnetriCo del aire y la cantidaii de agua lluvida, tres fencSmenos que en Europa no ofrccen una coorjinacion 
semejante. Pero en la Isla de Cuba es constante la simullaneidad de los Ircs tendmcnos indicados, en sus 
raatlifeslaciones asi maximas como rainimas. Las primeras, a saber, la clevada tempcratura dc los mescs, la 
excesiva humedad almosferica y la frecucncia de las lluvias, consliluyeny caraclcrizan la eslacion qnc lleva 
este nombre, y que dura ordinariamenle desde mayo 6 junio hasta fin de seliembre; las segundas, cs decir 
la teraperatura moderada cntre 22 y 28 grados. la mcnor humcdad almosf<Srica, la escascz 6 falta absoluta 
de las lluvias, distinguen la otra eslacion que lleva el nombre de h seca. 

Habiendo notado tambien en nueslro diario, las epocas del dia en que las lluvias acaecian, hemos deducido 
que en el lotalanualde cllas, mas de la miiad se verifican despues del medio dia, y solo uncuarlo de ellas 
por la raanana. Esta parlicularidad contribuye muclio a moderar los calores de la cslacion, p.-ira el hombre, 
Y i favorecer el desarrollo de la vegctacion, cn una atmdsfera saturada al mSxmiura de humedad. ^ ^ 

A las condicioncs racncionadas, quc la son eminentcmcnte favorables , deben agrogarse las de la electric.- 
dad nor la frecuencia de las lempeslades y de olros fcnomenos qne la manihcstan. Pcro aunque nuestras ob- 
servacionescomprenden larabien la enumeracion do dichas perlurbacioncs almosfericas no he.nos podido 
medir su intensiJad y su inlluencia, sea e„ el oceano acreo. sea cn la capa terrcstre, eonforraa d-' e''a j.a- 
eerse para apreciar su accion sobre la viJa y el desar..llo de las plan.as. Esta parte de la f.s.ca de gl bo 
suraa.nente fmperfccta aun, lo era mucl.o mas cuando nos ocuparaos de observar los fenomcnos meteorold. 
gicos cubanos, por lo cual no debe extra,-iarse que nosotros participisomos tambien del gcneral atraso, que 
fui; causa de nuestro descuido, que al.ora deploramos. , , „,„ „„n,„nsn< 

Los datos que acabamos dc presentar corao resultado de nues.ras observaciones, no son as te numer 
y preeisos para rcsolver los problemas que la vegetacion ofrece, lo cual depende l"-'l'»''" "' ' ''^. 
e raom^tricas fueron licehas del moJo ordinario, cs decir con los termomctros a a -'; -• 8 ' ^ 
delaaceionpoderosaJeloscambiosqueocurren en las co..r.e..tes aereas y en ^ "^^^^ 
alraosfericas. Las observaciones do tempcratura y Je humeJad para ser efica.men.e ^ ''^;'^ ^^^^ 

cion y al cultivo, dcberan liace,.se en lo succsivo de un modo diferente quc liasta aqul " '' ^' 
masicuados. o mejor dicbo. mas fieles inJicaJorcs de las innuencas chinatolog.c s ^^^^^^^ 
vida dc las plantas. lal vez se formnlcn p.-onto nucvas reglas y nucvos me los parliend ' 'J 

rellcxioncs l que dio lugar, el mes de dleicmbrc ^liimo (1855) cn la Aca.leni.a tnipe al i ncas 
Paris, el projcclo dcl Gobierno de esiableccr ohscrvatorios me.corolagicos cn la colonu .le A^j ' . 

Si enlrgo, aunque imperfectos como .odos los rcunidos l.asla ahora sogiin ™" - ' , /^^ ^ 
sibios que tomaron parte en la discnsion acaJ.mica a que a uJimos), los Jatos » '^; ' ;'^\ ., 
con las indlcaeiones oportnnas que prcsta el hecbo de la v.da de las plantas al „o ^^^^ 

direca de los rayos solarcs y d. las corrion.es atniosfericas, pueden scrvirnos ^-'^'^'"^'Jno. 
tantes eni,e lasieyesde la .einpcra.ura y do la bumedad y las de la vesciacion cubana. Ls.o que 

propusimos bacer en las o.ras serics de observaciones que vamos a rclenr. 



■liil 



INTRODUCCION. 



II. — Oxpcricncias sobro los fenonicuos do la veg^etaclon. 



t 

i 



Procurando determinar las condiciones climatologicas bajo las cuales viven las plantas en la isla de Cuba, 
solo desempeuabamos la tarca prelinilnar de un esludio mucho mas vasto y complicado, cual era el de obser- 
■var la influencia de los agentes atmosfericos, talcs como el calor, la bumedad , la luz y la eleclricidad en los 
feniimenos de aquella. Pero en estocomo en todo lo que emprendiraos en la interesaute Anlilla, el plau fue 
mucho mas vasto que satisfactorio el resuliado ; y no podia menos de ser asi, considerando de una parte la 
escasez de nueslras fuerzas y recursos y de !a otra la falta casi absolula de trabajos precedentes y la duracion 
que exigian los qne por primera vez emprendimos. Realmcnle, en todos ellos, no bicimos mas que iniciar 
en la isla de Cuba, una sirie de esludios cientificos que hasta entonces babia sido del todo desconocida, lo 
cual, como se puede conocer, aumentaba eu otro lanto la dificultad inberente a ellos mismos. 

Los feniSmenos a cuya observacion procuramos aplicar los datos climatologicos que sucesivamenle reunia- 
mos, se referian i la germinacion de lassemillas, al desarrollo anual delas especies perennes y a losperiodos 
de la floracion y de la fructificacion de todas las que podiamos observar. 

En los ensayos de germinacion comprendimos tambien algunas especies exoticas, por que nos parecio inte- 
resante averiguar la influencia que las condiciones clinialologicas tropicales ejercian, en la duracion del pri- 
mer periodo de la vida de las plantas europeas, alli transporladas. 

Para obtenerlos datos que buscabamos, rccurrimos a dos medios, a saber : las experiencias directas y la 
correspondcncia con individuos zelosos que babitahnn diveisos districtos de vegetacion rica y lozana. Emplea- 
mos esclusivamente el primer niedio para los fenomenos de la germinacion, y el segundo nos procuro muchos 
datos sobre los olros. En los estados en blanco que circulamos al interiorde la Isla, destinados ,i las noticias 
relalivas a la vida de los arboles, habia columnas para inscribir en ellas la altura y el diametro que alcanza- 
ban, en una edad dada, y las epocas en que florecian y fructificaban, 

Nuestras herborizaciones nos procuraron lambien gran nilmero de datos relativos a eslos fendnienos, pues 
naturalmenle tomabamos notas de todo ; ademas el eslado de la rama conservada en el berbario, eertificaba 
la epoca en que el fenomeno de !a floracion d de !a fruclificacion tenia lugar en cada especie. Pero desgra- 
ciadamente , una omlsion que cometiraos fue la primera causa de la perdida de muchas de !as nolicias que 
nuestro herbario podia haber suminisirado. Descuidamos el anotar, en una tarjeta para cada planta, la 
fecha en que la babiamos cogido, que nos limitabaraos d inscribir solo eu el exterior de los paquetes refe- 
rentes i cada herborizaeion. Esta omisiou tuvo generalmente lugar en lodas las raueslias de plantas que no 
conociamosy de las cuales tampoco podiamos averiguar el nonibre vulgar. Esporando saberlo mas tarde, asi 
como la determinacion botanica, nosproponiainos toniar enldnces, de la indicacion de la fecba inscripta en el 
paquete, el dato de la floracion y de la fructificacion en quc habiamos cogido la rama. Por efecto de olra fatal 
inadvertencia (padeeida durante nucslia ausencia de Paris en los aiios de 1838, 1839 y 18i0, a que nos 
obligo el desempeiio de un cargo polilico en nueslra palria), el disliuguido profesor Ricbard , encargado de 
clasificar y de deteiminar las plantas fanerogamicas de nuestro herbario, desbizo lodos los paquelespara 
ordonarlasespeciespor elsistemade fauiilias naturales, en cuyo drdendebian ser publicadas. Como nuestros 
cuadernos de las herborizaeiones solo expresaban las especies que nos ei-an conocidas, d botanicamenle 6 por 
lossolosnombresvulgares, se perdieron,conlaalleracion de los paquetes, las indicaciones de localidad, flora- 
cion y fructificacion de todas las otras, y que solo podian deducii-se de la feclia inicripta en e! esterior de 
aquellos. Luego veremos que no (ui esia sola la confusion y la perdida de datos que ba ocasionado el cambio, 
en nuestros paquetes, del drden que llamaremos topogi-afico y cronoldgico, en el puramente sistemiilico para 
la clasiDcacion ; pues se perdieron igualmente, con las indicaciones de rauchas localidades, las que pudieron 
haberse deducido de las diferencias en lasepocas 6 periodos de la vegetacion segun aquellas, y sobre todo 
las relativas a las asociaciones naturales y espontaneas de que hablaremos mas adelante. Eslas perdidas son 
tanto mas sensiblcs cuanlo era facil el haberlas evitado , por medio de la union de largetas A cada 
muestra, antes de baber desheclio los paqueles, consignando en e!!as !a indicacion de la localidad y de la 
fecha de la herborizacion. 

El resultado de nueslras expericncias direclas sobre la geiminacjon, consla en los diarios que hemos 
seguido y de los cuales publicamos algunos en la Habana , que fueron reproducidos entonces en varios 



L 



INTRODUCCION. 9 

neriodicbs y obras europeas. Tormando parle de un traliajo especial sobre h vegetacion Cubana, no nos es 
dada insertarlosaqui, y por csto los conserviimos aun inedilos, mientras que no podcmosconsinnarloscon la 
estension requerida y unidos a todos los demas de los diversos periodos de la vida vcgctal, que formaban 
parte de la niisraa seccion de esperieneias qije vamos sim|demenle reliricndo. 

Como la duracion de la gerrainacion, la epoca en qiie se opero, asi conio la en qiie lienen lugar la flora- 
cion y la fruciillcacion de las plantas, dependen de las condiciones vitales de cada especle y de las consii- 
tutivas del cliraa y de los periodos atmosfericos, nos proponiamos formar, de la reunion de todos los dalos 
que sobre tales fendmenos buscabamos, un aluianaque vcgelal, donde aparecicsen, dislribuidas en los doce 
mcses del ano, las germinaciones, Ins floracioncs y las frnrlifiraciones que en cada uno se verilicaban. 
Esta serie, retralando las manifeslaciones de la vida vegelal eu la Isla de Cuba, serviria tambien para 
corapletar el mas general de la vida gcneral de los seres en ella, cuando la olra s6'ie de observacioues 
zoologicas que babiamos empvendido, sobre el nacimiento d aparicion de las aves y de los inseclos, las 
epocas de las emlgraciones y de las inmigraciones de las primeras, y de la metamdrfosis en los segundos, 
nos suministrasen todo el conjunto variado de noticias que el tal almanaque natural requeria. 

No era posible que pudiesemos completar estas s^ries; pero si reunimos mucbos elementos, casi en tota- I 

lidad inedilos, v de los cuales vamos a exlractar algunos nombres de las especies que nos ban ofrecido, en \ 

I 
su floracion, indicaciones inas conslantes. . 

Antes de presenlar este ensayo de Calendario de Flora, deberaos esponcr una rellcxion relativa al 
fendmeno de la lloracion bajo el cielo de los tropicos, donde las cslaciones europeas d de los climas I 

frios y tem|.lados, se liallan sosliluidas por las dos epocas, de la Ihwia y de la seca, que indicamos antes, y jl 

en cada una de las cuales la vegetacion oslenla una igual lozania. Los dos agenles mas conocidos de la . " j 

vida veoetal, a saber elcalor y la bumedad, obran, como bemos dicho, simullaneamente durante lo esta- j 

eion 4 epoca arJorosa del eslio. Al coinenzar aquella, las dos causas reunidas producen la grande, uni- '■ 

formey simultanea manifestacion de aquelhi vida, y en la cual, como dijimos ya cn otra partc dc esla obra, j 

la naturaleza se desentrana en flores. En la siguiente eslacion, bajan la lcraperalura y la bumedad atmos- 

fiSricas, y tal vez el descenso de la segunda seria suficiente para delener en todas las planlas cubanas las J 

expansiones aereas de la vegetacion, que algunas esperimentao, si la accion aun vigorosa de un sol de ^ 

cuarenla grados y su liiz vivificadora, no eslimulasen el oiganismo vegelal para operar nuevas floraciones en i 

el mes de oclubre, constituyendo en los bosques cubanos una segunda y belllsiraa primavera. Esle fend- 
meno es la causa de la repetieion de algunos nombres de plantas en las indicaciones mensuales del siguiente 
calendario, que al inlcnlo bemos dcjado paia llamar Ui alencion de los observadores y suminlslrar ele- 
mentos de estudio a los fisidlogos. J 

Hubicramos dcseado presentar tambien algunos datos, en suficienle niimero y debidamenle comprobados, j 

sobre la evolucion de las liojas y dc las flores, en los distintos perlodos dcl dia y de la nocbe, suminislrando 
asi los elemcntos para un Reloj de Flora, a semcjanza dcl que formd el celebrc Linneo, para el clima de 
Upsal. El piofesor Blarlius nos inviid en cl ano de 1S2G a liacer este gencro de esperiencias sobie la flo- 
racion diuina, la direccion de los lallos volubles y el suefio de las planias, con tanlo mayor interiis cuanlo 
sc sospechaba enlrtnces que algunos Je estos feiidmenos ofrecian, bajo ci cielo de los trdpicos, dilercncias 
y anomalias con los observados en Europa. — La mullilud de nuestras ocupacioncs no nos permilid fijarnos 
enestos fendmenos, cou la regularidady la conslancia rcqueridas, y porcslo no damos valor al corlo niimero 
de observaciones esaclas que pudieraraos consignar aqui. - Solo dircmos, que siendo sumamente inlcnsa 
la accion de la luzy del calor solares, dcsdc que cl aslro del dia aparece cn cl orizonte, los periodos de la 
evolucion Horal no nos lian parecido tan bien marcados ni tan distantcs cn las divcrsas espec.es, corao en 

Europa. 

Sobre el cambio de color de la corola, durante la succcsion del dia, liemos observado que no era efecto 
de !a luz solar sino de la temperalura, pueslo que vimos prolongarse, hasta el dia siguienlc, d.cho cambio 
en el Himscus mutabilis, por efeclo de un descenso anorinal en aquclla ', 

Por tiltimo, sobre el sueiio de las planlas, fcnoiiieno producido por la auscncia de la luz, diremos que es 
identico al obscrvado eu Europa, en todas las plaiilas lcguiiiinosas dc liojas compucstas. 

• fcta cbservacion fue pubUcada cn la Bibluileca dc Ginebra del mcs de mavo de 1827, , en la Fi>iologh, h;cM de CandoUc. 

BOTANICA. 



I 



ENSAYO DE UN CALENDARIO DE FLORA 

PARA LA ISLA DE CUBA 

CARACTERIZACO POH VARUS PUNTAS QUE FLORECEN EN LOS DIVERSOS MESES DEL ARO. 



Enero. 

Amyris silvatica. — Jacq. 
Amyris maritima. — Jaco. 
Anastrapliia ilicifolia. — Don. 
Anona muricata. — L. 
Anona reticulata. — L. 
Byrsouima crasifolia. — D. C. 
Calycopliyllum candidissimum. — D. C. 
Capraria biflora. — L. 
Cardiospernum /errugineum. — Rich. 
Cassearia Lirsuta. — Sw. 
Cassia alata. — L. 
Casalpinia horrida. — Rjch. 
Cerasus occidentalis. — Lois. 
Chrysophylluni cainito. — L, 
Ciusia rosea. — L. 
Colubrina ferruginea. — A. Brong. 

Comocladia dentata Jacq. 

Corchorus siliquosus. — L. 
Cordia gerascanthoides. — Komth. 
Cordia Valenzuelana. — Rich, 
Croton lucidum. — L, 
Cupania oppositifolia, — Rich, 
Cupania triquetra, — Rich. 
Desmodium scorpiurus. — Daw. 
Dipholis sahcifolia. — Ad. D C. 
Epidendrum cochleatum. — L. 
Euphorbia centunculoides. — KuNia. 

Heliotropium parviflorum D. C. 

Heliotropium indicum. D. C, 

Hipelate paniculata. — Juss. 
Lagascea moUis. ~ Cavan. 
Laplacea Curtyana. — Rich, 
Lucuma serpentaria, — Kunth, 
Pavonia spinifex, — Cavan, 
Phosbe Cubensis. — Nees. 
Pisonia aculeata. — L. 
Rhynchosia reticulata. — D. C. 

Tournefortiavolubilis. — L. 
Turnera ulmifolia. _ L. 
Vernonia Havanensis. _ D. C. 



Febrero. 

Acacia arborea. — WiLtD. 
Amyris silvatica. — Jacq. 
Anacardium occidentale. — Jacq. 
Anona muricata. — L. 
Byrsonima crassifolia. — D. C. 
Capparis cynaph.illophora. — L. 
Capraria biflora. - L. 
Cardio.spermum ferrugineum. — Riob. 
Cassearia hirsuta. — Sw. 
Cerasus occidentolis. — Lois. 
Clematis Havanensis. — Kunih. 
Clusia rosea, — L. 
Corchorus siliquosus. — L, 
Cordia gerascanthoides. — Kunth. 
CordiaValenzuelana. — Rjch. 
Cupania oppositifolia, — Rich. 
Dipholis salicifolia. — Ad, D. C. 

Eriodendron anfractuosum D. C. 

Eugeniajambos. — L. 
Euphorbia trichotoma. — KuNiH. 

Govania tomentosa Jacq. 

Heliotropium parviflorum. — D. C. 
Heliotropium Indicum. — D. C. 
Hipelate paniculata. — Juss. 
Jacaranda Sagiwana. — Rich. 
Lajtia apetala. — Jacq. 
Pachira enmrginata. — Rich. 
Paritium elatum. — Rich. 
Pavonia spinifex. — . Cavan. 
Persea gratissima. — Goetn. 
Pinus occidentalis. _ Sw. 

Pisonia aculeata L. 

Plumbago scendens. _ L. 
Psidium pomiferum. _ L. 
Rhyuchosia minima. — D. C. 
Russelia sarmentosa. — Jacq. 
Solanum scandens. — L. 
Swietenia mahagoni. _ L. 
Tetracera PKppigiana. — Schles. 
Tournefortia volubilis. _ L. 



» 



.( 



INTRODUCCION. 



11 



Tribulus cistoides. — Lin. 
Triumfetta lieteropliylla. — Lam, 
Zornia Havaiiensis. — RiCH. 

Ifforzo* 

Acacia arborea. — Willd. 

/Egipliylla Martinicensis. — L. 

Aniyris maritima, — Jacq, 

Ammania sagittata, — D, C. 

Ammania sanguinoienla, — Sw. 

Andira inermis. — Kunth. 

Anona muricata. — L. 

Anona reticulata. — L. 

Ardisia Cubana. — Alp. D. C. 

Belotia greviffifolia. — • Rich. 

Brya ebenus. — D. C. 

Bucida buceras. — L. 

Bucida capitata. — Vahi. 

Bumelia nigra. — Svv. 

Byrsonima crassifolia. — D. C. 

Caltile maritima, — Sgopoli. 

Callophyllum calaba, — Jacq. 

Calycophyllum caudidissimum. — D. C, 

Cameraria latifolia. — Jacq. 

Canella alba. — Murray. 

Canna indica. — Roscole. 

Capparis cynapliallophora. — L. 

Cassearia hirsuta. — Sw. 

Cassearia alba. — Rich. 

Cassearia silvestris. ^ Sw. 

Cassia fistula. — L. 

Cffisalpinia bijuga. — Sw. 

Celastrus parviflorus. — Rich. 

Cerasus occidentalis. — Lois. 

Chicharronia intermedia. — RiCH. 

Clematis Havaucnsis. — Kunth, 

Clematis pallida. — RicH. 

Cleome Cubensis. — RicH. 

Cleome pentapbylla. — L. 

Clusia rosea. — L. 

Coccoloba uvifera. — Jacq. 

Copaifera hyinena!foIia. — Mobio. 

Corchorus siliquosus. — L. 

Cordia gerascantboides. — Kunth. 

Cordia Valenzuelana. — RicH. 

Cordia speciosa. — Roem. Sch. 

Crescentia cujete. — L. 

Crotoii luciduni. — L. 

Cupania oppositifolia. , — RicH. 

Cupania tomentosa. — Sw. 

Gupliea Svvartiana. — Spr, 

Curatella Americana. — L. 

Trichilia spondioides. — Jacq. 



Cynometra Cubensis. — RicH. 
Diospyros laurifolia. — ■ RicH. 
Drypetes alba. — . PoiT, 
Drypetes glauca. — Vah. 
Echites littorea. — Kdmth. 
Ehretia tinifolia. — L. 

EIa?odendron attenuatum Rich. 

Eriodendron anfractuosum. . — D. C. 

Erythro.vyluni obtusum. — D. C. 

Erythroxylum Havanense. — Jaoq, 

Eiythroxylum brevipes. — D. C. 

Eugenia phyllireffifolia. — RiOB, 

Eugenia rigidifolia. — RiCH. 

Eugenia jambos. — L. 

Gomphreua decumbens. — • Jacq. 

Guarea trichilioides. — L. 

Guilandina bonduc. — AiT. 

Hibiscus Cubensis. — Rich. 

Hypericum styphelioides, — Rioh, 

Icica copal. — RiCH, 

Jacarauda Sagra^aua. — UiCH. 

Lastia apetala. -— Jacq. 

Laplacea Curtyana. — RiCH. 

Lippia dulcis. — Trev. 

Lippia canescens. — Kunth. 

Lonchocarpus latifolium. — KuNTH. 

Malauea lucida. — RtCH. 

Micouia piramidalis. — ■ D. C, 

Momordica balsamina. — L, 

Nectandra cigua. — Rich. 

Nicotiaua repanda. — Willd. 

Oreodaphue alba. — Ricn. 

Pacliira emargiuata. — RiCH. 

Pan.ax undulata. — Aubl. 

Persea gratissima. — Goetn. 

Persea silvestris. — Rich. 

Petiveria alliacea. — Wiild. 

Pliytolaca decandra. — L. 

Plumbago scandens. — L. 

Posppigia excelsa. — Rich. 

Psidium pomiferum. — L. 

Quercus Cubana. — Ricn. 

Rhynchosia minima. — D. C. 

Serjania panicvdata. — Kunth. 

Serjania Ossana. — D. C. 

Sesuvium portulacastrum. — L, 

Simarouba glauca. — D. C. 

Smilax Havauensis. — RiCH. 

Spondias lutea. — L. 

Spondias purpurea. — L. 

Stigmapliylloureticulalum. — Ad. de Jussieu. 

Siderosylon pallidum. — Spreng. . 

Teucrium Cubense. — L. 

Tournefortia volubilis. — L. 



1 



12 



INTRODUCaON. 



Tiicbilia spondioides. — Jacq. 
Triciiilia Havanensis. — Jacq. 
Trichostigma rivinoicles. — Rich 
Waltheria Americana. — -L. 
Xylopia obtusilblia. — Rich. 
Xylopia Cubensis. — Rich. 

AbrU. 

Acacia formosa. — Kunth. 

Anona palustris. — L. 

Anona niuricata. — L. 

Asclepias Curasavica. — L. 

Asclepias nivea. — L. 

Avicennia tomentosa. — Jacq. 

Bursera gummifera. - Jacq. 

Byrsonimacrassifolia. — D. C. 

Callicarpa reticulata. — Sw. 

Canieraria lalifolia. — Jacq. 

Capparis cynaphallophora. — L, 

Ciesalpinia cristata. — 1. 

Celastrusparvidorus. — Rich. 

Chamissoa altissima. — Kunth. 
Cleonie Cubensis. — Rich. 
Clethra Cubensis. — Rich. 
Clusiarosea. — L. 
Cordia gerascanthoides. — Kdkth. 
Cordia Valenzuelana. — RiCH. 
Cordia speciosa. — Sch. 
Echites littorea. — Kunth. 
Ehretiaboui-reria. — L, 
Epidendrum Boeothianum. — Lind. 
Eriodendron anfractuosum. — D. C. 
Erythroxyliim obtusum. — D. C. 
Erythroxylum Havanense. — Jacq. 
Erythroxylum brevipes. — D. C. 
Eugenia jambos. — L. 
Guarea trichilioides. — L. 
Helicteres furfuracea. — Rich. 
Hydrocotyle ranunculoides. — L. 
Icica copal. — Rich. 
Lsetia apetala. — Jacq. 
Lonchocarpus sericeus. — Kunth. 
Lonchocarpus latifolium. — Kuhth. 
Myrospermum Toluiferum. — RiCH. 
Nectandra cigua. — Rich. 
Prockia crucis. — L. 
Rajania hastata. — L. 
Spondias lutea. — L. 
Tournefortia volubilis. — L. 
Verbesina alata. — L. 
Zantlidxylum lanceolatum. — Poiret. 
Zanthoxylum juglandifuUum. — Willd. 



THajo, 

Adenantiiera pavonia. — L. 
Asclepias Curasavica. — L. 
Asclepias nivea, — L. 
Avicennia tomentosa. — Jacq. 

Byrsonimacrassifolia. — D. C, 

Capparis cynaphallophora. — L. 

Catesbecea latifolia. — ■ Lind. 

Cffisalpinia cristata. — L. 

Centrosema pascuorum. — Mart. 

Clusia rosea. — L. 

Conocarpus erecta. — ■ Kunth. 

Cordia Galeotiana. — Rich. 

Groton lucidum. — L. 

Echiles littorea. — Kunth. 

Ehretiabourreria. — L. 

Govauia tomentosa. . — Jacq. 

Guarea trichilioides. — L. 

Hippocratea inlegrifolia. — Righ. 

Icica copal. — Rich. 

Lostia crenata. — Rich. 

Lepidium Virginium. — L. 
Myrospermum Toluiferum. — Rich. 
Rajania hastata. — L. 
Rhizophora mangle. — L. 
Tecomastans. — Juss. 
Tournefortia vulubilis. — L. 
Tournefortia angustifolia. — Ruiz et Pavow, 
Trichilia spondioides. — Jagq. 
Verbesina alata. — L. 
Uvaria neglecta. — Rich. 
Yucca alcefolia. — L. 
Zantoxylum lanceolatum. — Poir. 

Junio* 

Allopectus cristatus. — Mart. 
Anonapalustris. — L. 
Bocconia frutescens. — L. 
Bursera gummifera. — Jacq. 
Byrsonima crassifolia. — D. C. 
Byrsonima lucida. — Kunth. 
Callophyllum calaba. — Jacq. 
Calonyction speciosum. — Gnoisr. 
Capparis cynaphallophora. — L. 
Capparis emarginata. — Rich. 
Cleome pentaphylla. — L. 
Comocladia dentata. — Jagq. 
Ebretia cassinefolia. — Rich. 
Eugenia heterophylla. — Rich. 
Gomphia ilicifolia. — D. C. 
Guarea trichilioides. — L, 
Hippocratea integrifolia. — Rich. 
Icica copal. — Rich, 
Jussia^a Sagrasana. — ■RiCH. 



i 



< 



i 



INTRODUCCION. 



13 



Jatropha fragrans. — Rlhnth. 
Lffitia crenata. — Righ. 
Lepitlium virginium. — L. 
Malpighia urens. — L. 
Mouriria Valenzuelana. — Riob. 
Picrainnia pcntandra. — Sw. 
Tournefortia volubilis. — L. 
Uvaria neglecta. — Rich. 
Wedelia reticulata. — D. C. 
Xylopia Ciubensis. — Righ. 

•liBlio* 

;Eschinomene Americana. - L. 
Anona palustris. — L. 
Bucida angustifolia. — D. C. 
Calophyllum calaba. — Jagq. 
Galyptranthes chytraculia. — Sav. 
Cassia cuneata. — D. C. 
Catesbaia macrantha. — Righ. 
Cedrela odorata. — L. 
Echites umbellata. — Jagq. 
Echites ferruginea. — Rich. 
Echites crassipes. — Rich. 
Echites suberecta. — Jacq. 
Exhretia spinifex. — Roem. Sgh. 
Gardenia Sagresna. — Righ. 
Guayacum verticale. — Ortega. 
Guettarda resinosa. — Pers. 
Icica copal. — Rich. 
Metastelma Cubense. — Degaisn. 
Odontostigma Galeottianum. ~- Righ, 
Neurocarpum angustifolium. — Ki'nth. 
Picramnia pentandra. — Sw. 
Teucrium Cubense. — L. 
Tournefortia volubiHs. — L. 
Tribulus cistoides. -- Lin. 
Trianthema monogyna. — L. 
Vernonia gnaphalifolia. — RlCH. 
Viscum buxifolium. — Lam. 
Volkameria aculeata. — L. 
Yuca alf^folia. — L. 

Agosto. 

;Echinomene Americana. — L. 
Ginoria Americana. — Jacq. 
Picramnia pentandra. — Sv>. 
Solanum scandens. — L. 
Trianthema monogyna, — L. 

Setiembre. 

yTlchinomene Aniericana. — L. 
Angra?um Lindenii. — Lind!.. 
Caesalpinia bijuga. — Sw. 
Ciococca racemosa. — Jacq. 
Colubrina Cubensis. — A. Bbong, 

BOANICA. 



Colubrina reclinata. • — A. Brong. 
Conradia huniilis. — Mart. 
Cynometra Cubensis. — Righ. 
Helicteres furfuracens. — Rich. 
Lagetta Valenzuelana. — Rich. 
Lonchocarpus latifolius, — Kunth. 
Mimosa pudica. — L. 
Morinda rojoc. — L. 
Poinciana pulcherrima.. — Lin. 
Rajania hastata. — L. 
Schmidelia nervosa. — Rich. 
Sinilax Havanensis. — Rich. 
Xylopia Cubensis. — Rich. 

OctiHhre. 

Acacia litorolis. — Righ. 
yEchinomene Americana. — L. 
Amyris silvatica. — Jagq. 
Batatas quinquefolia. — Choisy. 
Bauhinia heterophylla. — Kunth. 
Bryonia racemosa. — Sw. 
Gffisalpinia bijuga. — Sw. 
Colubrina reclinata. ~ A. Brong. 
Colubrina ferruginea. — A. Brong, 
Conocarpus erecta. — Kunth. 
Desmodium glabellum. — D. C. 
Erytroxylon brevipes. ■ — D, C. 
Exostema parviflorum. — L. 
Exostenia floribundruni. — RoEM, Sch. 
HaraeUa patens. — Jagq. 
Helicteres trapezifolia. — Rich. 
Pavonia spinifex. — Cavan. 
Pectis postrata. — Cavan. 
Sarcostemma clausuni. — Roem. Scu. 
Schmidelia nervosa. — Righ. 
Sida pilosa. — Cavan. 
Stylosanthes humilis. — Kunth. 
Svvartia niullijuga. — Rich. 
Tribulus cistoides. — Lin. 

IVoviembre. 
Acacia lentiscifolia. — Rich. 
Amyris silvatica. — Jacq. 
Anona hastata. — Cav. 
Barbiera polyphylla. — D. C, 
Boerhaavia polymorpha. — L. 
Boerhaavia paniculata. — L. 
Bryonia racemosa. — Sw. 
Cassia alata. — L. 
Cajsalpinia cristata. — L. 
Corchorus sUiquosus. — L. 
Ecastaphyllum Brownei. — P£RS. 
Govania tomentosa. — Jagq. 
Inga hixtris. ■ — Righ. 
Malpighia coccifera. — L. 



li 



INTRODUCCION. 



Passiflora pedata, — L. 
Pavonia spinifex, — CiTAti, 
Solanum Baliamense. ■ — L. 
Triciiilia Havanensis. — Jacq. 
Ximenia Americana. — L. 

DiciembFet 

Acacia lentiscifolia. — Righ. 
Aristolocliia tigriclina. — R. 
Barbiera polyphylla. — D, C. 
Cassia alata, — L. 



CiEsalpinia cristata. — Li 
Clidemia Valenzuelana. — Rioh. 
Convolmlus Jamaicensis, ■ — Jagq, 
Convolvulus ruderarius, — KuntM, 
Ecartapiiyllum Brownei, — Pcns, 
Eugenia Valenzuelana — Righ. 
Eupliorbia glabrata, — Sw. 
Ipomea sid»folia. — Chois. 
Luhaja platypetala. — RiCH, 
Malpighia coccifera. — L. 
Zantlioxylum juglandifolium. — Willd. 



No preseDtamos el eslado precedente mas que como un ensayo de lo que pUede sucesivamenle obser- 
varse, pues seria preciso para conipletarlo, agregar lodas las demas floraciones de las planlas cubanas, que 
no hemos podido determinar con esactitud. — Ademas, convendria redaclar varios estados completos 
anuales, antes de formar el almanaque medio, pues segun varian las (Spocas de las aguas y de la seca, ya 
anticipandose ya relardandose y de consiguiente variando cada una en su duracion, asi lambien las flora- 
ciones de los mismos meses, son mas 6 menos abundantes en diferentes aiios . 

No obslante estas refle.xiones crilicas sobre nuestro propio irabajo, si se le considera de un modo abso- 
luto, ofrece relalivamente al niimero reducido de las especies que comprende, algunos resultados que merecen 
meditarse, y que indicaremos ligeramente. 

La epoca de la menor floracion aparece ser el mes de agosto, lo eual procede, no de que las circunstaa- 
cias atmosfericas no sean propicias para operar dicho fendmeno, sino porque babiendose ya operado en los 
meses precedentes, resiilla el masinmm de las fruciificaciones en el de agosto. Desde dicho mes, crecen 
rapidamenle las floraciones por el doble efecto de las plantas que florecen unicamenle en los meses de oclubre 
y noviembre, y de las dobles floraciones de varlas que lo bicieron ya en raarzo y abril. A iio ser esta segunda 
causa, las floraciones de la ^poca de los nortes, serian mucho menores que las de los meses de lluvias ; pero 
ya dijimos que la vida vegelal se reanima en mucbas especies, presenlando dobles floraciones en el mismo 
ano. — La fuerza vegetaliva es tal, que varias especies se encuenlran en flor casi todo el ano. 

Examinando las familias de las planlas designadas en el precedente calendario, se puede notar que hay 
grande floracion de Terebintaceas en marzo, abril yjunio, Se Leguminosas en marzo, abril y mayo, y luego 
selierabre, octubre y noviembre ; de Cordiaceas, durante los cinco primeros meses del aiio; se puede notar 
tambien, que las Sapindaceas parecen florecer de preferencia en cnero, fcbrero y marzo, las Apocyneas en 
julio, las Capparideas, desdemarzoa junio, las Samydaceas, casi exclusivamente en marzo, y las Convokula- 
ceas al fin del aiio, lo cual hizo dar i varias especies, el nombre vulgar y expresivo de aguinaldos. 

La repelicioD, que puede notarse, de la floracion dc unas mismas plantas en distintos meses del aiio, 
procede de diversas causas, a saber : de la desigualdad que presenlaron las floraciones de dislinlos aiios, de 
la conslancia de la floracion de la misma planla durante varios meses consecutivos, y de la repelicion del 
fenbmeno en los dos periodos raas d menos distaotes, pero las mas veces equidistantes, que presenlan muchas 
especies. 

No nos extenderemos mas a deducir eonsecuencias absolutas de las observaciones que hemos presentado, 
porque no son suficientes para dar a conocer la ley constante, que probablemente no exiete. — Cuando se 
posean dalos eompletos de la floraclon mensual de todas las zooas terrestres, ya geograhcas ya en altura 
sohre el nivel del mar, se podra apreciar mejor la sucesion periodica de la vida de las planlas relativamente 
al periodo de una rolacion anual de la tierra, y enldnces se vera probahlemente, que no es de igual duracion 
el ano vegelal, para lodas las especies de plantas, ni en lodas las latiludes d zonas de vegelacion. 



I 



INTRODUCCION. 18 

§ III, — Escncla Bo<anica. 

Este irabajo era d la vez un preliminar para la ensenanza que nos estaba confiaJa y un plantel indispen- 
sable para nueslros futuros estudios. Pero, debiendo ser al mismo tiempo que un medio para la ensefianza 
y el adelanto, un resultado de nuovas investigaciones, fue para nosotros tambien la larea mas dificil por el 
apremio que nos imponia, 

Los botanicos saben bien, cuanta es la diiicultad que presenta lioy dia la determinacion cientiflca de las 
especies desconocidas, y que esta dificultad llega a ser un imposible, cuando no se tienen a mano todos los 
raateriales indispensaliles, a saber: libros, periodicos cientificos y herbarios. Nosolros careciamos de todo 
esto en los primeros anos de residencia, y ademas, nuestra inexperiencia y escasa practica del conocimiento 
de las plantas tropicales, hacia mas embarazosas nuestras incipienlesinvestigaciones sobre lascubanas. Con- 
fiando nuestras dudas i algunos distinguidos profesores dc Europa, y particularmente al recomendabilisimo 
Decandolle, que desde los primeros aiios nos lionrii con su correspondencia, nos respondian que no nns fali- 
gasemos esterilmente en delerminar especies , cuyos nombres o lugar en la clasificacion botanica no nos 
seria posible ballar con esactitud, careciendo de los materiales para ello; que nos concretaseraos pues, 4 
recoleclar, a anotar circunstancias y a remitir muestras en berbarlo a Eur opa, donde facilmente serian cla- 
sificadas. El distinguido profesor de Ginebra, que enlonces liabia ya comenzado la publicacion de su Pro- 
dromui del Relno veijelal, nos ofrecio que no se retardaria la determinac ion de las especies que le envii- 
semos, y que sucesivamente serian insertadas en aquella obra ; como efectivamente lo hiz6 para las que le 
enviamos correspondientes a las familias que luego vieron la luz piiblica . 

Estos consejos y estas promesas eran ciertamente oportunisimos y acceptables bajo todos aspectos; pero 
no ra menos oportuia y ademas apremiaute la uioesida I de poseer en el Jardin de la Habana una Escuela 
boliinica suficientemenle provista de especies cubanas exactaraente clasificadas. Asi fue que nos dedicamos 
con aliinco a planlearla, y que ya en el afio de 1824 se hallaba organizada, conlando en ella las princiiiales 
familias vegetales, representadas por muchos generos y espeeies, raas omenos exactamente deterniinadas; 
como se puede deducir de la comparacion del catalogo que entiinoes publicamos, con las clasificaciones 
hechas despues por M. Richard . 

Tenemos !a mayor salisfaccion en manifestar aqui, que las primeras indicaciones que obluvimos enla 
Habana de correspondencias cientificas a varios nombres vulgares de planlas cubanas, las debimos !i unas 
notas manuscritas que dejd un antiguo naturalista, D. Mariano Espinosa, y a las comunicaciones verbales y 
escritas de D. Josc de la Osa, quc babiendonos precedido en el Jardin botanico , se babia ocupado rauchos 
afios del cstudio de la botanica y liecho excursiones en el interior de la isla. Eslas dos fucntcs y la Florula 
de plantas cubanas que publico el Sefior Baron de Humboldt en su Ensayo politico sobre la Isla de Cuba, 
fueron los elementos que nos sirvieron para verificar a la planiacion de la ExMla practica dc Boiamca 
en el Jardin, y para las citas de especies cubanas, en el Tralado elemental de fisiologia vegetal y botanica 
agrlcola, que luvimos que rcdactar inmediatamente para la enscfianza. 

Debiendo mas adelanta presentar algunos reflesiones sobrc el conjunto dc las especies que hemos reunido 
en la Isla de Cuba, y que se hallan descrilas en la Flora ya impresa, no nos estenderemos ahora a enumerar 
las 800 especies con que entdnces comenzamos la Escuela botanica, que fuc el principio de la prescnle 
Flora; pero referireraos, por parecernos caracteristica, la noticia que imprimimos en la Habana en el ano de 
1825, y que no es conocida aun en Europa. Ella dari una idea de la primera reunion sistemat.ca de plantas, 
que creemos se haya hecho, bajo el cielo de los tropicos. 

. Comienza la Escuela, deciamos, por la familia de los HELiiCuos, de titiles aplicaciones en a med.cma, 
i cuyo fin sc liallan las Zam.as y las Cycas, modcrnamento separadas de los primeros y de las cuales a 
revoluta suministra una harina analoga al Sagu. Las iMalangas y las Gvperaceas termman esta hdera de 
planlas curiosas. Las utilisimas Gramineas llenan toda la segunda, y no contuv.era esta familia en la isla 
de Cuba mas planta que la cafia de azucar, bastira sin embargo para distinguirse cntre todas, por el engran- 
decimiento que i su cullivo debe; pero rounc tambien un gran numero dc especies cuya importancia no se 
conocera bien, interin no se pbuteen los prados artificialos. El cullivo del trigo, introducdo ya eu vanas 
comarcasdel interior; el del maiz tan genoralizado como productivo, y el dol arroz, que para recompensar 
ampliamente las fatigas dol labrador, solo requiere la introduccioa de los molinos del norte para l.mpiarle, 



1 



16 



INTRODUCCION. 



'i 



ofrecerdn con el liempo a la induslria cubana, en el ranio de cereales, un grado tle inleres desconocido 
abora. 

n Las Palmas comienzan ya a eslender sus gonliles ramas sobre este cuadro de estudio, y aunque no 
poseemos todas las especies indigenas, se la ba conservado su lugar como a nalurales del pais. Cuando el 
viagero europeo recorra en lo sucesivo la Escuela del Jardin de la Habana, a la sombra de las palmas j 
bambues, enlrc bileras de graeiosas bignonias, de curiosos nopales, de nioviblcs acacias, de magnilicas pasio- 
narias, no podra conlener su gozo eontemplando al aire iibre, las variadas producciones de esle suelo, que 
habra vislo en los invernaculos de Madrid, de Paris 6 de Loudres, bajo bdvedas de crislal, al calor de las 
estufas y enlre la atmdsfera punzante dcl tanino '. 

« Despues de varias familias de planlas, unas en descredito medico, despues del allo concepto que more- 
cieron, conio la Zarzaparilla y la Bai:: dc China ', olras de azucarado y refrigeranle jugo, como la PiTia 
{BromeUa ananas), aparecen \o&Maguetjes (Agave) de aplicaciones en la eordeleria y uuo de ellos cullivado 
en grande en Nueva Espana, con el objeto de oblener el licor fermenlado que alli llanian pulque, de un 
consumo general enlre la clase pobre. Sigue la liermosa familia de las Narcisas ; enlre ellas oslenla sus llores 
la linda ALSTnoEMEniA lan lozana en esle suelo como aparecia en los jardines de Molezuma. A su lado se 
eleva el produclivo Plalano ese benefico don del cielo, que por sus rieos y abundantes frutos no le es com- 
parable planla algnna. Acompafianle varias olras planlas de raices arom,iiicas, como las Thalias y Maban- 
THAS, una de ellas (M. indica) mas apreciada de los medicos ingleses por la espeeie de Sagii que conlienen 
en abundancia sus raices, y que ofrece al eomercio enlre Jamaica y Londres uno de los ramos de mayor 
imporlaucia. 

« La fecula conocida eon el nombre de Salrp 6 Salap y que del Oriente se inlroducia en Europa, es un 
produclo de las raices de OnQiinEAS, que se encuentran al fin de esla linea, de cuyas propiedades no hay 
lugar aun de bablar, ni cuyas lindas flores deben recomendarse para los jardines, cuando se descuida enlre 
nosotros el eullivo de una de ellas, de la aromilica Vainilla, de precio lan subido en los mercados de Europa 
y espontauea en muclias coslas de la isla. 

« Al llegara estaparle de la Escuela, no puede menosdenotarsela diversa eslruelura que las planlas anle- 
riores ofrecen comparadas a las que siguen. Tallos herbaceos y efimeros, o troncos cilindricos; ningun eanal 
medular en su inlerior, ni capas concentricas de madera, ni una verdadera corleza. El aspeclo eomun de 
eslas plantas sin ramas d divisiones subalternas del tallo, como las ofrecen lodas las que las siguen basla el 
fin de esle cuadro, son caracleres que marcan bien la conclusion de la clase de vegelales cilindricos (monoco- 
TYLEDONES) y el principio de los vegelales cdnicos (Dvcotyledones); division capiial debida al celebre Des- 
fonlaines y lan esencial para el esludio del botanico como del fisidlogo y del agricullor. 

« Lascopas en forma de [.arasol, del primerarbol que se presenta en eslaclase, dislinguen al Almendro de 
la Jndia (Terminalia Catapjm) euyos frulos se sirven en las mesas mas delicadas de aquel pais y que 
■vegeta perfectamenle en la isla de Cuba, recomendandose por si solo para hermosear las alamedas. Un 
frulal de la familia de los laureles, el fioodoso Acjaacate (Persea graf.sima), un gran niimero de plantas, de 
vistosas flores, como los Amaranthos, las CELOsiAs y las Gompherekas; loda la familia de los Nictagos, 
poco apreciada ya desde que se ha descubierlo que hjalapa m se obliene de la Maramlla {MmAmus jalapa), 
pero i cuyo lado las humildes Boebhavias recuerdan el sabio y dislinguido raedico cuyo nombre llevan; el 
oloroso grupo de los jasmines, cuya esencia es mas apreciada para cl locador ie las bellas que en los anales 
de la med.cma ; y las varias Verbenas, la linda Callicarpa y las menudas y tVagantas Filigranas (Lantana) 
anleceden al grupo medicinal de las Laihadas lan empleadas en los usos domeslicos y en algunas de las 
cuales el celebre Prousl l.alld cl alcanfor en canlidad eapaz de poder benefieiarse. 

« Apareeen luego las sospechosas Solaneas, enlre ellas el E.iramonio eon el ciial se procuran los orien- 
lales una especie de delirio voluptuoso que momenlaneamente los alivia del pcso de la servidumbre y de 
nna vida msoporiable por la esclaviiud. Generalmentc son venenosas las idanlas de esla familia pero no 
obstanleel temor que inspiran muehosde sus generos, basla para recomendarla la Patata, producto del suelo 

• Vease la nora del Diccionai-io de ciencias medicas pubUcado en Paiis. 



INTKODUCCION. 17 

americano, mas util quc todo el oro de sus minas, y tambien el Tabaco que, por la primacia del de 
la Isla, merecia cultivarse con mas gencralidad y reclama la inlroduccion de las maquinas francesas para 
claborar el rape, a fin dc obtener todas las uiilidades de que es susceptible este ramo de la agricultura 
cubana. 

« La Baria (Cordia gerarcanthos), el Rohk ncgro (Ekhetia bourreria) y el Vomiiel (CoRou scbestena) cons- 
tituyen no menos litilcs por sus maderas, que gratos ii la vista por la frondosidad de sus ramos y la belleza 
de sus llores, los grupos de las Cordias que anteceden a las Tournefortias, dedicadas al ilustre botanico 
frances que ba establecido los g(5neros. Ricas con todas las galas del colorido la hermosa tribu dc irepadoras 
IpoiiiEAs y CoNvoi.vuLus, desespera la atencion del botanico, ansioso de fijar esta inmensa diversidad de 
formas y matices en dcscripciones precisas. Citados algunos en los Iratados de Maleria midica, por la 
virtud purgante de sus raices, el dulce Bonialo [Convoi.vulus halalas) ofrece sin embargo una excepcion 
que no desagrada a los gastronomos. La familia dc las BifiNONiAs, numerosisiraa en especies bajo el cielo 
feliz de estas regiones y conservadas con esmcro en los inverniiculos de Europa, da priucipio en la Es- 
cuela para la Jacaranda cerulea ', del mas gracioso aspecto. Nada ciertamente puede igualar a ia delicadeza 
y verde amenisimo de sus bojas y al apacible color de sus grandes racimos de florcs, siiio la vistosa inflores* 
cencia del Jasmin amariUo (Tecoma sfans) quc vcgeta d su lailo. Cuando estos bermosos iirboles alcanzan 
toda su lozania, ofrecen sus flores en los bosqucs los contrastes mas primorosos, para ejercitar la mano del 
pintor y la imaginacion del poeta. 

« El gcnero Vinca, li la cabeza de las Apocineas, recuerda aquel pasaje de la vida de un bombre sensible 
{J.-J. Rousscau), cuando extasiado ii la vista de una mata de la especie comun en Europa, experimentaba 
lodo el placer de las memorias infantiles en la trisle edad de los pesares. Las Plubierias lan ilridas en la 
estacion de los Nortes como verdosas y lloridas on los calores del estio ; las Asclepias de singulares llores 
los vistosos EcHiTEs, las olorosas Jdelfas (varias especies de! gencro Nebiun) y la Cerbera de bojas lineares, 
hermoscan esta linea que tambien ofrece en la Cameraria latifolia y la Tabernamontana arcuata dos ar- 
boles frondosos para las alamedas y de los cuales el primero, conocido aqui con el nonibre de Mabou, no se 
desprecia para la construccion. 

c< El Mameij colorado (Achras mammosa), el Caniste (Sapota elnngata), el Caimito (Chrysophtllum 
Cainito), el CaimltiUo (Ch. microphijUum) y el Sapote (Aciiras sapota) constituyen la riqueza frutal de la 
familia que lleva este nombre. Mereee verificarse la observacion licclia sobre el liltimo, de que llegando i 
la vejez no da semilla, a fin de fijar por medio del ingerto esla variedad mas aprcciable quc l.a comun, no 
solo por el aumento de la pulpa, que reeniplaza a las pepitas, sino tambien por su guslo mas csquisito. Las 
diversas espocies de Achiias, Lucuma, Syderowlon y Bumelia que ofrece esla familia en la isla de Cuba, 
son muy recomendables conio maderas duras. 

(i Sigue la bella y numcrosa tribu de las Compuestas donde se Imllan mucbas aromiiticas dc uso en la 
medicina : la familia de las Rudiaceas, que reune el aroniatico Cafe, cuyo cultivo ocuparii en la liistoria 
cubana, las fclices piiginas de su mayor prosperidad y riqueza, y el Dagame - y la Jaijua ' emplcados en 
diversas constvucciones y del mas bello aspecto para alamedas, con cspecialidad el primero, cuya multitud 
de flores,de un blancoamaril!ento,leIiacen pareeer una piriimide dc cera. Las UiUBELADAS y las Adobmideras, 
las Cruciferas, de tanto uso cn la cconomia domestica coino en la medicina, por sus virtudes anti-escorbii- 
ticas, las lindas Paulisias, !a afriana Akeesia, que mcrece cullivarse por la belleza de sus frulos, las graciosas 
Malpighias, enlre las euales el Cerezo del pais (Malpighia punicifolia) brinda sus bayas para agradables 
confituras, y las trepadoras Banisterias que hermosean hasla los peiiascos donde vegetan, preceden cn las 
liltimas hileras dcl primer cuadro, ii la apreciable familia que ofrece el magnifico Mamcy de Santo Dumingo 
(Mamea Americana), el precioso arbol del Balsamo de Marla y la carnosa Clussia cuyas hojas pueden 
conservar, mejor que las cortezas, los tiernos votos de los amantes. 

«Los bosques de la Isla de Cuba escitaran la envidia europea interin ofrezcan los corpulcntos y olorosos 
Cedros y las robustas Caobas, maderas no menos buscadas para la construccion naval ; ambos generos per- 
lenecen a la misma fainilia en que se halla cl bello arbol del Purai.io (Mellia ahedarack), !a Canela blanca y 
el Yamcio (Guarea trichiloides). La quc le sigue, poco numerosa en este suelo, ofrece sin embargo una 

' Es la J. Sagrmaa do D. C. > Gekipi Ammcana. L. 

' Cai,tcopiivli.um cftnitidissimvm , D. C. 

BOTANICA. K 



i 






,g INTRODUCCION. 

especie de Fid imligcna, nniy propia para surainislrar, por niedio dol ingerlo, el vigor que la caraclcriza j 
que las especies traidas de Europa necesilan. 

u Con una corpulencia y lozanla desconocidas en aquellos climas, vegclan en estc las Malvaceas, grupo 
natural que no solo llama la atencion del mcdico sino lambien del faliricantc que encuenlra en la Majagua ' 
y en la Maha-rosa '-, una subslancia para liaccr cuerdas de sunia fortaleza, y en el Algodan la materia 
priraera que.raanufacturada por las manosdc la India, produce esos lejidos preciosos, que la sagaz industria 
iD"iesa en vano intenta imitar recurriendo u in^quinas delicadas : bablo de las sutilcs niuselinas de ia India, 
mas apreciadas por su lucimiento que los olaues y las balistas y objelo boy diaen la Habana, dcl lujo mas 

refinado. Esla lilil familia reunc en la Escucla, plantas de adorno para los jardines, como los matizados 

HiBiscos y las rubieundas Pavonias dedicadas al sabio cspanol que liizo conocer en Europa los tesoros vege- 
lalcs de la America". En la misma linea se encuentra un pequeno Boabab, arbol formidable en el Senagal, 
cuya extraordinaria ancianidad precisa ;i contcmplarle corao el viviente mas anliguo de nuestro planeta. 
Adanson, que midid algunosde 70 pies de circiinfcreDcia, opina que tienen de edad mas de 6,000 anos. 

1 El Anon^ eiMamony la Chiriinoiia, son frulales demasiado conocidos para que sea preciso indicar sus 
utiiidadcs; pero se puede eonseguir niucbo mas de eslas especies, por medio de ingerlos mnluos que mejo- 
ranin las cualidades de algunas 6 facditaran la vcgelaeion de las que son delicadas cn terrenos Ijunicdos. Al 
bacer esta advertcncia no creo de mas cl decir que, el Lanrel de Citabal ' pertcnece al mismo geuero y que 
puede quizas scrvir de patron vigoroso a alguna de las olras especies. 

a La Bixa brinda en abundancia la matcria colorante que rodea la semilla para los tinles; y al lado del 
esdtico clavel, una mala de Liiio muestra a los babitantes de la Isla, los debiles tallos donde eslriba la 
riqueza de milcs de familias, que en sus divcrsas preparaciones se ocupan, antes de pasar a los ingeniosos 
lelares donde la industria europea los Iransforma en las dclicadisimas lelas que cubren los micmbros de las 
bellezas de la zona lorrida, cuyo clima abi'asador bace tan apreciablcs los vcstidos de liilo. — A continuacion 
uua planta curiosa (Bryophyllum calnciiiitm), que seraejantc al Polipo se reproduce en cada fraccion de sus 
Iiojas, es mirada por algunas persouas como la morada dc un replil venenoso; cuya preocupacion lia acar- 
reado a este vcgctal licrraoso i inocente, la pena de deslierro de los jardines donde se cultivaba. — A la 
estreraidad de este primer cuadro y sobre uu cantero de la tierra que la es ])ropia, se eleva en columnas 
vcrdes y espinosas y cn articulos aplanados, la extrana farailia de los Nopales. El raro aspecto de estos ve- 
getales de ias aridas sabanas, el aroma exquisito que exbalan las noclurnas flores de algunos, y la espe- 
ranza de ver un dia introducido el cultivo de la cochinilla en varias localidades de la Isla, hacen conlem- 
plar con gozo este grupo de plantas singulares. 

« Coraienzan e! segundo cuadro varios vegelales de aplicaciones muy conocidas, corao la Gaatjaba °, 
la Poma-rosa ", el Granado, el Mirlo olorisiino. Bajo la denominacion de Salicarias, esta la liermosisima 
LACERSTitoEBiiA COD sus magnilicos laciraos de curiosas flores, indudablemenle la mas bella adquisicion que 
han becbo los jardines de la Habana ; y a su lado la vistosa Ginoria que reclama todo el esmero que mercee 
para lucir las suyas, dc un morado suave, a la par de la linda exdlica indiana. 

« Despues de los rosales y otros generos de la misraa familia, sigue la rica y variada de las Legcminosas. 
Vegetales comestibles por una parte, algunos de aplicacion en los tinles, como el Palo de Campeche y el 
Anil; otros para la construccion y la cbanistcria, como la Yaba ' y cl Granadillo ', y muchos en la niedi- 
cina, como el Balsamo dcl Peni, la Cana-/istola, la Cassia Marijlandiea, cl Tuinarindo y el arbol que 
suministra el aeeile dc Ben, que no se enrancia jamas, constiluyen esle grupo uno de los mas litiles que 
ofrece la Escuela. Enlre los vegelales resinosos se reunen, bajo la misma lablilla, el Aiiacardio d Maranon, 
recomendado en la anligliedad para dar lalenlo y memoria, el jugoso y auti-escorbiitico Mango '•', el funcsto 
Goao '", el froudoso Jobo ", el robuslo Quiebra hacha '-, el balsiimico Salsafras, empleado como incienso 
en algunos paises, el Alniacigo '' y olros cuyo esludio aun esta por bacer en la parte de los usos que puedan 



Pabitium ciutitm, Ricli. 
HiBisciiS mutabitis, L. 
D. Josi^ Pavon, dii-ector y autor dela Ftoro Pccuitna y Clii- 

SC. 

Ano.na buttata, osp. nov. Rickard. 
PsiDHJM poinifcrum, L. 
EucENU jamboi, L. 



' Akdiiu incrmis, liuntli. 

^ BnYA cbcnus, D. C. 

" Mangifeiia htxiica. 
'° C0M.MOCLADIA dcntata, Jacq. 
' ' Spondias tiitca, Lin. 
' * CorAiFEitA hymcnatfotia, Mor. 
'^ BuniEfti, gttmmifcra, iacq. 



li 

4L. 



I 



INTRODUCCION. 



1» 



teoer los jugos que iluycu tlc sus coriezas. En la vouenosa familia de las Euforbias se hallan las Y\icas ', 
una comestible y otra do que se liace el pan de casalie ile taulo recurso en el interior. El Jardin ofrece 
tambien en este sospechoso grupo vegelales comestibles, cuando el embrion se ba desecado -, como son tl 
Avellano de las Antillas '^ y el Nogal de la India. Este lillimo y algunos mas que presenla !a Escuela en la 
misma linea, sou arboles bellisimos paia alamedas por la rrondosidad de sus copas. 

« Antes de finalizar esle cuadro, una hilera completa de Pasionarias le hermosea, y la familia que lleva la 
denomiuacion de Ortigas reune plantas de la inayor ulilidad en !a economia y en las artes : solo citare 
algunas. E! verdadero Arliol dd pan ' que no es mas que la variedad sin semilla del exiStico que ya 
vegela lozauamente en este sueio y que tambien posee el Jardin, suministra con sus fvulos e! principal 
alimento a los mudios puehlos que liabitan las islas de! mar do! Sur y e! arcliipielago de la India ; es decir, 
casi loda esa quinla parte del mundo conocida en la geografia modcrna con e! nombre de Oceania. El 
Moral, de! cual espera conseguir la industria en Francia, la seda direclamente por la maceracion, sin recur- 
rir al intermedio de los gusanos '- ; el Moral del papel '■', dcl cual liacen en la Cliina el pape! luslroso que 
viene al comercio con sus manufacturas de seda y que ya se culliva en Francia para un objelo analogo; y 
por tiltimo, e! Ule ' 6 arbol de la Goma elasUca dol Perii, qiie lo mismo que varias planlas de la familia de 
las EuFonuiAS, produce esa siistancia particular y bien conocida ". » 

Hemos reproducido aqui la precedente descripcion , mas bien que por la novedad de las indicaciones 
hechas liace tanlo tiera|io, para dar idea de! niodo como ya entdnces considerabamos la utilidad local 
de la ensefianza y de las tareas que nos eslaban contiadas. Por eslo insisliamos tanto en las aplicaciones 
asi agricolas como industriales y medicinales; por esto aludiamos i las mejoras futuras; por esto enfin pro- 
curabamos escilar y transmitir a nuestros jdvenes oyenles, el enlusiasmo cientifico que nos animaba, y que 
juzgandolo entiSnces como aliora, indispensable para lanzarse, bajo el cielo aidienle de los Irdpicos, a las 
asiduas tareas de! estudio de la naturaleza, nos dicli la exhoriaciou poclica que les dirijimos liace treinta 
ydos auos, y que ahora desde Europa repetimos 4 los hijos de nueslrosanliguosalumnos: i iNo desinaijeis! 
La divinidad que cantd Lucrecio no es avara de sus bienes ni esquiva con sus favores. Araable y eucanta- 
dora con !os que la siguen, prodiga sus gracias y recompensa las penas con la dulce posesion. — Eslas re- 
giones venlurosas os brindan con sus mas preciosos arcanos. /Iqul es donde csa prodiga madre de cuanlo 
esiste, se muestra con e! aparalo de magnificencia y lozania de su edad primera. Bajo este cielo feliz, la 
naturaleza oslenta uu lirillo y mageslad que deslumbran a! viajero europeo. En estos campos de pcrenne prima- 
vera, en eslos bosqucs de eleruo verdor, es donde podeis sorprendcrla en su hermosa desnudez, sin los ridi- 
culos atavios con que e! bombre la afea en los iardines. Alli poseedores de sus secrctos, de sus variados y 
sabrosos favores, vereis como e! esito corresponde li !a esperanza, la recompensa i las fatigas '. » 

A estas eshorlaciones tendriamos boy dia olras mas que dirigirles, fundandonos en el porvenir que la Isla 
de Cuba espera de la laboriosidad y de !a perseverancia de sus hijos ; pero tal no es en esle momenlo, e! fin 
que nos liemos propuesto, que ballara su oportuno lugar en otro escrito que siraullaueamente redactamos '». 
Debiendo concretarnos a la relaclon sucinta de las lareas que, rclalivameule i las plantas y sus aplicaciones 
nos ocuparon, conlinuaremos exponicndo las que se refieren a los demas planteles de estudio, veri ficados en 
el Jardin de la Habana. 

E! que venimos de descrihir, aunque csclusivamente destinado a la cnsefianza clementa!, nos sirvid dc 
anxiliar poderoso para todos los demas trabajos que dependian de !a clasificacion cientifica. En cuanto i !a 
ensenanza, faci! es comprender la utilidad que nos roportaria el lcner a la mano, para las leccioncs, cjemplos 
de plantas cubanas con que sostituir las citas de plantas europeas que liacen las obras , y e! poder redactar, 

>* eslos elementos indigenas, los dc la Organocjrafia y Fisiolocjia 
como preliminar indispensable de la Bolimica aplicada. 



>egctal, que dimos muy pronto d luz, 



* Jatropiia maiiilwt, dosvariedadcs; clutcc, conlaraiz comcs- 
tiWc; «ji-ia, cuja fdcula es prcciso lavar, para haccr el pan dc 
casabc, 

' Omphalea cliaadra, Lin. 

= Esta observacion de de Jussieu, es gcneral en la familia de 
las Euforbias. El embrion ofrece un aceite diAstico y el peris- 
perma un aceite diQce quc se pnede emplear hasla en los con- 
dlmcntos. 

* Artocarpus incisa. 



s Haciamos alusion 4 un pioyecto que en aquella ijpoca raen- 
cionalian los pcricidicos de Paris. 

•^ Bhousonetia papijri. 

' Castilloa elcistita, Cervantes. 

1 No qneremos eslendernos mas cn la descripclon de la E^ 
cuela bolanica establecida en el Jardin de la Habana, por le- 
mov de parcccr difiisos. 

^ Discarso dc apcrlura de la caledra de Botanica agricola en 
laHabana.el 10 de octubre dc lS2t,imprcsoenlami3maciudad. 

'" Suplimtnto a ia Stocion economico-politica. 



jg INTRODUCCIOiN. 

IV. Escuelas agpicola, indnstrial y ■■■pdica. 

La Escuela botiinica eslaba exclusivamcnle destinaila a facililar la ensenanza de los elemenlos .le la bota- 
nica; pei-o slendo nuestro encargo el presenlar esta ciencia en sus aplicaciones litiles, era preciso plan- 
tear cn el Jardin los cuadros cle c^sposicion y de esludio relalivos a ellas. Tal fue pucs el moiivo de las tres 
Escuelas 6 plantaciones que veninios de norabrar, y que desgraciadamente no pudimos llevar ii cabo como 
deseabamos, porque la rcducida eilcnsion del terreno y su mala naluraleza, presentaban dos obstaculos 
insuperables. — Mas tarde, e ya en los ullimos anos de nuestra resideneia en la Habana, la aprobacion que 
el Gobierno supremo se dignd preslar a nuestro proyeclo de Inslilucion agranoma. y la asignacion de un 
terreno algo mas espacioso y adeeuado que el del .lardin botiinico, i las faldas del Caslillo del principe, nos 
permitieron comenzar la planteacion de las Escuelas practicas que desde un principio habiamosconcebido y 
ensayado, corao auxiliares imlispensables para la ensenanza que eslaba a nucstro cargo. Cuando llegue- 
mos i referir las tareas emprendidas para la juencionada Inslilucion agr6nonia, lo liaremos de In qne a 
aquellas se refiere. Por ahora consignaremos lan solo, que el plan de lo que debian conlener las dos princi- 
pales, que eran la agrkola y la indiistrlal, le publicamos en un numero dc las jlfrmonns que, sobre el jiroyec- 
tado eslablecimiento, dimos 4 luz en la llabana en el aiio de 1834. 

En cuanto a la fiscucfa medica, el Jardin botanico de la Habana presenld siempre en abundancia las 
especies mas usuales de plantas utiles bajo esle aspecto humanitario, las cnales eran conslantcmenle dadas 
a la puerla del establecimiento, iS lodas las personas que las solicitaban. Esta parte del servicio piiblico se 
hubiera extendido y complelado en lo sucesivo, cuando los plantios hecbos en el olro terreno y la adquisi- 
cion de muchas especies silveslres del inlerior de la Isla, lo hubiesen permilido. — Luego diremos, que la 
publicacion especial de una Flora medica, forni(S parle tambien de nueslros trabajos. Todas las especies 
cubanas, y algunas exdticas. niencionadas en ella, debian hallarse expueslas vivas en el terreno, en el [nisnio 
drden de clasificacion que habiamos adoplado en la indicada obra. De esle modo, el medico y el farniaceii- 
tico, sacarian lambien partido ilc la ensefianza que suministraba el Jardin boliinieo de la Habana. 

Unode nuestros objetosal ocuparnos de las planlas medicinales indigenas, era el reunlr nialerialcs exaclos 
para la formacion de una Maleria medica vegetal cubana, qne remplazase con inmensas venlajas ii la euro- 
pea, en la cual las indicaciones se refiercn niuclios veces il especies que llegan ii las Anlillas alleradas por 
el lierapo d adulleradas por el fraude, y baccn tribulario aquel pais de sustancias, las nias vcces ineficaces, 
i cuando la Isla abunda en especies preciosas dotadas de mayor energia y eficacia, ii parto de olras niuchas 

desconocidas en Europa, que induilablemenle ser.in algun dia solicitailas. 

Ademas de estc fin Irascendenlal, llevahamos olro cn la planlificacion de la Eseuela medica, y era el de 

1i evilar muchos errorcs ii que podia dar origen en la priiclica, la equivocada inlrodnccion de nonibres vul- 

f gares de planlas dc Espaiia, dados il especies cubanas enteramenle diversas en sus propiedades. Clasificadas 

! ' " y presenladas eslas, en la Escuela medica, con los nombres cienlificos al lado de los vulgares, los uiedicos y 

' ■ los farmaceiilicos que deseasen hallar sucedaneos a las especies medicinales de Europa, y que por ejemplo 

se propusiesen emplear nna rosacca, no echarian niano de la ylgrimonia,, que en la isla de Cuba es una 
; labiada, el Teucbium Cuhense, ni lampoco si solicilasen una planla de esla familia, echarian mano del Dic- 

jjijf. tamo, que alli es una peligrosa Eufohbia. 

|'fc Esle ramo imporlantisimo de la boliinica aplicada, merece ser esludiado con detencion, y no abando- 

1} i namos el proyecto, aliora que la parte descriptiva dc las plantas cubanas se halla lerminada, de reunir en 

una memoria especial, las indicaciones que sobre las niedicinales hemos reunido, con la mira de llamar la 
alencion hiicia este nuevo y ulilisimo campo de aplicaciones saludables. Tenemos la Intima conviccion de que 
el examen imparcial de las [ilantas medicinales de las regiones inlerlropicales del globo, donde la accion 
de los agentes atmosferieos es lan podeiosa, suminislrara inleresantisimas suslancias, lanlo d mas preciosas 
it que las ya debidas ii aquella adniirable zona. Pero este estudio requiere, ademas de los productos en per- 

\ iecto estado de conservacion, la determinacion botiinica de las especies , para lo cual sirven los hcrbarios y 

L las Floras locales. 



\l 



I 

li 



INTROnur.CION. 



n 



V. Corrcspondciieia ciciitKflca. 



Coii la niira de reunir ilatos sobrc los inleresantes pnntos que vcnimos de inilicar, y con la de iluslrarnos 
sobre los mismos olijelos que rcuniamos, nos pnsimos en comunicacion conslante, ya con liombres praclicos 
del pais, ya con liaccndados dislinguidos por su patriolismo y su inleligencia, ya con profesores cclcbres, 
con acadcmias sabias y cstablcciraienlos cienlificos de Enropa y dc los Eslados Unidos. Todo eslo era nece- 
sario para conducir regnlarmcnte y llevar a lermino cl vaslisimo plan que nos liabian dccidido a cmprender, 
el enlusiasmo dc la cdad jnvcnil y la seduclora novedad del pais quc babilabamos. 

No enumcraremos aliora los divcrsos punlos que abrazaba esla correspondencia, pues lendrcmos oca- 
sion oportuna dc liacerlo mas adelanle; bastara por el momcnio dccir, quc las relacioncs que nos pro- 
curamos en lo inlerior de la Isla, nos proporcionaban noliciasy objelos nalurales para el cstudio, y que las 
comunicaciones con la Europayla Amcrica, lenian por objclo el pedir alli la delerminacion de los segundos, 
que no nos era dado bacer con cxaclilud por nosotros mismos. Las personas quc cnllivan las cicncias nalu- 
rales saben bicn, que en el eslado aclual de estas, inmensamenle ricas de objelos descnbierlos conlinua- 
mcnle en lodas las jiarles del mnndo, es de lodo punto imposible, a un profesor aislado, el abrazar la deler- 
minacion de lodos los que le prescnla un pais nuevo como la Isla de Cuba. Ademas de la imposibilidad 
ofrecida por la magnilnd de la ciencia, esisie olra para la delerminacion de los objelcs de un solo ramo li 
sea de parte de clla, cuando no se babita en ceniros cienlificos como los curopeos; porque fallan los ele- 
menlos indispensaldes para baccr aquella, que son las bibliolecas, los museos, las publicacioncs pcriodicas 
y sobrc lodo los bombres espcciales que cnllivan cada seccion de la Ilisloria nalural. Tal era nuestra situa- 
cion cn la isla de Culia. — El tiempo quc alll rcsidiraos, no bubicra sido snficienle para reunir nolicias y 
objelos , conservarlos y coordenarlos convenienlcmente , para liacer lucgo su exiimcn y dcterininacion 
cientifica en Europa. A csto deberia liabersc concrelado nueslra larea de cxploracion; pero debiamos 
dcsempetiar al raismo tierapo la dc la enscnanza de la ciencia y las del estudio dificil de sus aplicacioncs 
li las necesidades agricolas e induslriales del pais. Esta segunda parle de nueslros deberes, y qne rcalracnle 
constitnian los oficiales de nucslro deslino , cxigia simullaneamenie el conocimienlo li sea la delermi- 
nacion cicnlifica de los objctos del pais, que como lieraos diclio y dcmonslrado, cra de lodo punto imposible 
verificar por nosolros raisinos. Estc fue el motivo por el cual rccurrinios a la correspondencia europea y 
norte americana, remiliendo lierbarios y nolas a diversos profesores dislinguidos, que tuvieron la bondad de 
ayudarnos, asi conio i mucbas socicdades cienlificas, dondc, desde luego, se dio cucnla de las invcsliga- 
ciones quc nos ccupaban. 

Seria muy larga aqni la enumcracion de lodas las corporacioncs cicntilicas de Europa y de los Eslados 
Unidos, y de profesores celebrcs de eslos paises, con las cuales y con c|uienes enlramos cn frecuenles y 
activas relaciones. En los Informes d la Sodedad jialriMica de la llabana. que se publicaron alli, se en- 
cuenlran snccsivaraenle consignadas eslas uliles rclacioncs del .lardin bolanico, cuya direccion nos cslaba 
confiada. Pero, no debemos oinitir aqui la inencion especial del ilnstre de Candolle y de sus colabora- 
dorcs AJercier y Moricani, quiencs fijando una alencion pcrcntoria y especial en las especies cnbanas, que 
desde los primcros anos de nueslia residencia cn la Habana lcs remilimos, consignaron las delerminacioncs 
en las obras curopeas y con parlicularidad en cl Prodbomus dcl leino vegelal, que cnlonccs daba a luz el 
celcbre profesor de Ginebra. Gracias ii csta cooperacion activa i inleligcnle, luvimos la satisfaccion dc vcr 
dcsde luego incorporadas en la ciencia, muclias de las planlas nuevas que ballabamos en la isla dc Cuba, y 
la venlaja de tenerlas ya delerminadas, para las larcas que nos ocupaban. 

Ileraos creido oporluno y convenienle el dar aqui eslos pormenores, ya para satisfacer una deuda de gra- 
litud a los sabios qne nos lian ayudado, ya para cxplicar los fundamenlos de csta importanle coopcracion : 
io cual serviri adcnias dc rcspucsla a las crilicas ocnllas que se lian solido liacer, por persooas exlranas d la 
ciencia, quienes creyendo forzoso que posccseraos la univcrsalidad de conocimienlos que hasla el dia no lia 
reunido liombre alguno, cnconlraron defecluoso y censurable cl que liubicsemos confiado la delerminacion 
cienlifica dc los minerales, de las planlas y de los animales que reunimos cn la Isla de Cuba, a profesores 
eminenles, que sabiendo infinilamcnie mas qne nosolros, en cada nna de las especialidades quc cullivaii, 

BOTANICA. ^ 



2-2 



llNTKOl)ll(:i:iON. 



canliilnivfroii i la perlfCciori ile ima olira, que no [lodia obteiieila ile iiiieslios liiiicos conociniieiilos '. 
En cuauio i uuesdos coiresponsales en el inlciior de la Isla ile Cuba, siis nolicias y frecuentes lemesas 
ile objelos, nos fueron suinanienle litiles, pues lian conlribuiilo con las unas a auinenlar cl caudal de ele- 
inentos preciosos para nueslros estudios, y con las otras i enriquecer la Historia natural cubana. Masade- 
lante, j despues qua bayamos expuesto lodo el cu.idro de nueslras investigacioncs economico-agricolas y 
botdnicas cn la reina de las Anlillas, niencionaremos los nonibics de iiuestros bondadosos y activos^^colabo- 
radores. 

VI. Formncion de uiia es<adis4iea de In «opograria vegelnl y agronumica de la Isla 

de Cuba. 



li 



Ya bemos dicho que el plan de nuestras lareas abrazaba i la vez las invesligacioncs cientificas y las apli- 
caciones que de ellas pudieran hacerse ;1 la niejora de la agricultura cubana; por esto nos era preciso reunir 
todos los dalos necesarios para conslituir con ellos raas tarde, iin sistema corapleto de reglas aplicables d un 
pais que aun no las lenia. Tralandose en efecto de mejorai' los cultivos y las practicas agrduomas en la Isla 
de Cuba, para obtener constanles y variadas cosechas y forzar los terrenos 4 que admitiesen todas aquellas 
plantas que podian sostener, en consideracion a sus cualidades fisicas y quimlcas y a su posiclon topogriilica, 
hubiera sido importantisimo, como lo dijimos en la Habana en piiblico '-, emprender un viaje general por 
todo el pais, y en su consecuencia irazar una carta fisica y los perfiles necesarios para inanifestar la calidad 
de las tierras, su posicion con respecto a las aguas corrientes, a los vientos dominantes y al nivel del mar. 
De esta suerte se poseeria un dato esiadistico rauy precioso, a saber : el de la extension de las ticrras"cul- 
tivables en general y de las pecuiiares para cada cuUivo. 

Con la mira de reunir algunos datos sobre estas interesantisimas cuesliones, prelirainares a la obra que 
venimosde indicar, solicitanios varias noticias de nuestros corresponsales del interior de la Isla, relativasdla 
lopografia vegetal y agronoma de los dislritos que liabitaban. En una circular impresa en 1826, se eom- 
prendian las principales, referentes a la calidad de los terrenos y siis circuiistancias lopogralicas, ,i la dura- 
cion de las epocas de las aguas y de la seca, los vientos dominanles, las caniidades de la produccion raedia 
anual de los frutos cubanos sobre una cxlension dada de tierra, los arboles conocidos en el distrilo, con es- 
presion de los nombres vulgares y usos econdmicos y medicinales, las yerbas y plantas de pasto y las hojas y 
frutos de los irboles que comen los ganados, y otros datos que no es preciso repetir aqui. Sin embargo 
diremos, que la serie dc tales preguntas, sugeria a nuestros corresponsales vasto campo para estenderse en 
indicaciones y reflexiones importantes, sobre el estado de la agricultura en el distrito que habilaban, la ur- 
gencia de las mejoras que reclamaban, los recursos que el pais poseia, los que aun pedia de la administra- 
cion y de los propietarios poderosos, y otro gran niimero de avisos, dignos de ser conocidos y meditados 
con detenimiento, para fundar en ellos el plan de reorganizacion a que lantas veces liemos aludido. 

La simple indicacion del inlerrogatorio qiie circulamos, da i conocer los fines a que lo destinabamos.'AI 
misrao tiempo manifiesta que nucstra empresa era larga y que por muy numerosos que fueran los resultados 
que obtuviesemos, habiamos de dejar aun rauclio mas que reunir y coordinar a los que nos siguiesen eu este 
genero de invesligaciones. Esla es la razon por la cual las consignamos en esta introduccion , y no con la 
raira de darlas a conocer, pues de unas ya lo hemos becbo en la Habana = y las demas requieren una revi- 
sion completa de la correspondencia que seguimos enKiuces con nuestros laboriosos corresponsales; trabaio 
que no corrcsponde al plan de la presente obra. Nuestro fin, .il referir los porraenores del plan qtie en ellas 
heinos scguido, es el de que sean continuadas, porque las creemos esenciales para verificar con acierto la 
gran reforraa que reclaraa la agricultura cubana, de la cual lieraos hablado en el capitulo especial de nuestra 
obra y probablemenle lendremos que decir algo mas en el Suplemeiilo que redaclamos abora. 

' Lo absurdci de las ciilicas 4 quc aludimos Ucgo al punto dc arirmar que habiamos iimnhulo varios de los animalcs y de las 
planlas dcanlai en nuestra obia. La asercion no liubiera pasado de lidicula, si desgraciadamenle las personas quc las hicieron 
no ejerciesen un innujo dcmasiado dirccto en las opinioncs de la adminislracion oficial, dc la cual despendia la proleccion acor- 
dada por el Gobierno. 

' Disciirso de abertura al curso de i830, pdg. 3. 

' Analcs de ciencias, ajriculliua, etc; Haliima. 



It 



INTRODUCCION 23 



VII. Keiiiiioii ilc iiotifiaB «•oiieenilciites it 1« vcgcloclon ile lo» boiiqiics y «le los 
sobanns, los iisos y las a|>lieacloiics de los urbole»! y dc los yerbas, elc. 

Ademas Je las nolicias rclalivas a la lopogialia vegelal y agiicola, necesilabamos, para llenar, poco a 
poco y sucesivamenle, el vaslo cuadro tle nueslras invesligaciones, olras loilavia nias delalladas y si es 
dalile decirlo asi, locales, concernientes a dos grandes ramos de riqueza, que yaceu casi virgenes cn la 
Isla de Cuba; y son la e.^iploiacion de los bosques y la crianza de los ganados. Para ambos era preciso co- 
menzar por conocer bien los elemenlos o medios que el pais poseia, y ii este fiu, redactamos, impriraimos 
circulamos a todos los Parlidos rurales, donde teaiamos relaciones, estaJos en blanco divididos en colu- 
nas donde era fiicil inscribir, con orden y claridad, las indicacioncs que solicltabamos; .'i saber, sobre las 
especies arbdrcas, sus nombres vnlgares, las dimenciones en una odad probable, las localidades, la clase de 
lerreno, la epoca de la floracion y de la fruclilicacion, los usos de las niaJeras, de las raices, de las curte- 
zas, de las gomas, de las resinas, elc, y sobre las especies berbaccas y arborescentes, la inJicacion de si 
eran yivaces d anuales, los terrenos en qiie vegelaban, las especies Je animalcs que las comian, la preferencia 
que lesdaban, el efecio que en ellos producia su aliraento, etc. 

Los mas celosos de nuestros corresponsales nos remitieron, con los eslados llenos, eolecciones de troncos, 
muestras de gomas y resinas, y ramas secas en lierbario, y algunos nos enviaron tambien mueslras de los 
lerrenos de cultivo, particularniente de las afamadas vegas de labaco de la Vuella de abajo, cuyo analisis 
bicimos y puUicamos en la seccion corrcspondienle de la Historia fisica (Tomo 1°, pagina 75). 

Si hubiesemos conseguiJo reunir todas las noticias pedidas a lodas las comarcas de la isla, seria fiicil 
redactar una Silvia cabana complela, para la cual sin embargo tenemos inuchos maleriales ordcnados. Desde 
luego, poseemos los de la determinacion boliSnica de inucbos arboles titiles, que antes de nucstro viaje solo 
cran conocidos por los nombres vulgares; poseemos lambien una numerosa coleccion de maderas de los 
mismos, cuyo duplicado remitimos liace afios al Jardin botanico de MaJrid, y es la misma que, con un 
catalogo especial quc publicamos, de las denominaciones cientificos y -vulgares, fue presenlada por disposicion 
del Gobierno en la Exposicion universal de Ldndres. Poseemos en lin, un gran niimero de noticias sobre las 
pro|iiedades fisicas y las aplicaciones econdmicas e induslriales del mayor niimero de diclias maderas, asi 
como de los usos medicinales a que se aplican en la Isla, mnclios productos naturales obtcnidos Je los arboles. 

No es nienos rico el calalogo que conseguimos formar de las planlas berbaceas y de las bojas y frulos de 
las arbdreas y arborescentes que comen los ganados; Je cuyas series publicamos en la Habana una lisla 
bastanle numerosa ' que nos contentaremos con reproducir, muy njejoraJa, al lin de esla introduccion ; ya 
que no podemos, por falta de suficientes recursos, publicar un torao mas bajo el mismo litulo de Planias 
tisuales de los euhanos, que dinios cnldnces a nuestro conciso catalogo. Esta obra seria lanto mas neeesaria, 
cuanto es incomplela en indicaciones usuales la presenle Flora Cubaiia; defecto que debe alribuirse, ade- 
mas de la estrecbez Je limites (que liubimos Je fijar a nueslro sabio colaboraJor M. RicliarJ, para reJactar 
la descripcion de cerca de t,500 espccies de planlas, muchas de ellas nuevas) los accidenles que esperi- 
menld nueslro herbario, y a los cuales antes aludimos de paso. 

VIII. Trnbajos preliuiiiiares pnra unn InslKucion ngronoiun. 

Desde que comenzamos nuesiras invesligaciones en la Isla de Culia, nos convencimos de que su agricul- 
tura carecia, por una parte, Jel variado numero Je procedimientos que en olros paises facilitaban las lareas 
rurales, de las maquinas y utensilios modernos que las simplifican, y de las priicticas metddicas que ase- 
gurau el exilo Je los cullivos, y por otra, reconocimos que se liallaba demasiado limilada la esfera de estos, 
lanlo que no pasaban de doce las especies vegetales que daban ocupacion al labraJor cubano '-. Los granJes 
cullivos, aquellos que sirven de base al comercio, se resenlian de esa falla de principios lijos qiie cconomizan 

' Hhmofiiis ib la Insiilucion aijronoma de ta llabnna, w" XVIll iii:\ Apilniiire ; Habaiia, 1831. 

* Esla obscrvacion la consignaraos ya on la Habana cn el mcs dc agosto dc 1829 (Anates il^ ciennits, clc, tomo 111, ijag. 3CJ. 



4^ 



24 INTRODUCCrON. 

iiaslos y aunieiilai) los pioduclos ilcl suolo, al misnio lioni|po quo uii csceso de |ii'Ocluccion iudiscrela, cn uno 
lic cllos (el cafe), liabia ocasionailo bajas en los precios, por la concurrencia que los frulos de la Isla ballaban 
cu los mercados de Europa. Eslasrazones y olras varias que sucinlamenle indieanios cn el capitiilo consa- 
!»rado il la agricullura en la presente obra (y que probablemente (endrcmos ocasion de desenvolvcr mas en el 
Suplemenlo que actualmenle redactamos), nos decidicron ii recomenilar al Gobierno supreino.varias medidas 
fundamentales para elevar la agricultura cubana al rango cientifico que necesitaba para bacer grandes y Iras- 
cendenlalcs progresos. Enlre ellas, mencionainos las Instituciones agrononias, donde il la bncna doctrina 
acompanaso el ejemplo piaclico. iransmitido a jdvencs eseutos de las preocupaciones rutineras, quc en lodas 
partes se oponcn a aquellos. 

Dos eran las grandes seccioncs que proponianios para el futuro Inslitulo : t° el cultivo, destinando al 
de cada planta litil, el lugar que mcrecicse, j ensayando los iustrumcnlos, los proccdimientos y las practicas 
agrarlas consignadas por la cxperiencia en otros paises; 2" la ensenanza eleraenlal y nietiidica, a los j6venes 
destinados a la carrcra agricola, dc los fundamcntos y de las praclicas del cultivo, dcl regimcn econiSmico de 
las (incas y de todo lo dcmas quc icquciia la profcsion dc labrador en la Isia dc Cuba. 

La indicacion de cstas bases esenciales para la rcforma agrdnoma de aquel pais fuc perfcctanienle apre- 
ciadaybien acogida por el distinguido Ministrode liacienJa ', liajo cuya i!ependencia seballalia entiincesel 
.lardin botinico de la Habana. La real drden espedida el 22 de abril de 1829, es un modelo dc inleligcncia 
yde prevision, que inerece ser scguido aun en el dia, con tanto inas niotivo. cuanlo qne fue inalogrado el 
primer proycelo emanado de ella. 

En efccto, dicba providencia comprendia los liabajns agrondmicos que debian verificarse en la Instilucion 
agronoma, bajo el doble aspeclo de utilidad para la Isla y para la Peninsula; pues baciendose cargo de sii 
insigne posicion geogriSfica, la cousideraba como venlajosa para constituir en ella un cenlro de acliiualacioii 
ile vegelales de otras regiones, los cuales pasando despues y succsivamente a los jardines de aclimatacion 
intermedios de las Islas Canariasy costa de Andalucia, llcgasen un dia ii conaluralizarse en las coniarcas 
meridionales de Espaiia. 

Esta idea no era nueva, pucs bacia algunos auos que la Isla de Cuba se presentaba ii la iniaginacion dc 
los bolanicos como cl suelo mas apropdsilo para servir de primera escala de aclimatacion, con resiiecto ii las 
)ilantas de las regioncs ccnatorialcs de la America y del Asia; y ya, anles He la guerra de la independencia, 
cl Gobicrno espaiiol decrelando la creacion de iin jardin dc aclimatacion en San Lucar tfe Barrameda, liabia 
dado principio al plan general quc venimos de imlicar. Pcro la real drden citada, comprendia ademas los 
olros puntos de intercs inmcdiato para la Isla de Cuba, pues refiricndose 5 la Institucion decia : « Quc sicndo 
una de las principales causas del atraso de todos los ramos dc su agriculliira, la falta de su ensefianza de un 
modo priictico, que convcnza dc la ncccsidad de adoptar y dc propagar los coiiocimientos lililes, deberii ense- 
fiarse la agricultura y ranios agrarios de manera quc sea cl plantcl donde se forinen siijctos que difundan por 
loda la Isla las priicticas ventajosas, abrazando una eslension dc terreno considcrable que conlenga loda la 
diversidad posible de silios agrdnomos, para quc se vcrifiqucn el mayor numero de esperimentos que pide la 
induslria ruial. » 

Como se v^, el plan era tan vasto como las circunstancias poco propicias para establecerle de una vez ; asi 
fue que, destinando para principiar algunas lareas dc cultivo, il las cuales el terreno del Jardin bolanico no 
seprestaba, nna finca que la Real bacienda poseia iilas inniediacionesde la Habana, pudimosintroducir desde 
luego varios nuevos cultivos y ensayos de nuevas industrias rurales, asi como la prilctica de los inslrumentos 
y maquinas de la agricultura perfeccionada. Al niismo licmpo, redactamos las bases dcl fuluro Instilulo de 
ensefianza, el reglanienlo inlerior y todo lo denias que debia eoncuirir al com|dcmento y al exito del proyecto 
del Gobierno. 

En el corto tiempo que dirijimos aquellos trabajos, luvimos ocasion de reeonoccr la nccesidad del ausilio 
de otros profesores y de un vaslo lerreno para los ensayos de cullivo de las mucbas plantas econdniicas e 
induslriales, que en nueslro senlir debian ser comprendidas mas tarde en la Cartilla rilslica cubana. Por esla 
razon y con esla niira, eonlestamos extcmamenle al Esmo. Sr. Conde de Villanueva, sobre el modo de 
llevar ii cabo la Inslitucion decrelada. Creemos oportuno abora insertar aqui algunos pijirafos de ella, con 

El Exnio Scfior V. Liiis Lopez Balli^stcros, varon activisimo y celoso, que durante su liirga carrera no desinintiii un solo mo- 
mcnto, las clovadas cualidades quc le distingniiin. 



INTRODUCCION. 2S 

la t'speraiiza cle que algiin ilia sciau tomadas eii Cdiisideracion las ideas que exprcsabamos eulonces, y que de 
modo alguno lian envejecido d caducado ; 

« La idea de fundar cerca de la Habana una Insliiucion agrononia, que reuna a la enseiianza de la agricnl- 
tura Y ciencias naturales accesorias, el cultivo de las plautas analogas al clima de la Isla, en la cual adema» 
se haean ensayos de aclimatacion y de mejoras eii los cultivos, se introduzcan los iiuevos instrumeutos que 
diariamente pone la iuduslria en manos del labiador, se perfeccionen los metodos y se generalizen las prac- 
ticas rurales ; esta idea tan fundamental del bien, tan lilantrtipica e ilustrada, y cuyas ventajas son tan evi- 
dentesy irascendentales que no necesitan ser deinoslradas; reune la ciicuustancia de poder realizarse a poco 
coslo, 6 mejor dicho, de exigir tan solo la anticipacion de un capital, reenibolsable dentro de cierto niimero 
de anos. Pero antes de manifestar los medios de conseguirlo, juzgo necesario hacer algunas observaciones 
sobre las primeras medidas qiie debeu lomarse para asegurar el exilo, economizar tieinpo empleandole bien, 
y para establecer los primeros cimientos del grande edilicio agrcinomo que se proyecta, de rnanera que llegue 
a producir lodas las utiliilades de que es susceptible y para las cuales le deslina la inunlliceucia paternal de 
un monarca iluslrado. 

« Cuandolas dos coiporaciones econdinicas de esta ciudad, han puesto bajo mi direccion este Jardin bota- 
nico, establecido por el celoso e ilnstrado anlecesor de V. E. el Sr. U. Alejandro Rarairez, se pro|iusieron 
un plan que podia considerarse como una minialura del que ahora recomienda el Rey nuestro Seiior. Efecti- 
vamente, se puso a ini cargo la ensefianza de los principios fnndamentales de la agricultura y se considerrt 
el Jardin conio nna pequenaescuela de ella, no obstanle su extencion limitadlsiiua parasemejante objeto. Sin 
embargo, en poco tiempo y con una escasez de recursos extraordinaria, se haii visto en sus cuadros nuevos 
cullivos, nuevas especies exdticas para ser generalizadas, y la practica de uuevos melodos, en cuanto lo lia 
permilido el corto espacio del Janlin y la delgada capa de su tierra vegetal anegadiza. Posteriormente 
S. M. ha vuelto a reconiendar el establecimienlo de un vivero para surtir al Real Jaidin de la Cdrte, y este 
nuevo objeto lia dado mayor amplilud a las tareas que con tanta satisfaccion ine ocupan. 

<i En medio de ellas, lengo el sentimiento de ver que las utilidades que obtiene la agricultura de la Isla, 
dei Jardio bolanico, no son lan prontas ni tan en grandes, como el atraso de aquella exige ; y esto 
proviene de que el eslablecimieuto es muy reducido, raal siluado para grandes cultivos, y mas que todo, por 
la escasez de fondos de la corporacion a cuyo cargo se halla. De esto procede lambien , que inuchas icleas 
beneficiosas , como la del culiivo del aftil , que solo necesitaban de fomento para producir el bien , han 
quedado paralizadas ; qiie la vasta correspondeneia que be establecido con las primeras sociedades de agrl- 
cultura e instituciones agvdnomas de Europa, no reporla las ventajas que podian oblenerse, y en fin que el 
Jardin, por falta de medios, se halla como estacionario sin ofrecer inas recursos que aquellosque permite el 
limitado circulo en que se le tiene, pudiendo ser, con un ligero impulso, el primer plantel de la agricultura 
cubana. Pero, en vano es la introduccion de nuevas plantas, sino se continua su cullivo demoslrando palpa- 
mente el metodo mas ventajoso y la ulilidad y facilidad de introducirlas en la grande agricultura. Esto solo 
puede hacerse eu una Institucion agidnoma, cnal la recomienda el Uey nuestro Senor, y el Jardin bolanico 
pudiera considerarse en tal caso, como el iilantel para los semilleros, el deposito de las plantas que deben 
venir del estrangero, y coino el lugar nias a propdsito, por su inmediacion a la ciudad, para dar la ensenauza 
ledrica y practica de los principios, cuya vasta aplicaeion se veria en la Hacienda modelo. 

« Estas observaciones manihestan, que el Jardin botanico, por los Irabajos que ya ha emprendido, debe 
ser considerado como la basede la Institucion agrdnoina; y aun cuando alos principiosexigira algun aumento 
en los gaslos, estos disminuiran desdp que se establezca la Hacienda y en lo sucesivo ella raisma proveera al 
sostenimiento de arabos, como demostrare luego 

« Al examinar la agricultura de la Isla de Cuba, con los ojos de la despreocupacion y de la ciencia, se 
conoce que no solo esta atrasada, por el corto niimero de planlas y lo mal que se cultivan, sino que todo el • 
sistema agrdnomo es vicioso, y de consiguiente que la reforma debe ser ladical, si se quiere que la agri- 
culluia continue siendo la base de la pros|)eridad del pais y la linica fuenle de su riqueza. Los adelantos que 
ha becho esta ciencia en Europa, liijos de la desgracia, de la csperiencia y de la aplicacion de luuchos siglos, 
han demostrado que no puede baber continuas y abundantes cosechas, sin uua sabia sucesion en ellas, coii 
el uso de los abonos, abonos sin animales, y animales sin pastos. Pero en la Isla de Cuba, los pastos, los 
aniraales, los abonos y la sucesiun de cosechas es lo que iiieiiOi se consideia, y lo que en ninguna hacienda 

LOTANICA. , 7 



26 



INTRODUCCION. 



i ; 






se prktica como doclrina funilamenlal. De aqiii lia resullado el abandono de lienas, llamadas viejas y este- 
nuadasa los quince d veinle aiios de cultivo, la escasez de carnes, de productos vegetales para el aliraenlo, 
y por consii^uiente de los medios mas poderosos de aumentar la poblacion, que soo las subsislencias. Si de 
eslas consideraciones se pasa a otras, sobre la pobreza del comercio inlerior, la nulidad de la induslria rural, 
la enorme masa de imporiaciones de efcclos, comestibles, elc, se conocera facilmente que, la careslia de 
los iornales recbazando la industria fabril, la escasez de poblacion, el desnivel en el valor de nueslras tran- 
sacciones comerciales y la calaraidad que amenaza (i la Isla de Cuba, por la baja de sus frulos y la rainora- 
cion de los pedidos de Eiiropa, proceden del alraso de la agricullura, considerada en la lotalidad del sislema, 
resullante del corto numero de cultivos y de lo vicioso de los melodos seguidos. 

« La Inslilucion agrdnoma que el Rey nueslro Seiior recomienda para la Habana debe ofrecer, y las pala- 
bras mismas de S. M. lo expresan : « Las practicas contirmadas por la experiencia, conibatiendo asi por la 
« ilustracion la ignorancia, la riitina y las preocupaciones ». La esposicion de los cultivos, el drden de ellos, 
la formacion de los abonos, la cria de animales, el estableciniienlo de paslos, el metodo econdmico en los 
pormenores, la uni^lad en la accion y marclia de la Hacienda, deben ser lan perfeclos como lo permiten los 
adelanlos del dia, de manera que los cullivadores y bacendados encuenlren demoslradasen ella, por la prac- 
lica, las reglas fijas que eximan a unos de la duda lan perjudicial para los progresos del arte, y a otros les 
ahorre los gaslos infructuosos de ensayos mal meditados d de innovaeiones irrellexivas. 

« Duranie mucho tiempo se creyo, dice un sabio agronomo moderno, que el arte de cultivar los campos 
era la cosa mas facil del mundo ; y este error, que es un obstaculo para los progresos, tiene su origen en la 
indiferencia con que aquel se ha mirado. » — En la Isla de Cuba, donde la feracidad del suelo j la benig- 
nidad del clinia dispensan al labrador de mucbas lareas penosisimas en Europa, la ciencia del cullivo se 
halla limitada ii las dos operaciones de sembrar y coger, abandonando despues la tierra apenas cullivada. 
No se ha considerado que la agricultura eslaba destinada en esle |iais , a alimenlar S sus individuos, a au- 
menlar la poblacion, a cubrir el monlo de las iiiiportaciones del estrangero, al sostenimienlo del Eslado, y 
a suplir en fin, i lodos los adclantos del lujo y de la civilizacion de un gran pueblo. Tampoco se ha consi- 
derado que los mismos elemenlos de facilidad para las cosechas, los reunen en mayor mimero otros pueblos 
mas sobrios y con menos necesidad que el nuestro; que en los climas rigidos, los esfuerzos de la induslria 
han logrado contrarrestar la natural fertilidad de las regiones privilegiadas, y que donde quiera el hombre 
aplicado saea recursos de si propio para producir y prosperar, en medio de los obstaculos y de las priva- 
ciones. Asi el labrador de la Isla de Cuba, encanlado de ver la casi cspontiSnea produccion de sus opinms 
campos, ignord los progresos de la ind uslria europea, y al empezar ahora i salir de su embelezo, se espanta 
del coloso que aquella ha levanlado y con el cual amenaza a su existencia politica e individual. 

« Coovendria pues, recorier las fuentes de esa misma industria europea para heber en ellas los elementos 
de vida y prosperidad que ban de resuscitar el abalido cuerpo de nueslra agricultura ; examinar el estado de 
esta en las naciones que consiguieron elevarla al primer grado de esplendor; ver alli la accion combinada de 
las ciencias y de la aplicacion practica ; de los talenlos del sabio y de la constancia del agricultor ; la serie 
de operaciones que constituyen la nueva teoria racional del cultivo; la cooperacion que le preslan, ia policia 
urbana y la economia domestica ; el enlace de todos los ranios de produccion ; el sisleraa del drden y de la 
economia; los progresos de cierlos ciiltivos; el pormenor y los efeclos de nuevos instruinentos y maquinas, 
y en fin, todo cuanto pueda inleresar a nuestro estado presenle, para aplicarlo despues con constancia y 
vigor a la mejora de nuestros camjios, tan bellos por natiiraleza , pero tan necesitados de industria. Esle 
viaje por Europa, no puede menos de ser de la mayor trascendencia en el bien futuro de este pais. Consi- 
derando que diariamente se verifican por cuenta de gobiernos, que parece nada lienen que imilar; cuando se 
reflexiona que el ingles estudia los cultivos de la Belgica, que el franc^s recorre las ricas haciendas de 
Escocia y que el holandes imita los primores de los jardines ingleses, es facil conrebir euantos modelos de 
imitacion, cuanlas reformas, cuanlas niaquinas e instrumentos nuevos conslituirian la preciosa conquista 
obtenida ii favor de la agricullura cubana y peninsular, por frulo de un viaje con el esclusivo objeto de exa- 
minar el eslado de esta ciencia en las priraeras naciones de Europa. El tiempo destinado a el, que no debe 
pasar de dos anos, lejos de relardar aceleraria estraordinariaraenle el progreso de la Insiilucion rural que el 
Rey nuestro Senor recomienda, y por el contrario fuera incompleto el plan de establecerla, sin contar con 
todas las mejoras y perfecciones que desde el priiner ano puede ofrecer y que, sin el viaje espucstn, solo seran 



jl 



INTRODUCCION, 



27 



el i-esulladu de numerosos ensayos y de iulluilas cousultas \)o\- medio de una correspomlencia cuya lenlilurf 
evilaria facihueule la iuspeccion ocular de los eslablecimienlos. En cuanlo al coslo del viaje, no merece set 
considcrado aleudida su ulilidad, y si se recucrda que, (lara olijelos muclios menores, acaha de coslear uno 
el Ueal Consulado. Los gaslos puede reducirlos eslraordiuariamente uu liouilire que, por lin dc sus viajes, 
se propone el estudio y la observacion; y la carestia de la Habana liace la vida scdenlaria de un profesor eu 
ella tan coslosa como su existencia en Europa recorrieudo los principales focos de la agricultura y de hi 
indusiria. Por otra parte, el estableciraiento de la Institucion agionoma en la Isla, supone la adquisicion dc 
uu liabil cultivador, esto es, de un liomhre inslruido y educado en los invernaculos lemplados y calientes 
de los jardines de Europa , para confiarlc aqui el cuidado que esigen los diversos cullivos Iropicales , cl 
arreglodelasremesasa laPeninsula, y toda la parte material de semilleros, trasplantes, podas, ingerlos, etc. 
Estos liombres no los hay en la Isla de Cuba, y es muy arriesgado pedirlos, no couocicndo intimamentc los 
eslablecimientos agronomos donde se liallan; |ioique no deben liacerse contratos anticipadoscon pcrsonas 
de cuyas coslunibres, aclividad y conocimientos no hay mas pruebas que simples reconiendaciones parciales 
d imperitas. Pero examinaudo losjardinesy las hacieudas modelos de Europa , es facil contratar vcitajosa- 
mente y sin exposiciones funestas, con uno d dos hombres capaces de tomar a su cargo, desde e. /i.omerilo 
de la llenada ,i la Isla, el culiivo del terreno y el cuidado de las primeras siembras. Se procuraria al mismo 
liempo, el elegirlos de establecimientos analogos al que se trata de crear, para que les fuese familiar el drden 
y los procederes del mi5todo que en lodos ellos, con uniformidad se observa ». — (E\traclo del oficio de 
2 de setierabre de 1829.) 

Nuestro informe continuaha espouiendo las condiciones que debia reunir el terreno que se destinase para 
la Institucion, las grandes utilidades yn agrduomas, ya induslriales, ya sociales que debia producir, etc. 

En olras comunicaciones que ledaclaraos cn la misma epoca, Irazamos el plan interior del eslableciiiiiento 
y de la enseiianza, y todo lo demas que pudiese conducir al exito de una Instilucion que considerabamos y 
continuamos considerando, corao necesaria y fundaniental para el progreso de la agricullura cubana. 

IX. Publirariones %arias. 



Todos los trabajos que venimos de indicar y cuyos resullados convenia dar a conoeer al ptiblico, cxigieron 
frecuetitcs publicaciones, de las cuales daremos aqui una sucinla idea. 

En la relacion que dejamos hecha, citaraos varias veces algunas de las publicaciones donde hemos consig- 
nado varios resultados de nuestras lareas, durante nuestra residencia en la Habana. Como aquellas circu- 
laron casi exclusivamente en la isla, y solo fueron conoeidas en Europa por los sucinlos exlractos que dieron 
de algunas los periddicos cientificos y las actas de Sociedades europeas, nos ha parecido conveniente consig- 
nar aqui los titulos y los objetos res|icclivos de ellas, para que puedan ser buscadas por los profesores que 
deseen lcner a la visla muchos pormenores no comprendidos en nueslra obra general. 

Las obras que publicamos en la Haliana fueron unas elemenlales para la enseiianza, otras periddicas y 
varios follelos sueltos. Las primeras quedan ya en parte citadas en los parrafos precedcnies y no conticnen 
por lo general mas que doctrina elemenlal y noticias de usos medicinales, para la Flora medica que proyec- 
tabamos. Las publicaciones periddicas que liiclraos fueron dos, a saber : los Jnaks de ciencias, agricul- 
lura, comercio y artcs, que redaciaraos durante cuatro anos (desde 1827 hasta diciembre de 1831), y las 
Mcmorias de la Inslitucion aponoma ih la Habana, que dimos a luz en el pemillirao ano de nuestra man- 
sion en la isla. El primero de dichos periddicos no era especial de nuestras tareas como el segundo ; su 
plan mas vasto, era lener al piiblico cubano en general y a los hacendados y profesores en parlicular, al cor- 
rientede los adelantos que se hacian en Europa y America sobre los ramos que mas inleresaban al pais; 
discutir las cuestlones agricolas y econdmicas, a que daban lugar de una pane los mencionados adelanlos 
exleriores, y de la otra los inleriores de la produccion cubana. Uelalivamenle a las tareas especiales que nos 
ocupaban, los Anaks contienen, ademas de los hformes amiales relativos a ellas, los estados meusualcs dc 
las observaciones meteroldgicas que haciamos, otros relalivos a la germinacion de las scmillas ya indi- 
genas ya exdlicas, pormenores sobre varias planlas utiles y las noticias de topografia vegctal y agricola que 
nos envialian nuestros corresponsales. 

Las Memorias de la insiinirian acjronoma, corrcspondian a su litulo cxeliisivo, presentaudo la hisloria de 



28 



INTRODOCCION. 



aqiiel nacieiiie esiablecimiento, el plan de eusenaiiza y de los cullivos que debia ofrecer, los i-esuitados de los 
varios ensayos que indicamos en el preceiienle articulo, relalivos a la fabricacion del anil por el nietndo de 
la lioja seca y de consiguiente por siniple infusion; de crianza de gusanos de la seda, que por primera ve/, 
introducimos en la Isla de Ciiba con la Morera muUicauUs, que les sirvid de alimenlo y cuyas bojas fueron 
despues preciosas para el alimenlo de los ganados en las sequias; de varias planlas lextiles y aceitosas como 
el HiBisciJS cannabmuii, la Mobinda plerigosperma, la Am-ukitls iriloba, etc, y eniin consignamns en aquel 
periddico, la descripcion, las laminas y el uso, que inlioducimos en aquella linca, de los instrumentos de 
cullivo y miiquinas aralorias de Rocille y de los Estados Unidos. Como eslas tarcas son mas bien agrond- 
micas que botanicas, no puedcn hallar hueco oporluno aqui, inas que de un modo incidental y pasajero, y 
como simpie indicacion para que las personas que en la Isla 6 fuera de ella, se ocupen de irabajos semejantes, 
sepan donde se hallan iinpresos los resultados de los que iniciamos duiante nuestra mansion cn ella. 

Concretantlonos a los exciusivos de la botanica, objeto especial de la presente seccion de nueslra obra, 
■vamos a referir, con algun mayor detenimiento, los que en eila van consignados. en su mayor parle resultado 
del estudlo del herbario y de lasno(as que reunimos. 



- Foriuacion do herbnrio. — Flora. — Idoa de \a ve^otaclon Cnbana. 



J! 



11 



Como dejamos diclio. la recoleccion de nuieslras de planlas cubanas y su conservacion en herliariii, fui' 
una de las lareas a que con mas asiduidad mi lienios dedicado duranle nuestra mansion en la Isla de Cuba ; 
pero nueslras ocupaciones diarias en los Irabajos del Jardin, la ensenanza, la reunion de nolicias esladis- 
licas en los archivos y oficlnas, el diario meleoroldgico, la correspondcncia cubana y estrangera, etc.. nos 
impidieron hacer las excursiones lejanos conlinuas, de un verdadero viajeio. Procuramos su[ilir esta falta, 
pidiendo a nuestros corresponsales en el interior, muestias de todas las planlas de sus respectivas comarcas, 
enviandoles instrucciones adecuadas 6 esplicandoles verbal y practicamenle el modo de formar los herba- 
rios. Los profesores de la cieucia coniprenderin bien, cuanlas diDcullades esperimentariamos antes de con- 
seguir algun resultado; dihcnltades quenacian, mas aun que del aprenilizage, de la indiferencia con que era, 
por lo gencral, mirado este trabajo por muchas de las personas i quienes se lo recomendabamos. No pudian 
figurarse que tuviesen el menor interes ni importancia, ramas seeas de arboles comunisimos, de yerbas inii- 
liles, de 6fj«cos (tnredaderas) insignificantes, de cumjeijes (orquideas parasitas) sin aplicacion, de muzgos, 
de likenes y de hongos, en fin, de todo punto despreciables para las gentes del pais. Quizas perjudicaba a 
nuestros encargos, la misnia imporlancia qiie les dabanios y el caiacter de generalidad con que los recomen- 
dabamos. Eecoja l'd. y enrie de todas cuaiilas planlas encuentre en flor 6 en fruto; era la frase que cons- 
lantemente repeliamos. Agreguesc a esto, que nueslra edad entonces daba poqiusima iniportancia a nnestros 
encargos, y asi era preciso que los apoySsenios con largas explicaciones sobre las utilidades que debian 
resultar de la deterniinacion y del conocimiento esacto de los vegelales cubanos. De todas maneras, por 
muchas de las respueslas que recibimos de personas que al fin no nos secundaron, nos convenciamos triste- 
mente que no podian comprender que fiiesen desconocidos en la ciencia, los arboles que tenian diariamente 
a la vista, y cuyos nombres y usos comunes, sabian ellos por antigua y constante tradicion. Nuestra posi- 
cion era efeclivanieuie dificil, pues si bien solicitabamos el envio de lo que era alli de todos conocido (lo 
cual podia, hasta cierto punto, halagar el nmor propio de aquellos veeinos), teniamos que darles li enlender 
que su conociniienlo no era el cienlifico y que habia mucho mas que saber y que investigar en la variada 
vegelacion que los rodeaba ; y esto los mortificaba. 

Pero si de muchos corresponsales recibimos respuestas desanimadoras, otros nos comprendieron y secun- 
daron con amor, con celo, con actividad, con patriolismo. -■ D. Jose Maria Valenzuela, a quien son debi- 
das las hermosas, nuevas c inleresantes cspecies de la Vuella de ahajo; D. Antonio Reijnoso, de Guauimar; 
D. Manuet Alcarez y el Licenciado D. Luis de Lima, de Pinal del Kio ; el Presbitero D. Manuel Donoso y 
el Licenciado D. Luis Jose E.fpinosa, (ie\ Guanabo; el Presbitero D. Juan Jose Buffiy el Bacliiller .O.Fraii- 
cisco Gulierrez Jaquez, del partido de las Pozas ; el Presbitero D. Josi Eamon dc la Paz i/ Morejon, de los 
parlidos de Hanabana y Yaguaramas; el Doctor D. Juan Jose Oliver, del partido ile Alquizar ; D. Jose 
Maria Palaciot, de Villa Clara; el Licenciado D. Hlanuel de Monlererde, de Piiorto Principe ; D. Hilario 



INTRODUCCrON. 29 

de" Cisneros Saco, de Santingo de Cuba, y dfos varios, nos secundaron de una manera ellcaz, el primero, 
como queda diclio, remiliendonos numerosas muestras en herbario, y los demas varios produclos vegetales, 
como troncos, cortezas, gomas, resinas, noticias detalladas sobre las ^pocas de la floracion y fructificacion de 
las plaotas, las propiedades y los usos. 

Ademas de estos zelosos corresponsales, merecen aqui una mencion especialisima, cinco amigos que franca 
.y decididamente nos ayudaron duranle nuestra residencia cn la Isla de Cuba. Fueron cstos D. Jose Antonio 
de la Osa, primillvo Director del Jardin bolanico de la Ilabana, en la epoca de su creacion por el benemerito 
Superintcndenle D. Alejandro Ramirez; D. Ale.jo Helvecio Lanier, D. Sehastian Bonani, D. Felipe Poeij y 
D. Pedro Anher. A nuestra partida de la Isla en 1835, este liltimo quedd encargado de suplirnos enja 
enseiianza ; el Sr. Bonani lo fue tambien de enlretener y cuidar las plantaciones comenzadas en el tcrreno de 
losMolinos del Rey, de las cuales hablamos en el articulo VIII, y ambos continuaron, en los aiios siguientes, 
hasla su fallocimiento, enviandonos a Europa los objelos nalurales que rccogian y que fueron consignados, 
con la justa mencion que lcs era debida, en las respectivas secciones de esta obra. Al Sr. Lanier, en fin, 
debe esla, todas las planlas de la Isla de Pinos, de la cual imprimid una descripcion geogriifica especial ', y 
nos remitid tambien mucbas conchas que fueron igualmente comprendidas en la seccion de los moluscos. 

Mencionamos lambien entre nuestros companeros de invesligacion cubana, al sabio y laboriosisimo D. Fe- 
lipe'Poey, aun cuando sus lareas se refiriesen raas il la zoologia que a la botanica , porque enriquecid nota- 
blemente la Historia natural de la Isla y nos acompaiiaba con frecuencia en nnestras exploraciones. Sii 
nombre se balla citado con frecuencia y consignado en muchas especies de moluscos y de insectos dc la 
presente obra. Tarabien lo eslan las interesantisimas Memorias que ba comenzado li publicar en la Habana, 
continuando asi, con gloria y honor para su pais, la noble carrera de investigaciones naturales, cn las cuales 
le aconipaiiara y seguira su digno hijo D. Andres Poe;i, distinguido ya en las ciencias fisicas. 

De los cinco amigos que duranle un largo periodo recorfimos juntos los bosques y las sabanas de la Isla de 
Cuba, tres han fallecido ya; li nosotros nos compete ahora, consignar la memoria de sus tareas en la obra 
cientifica a que conlribuyeron. Los que la consulten sabran perdonarnos esta digresion araistosa, con la cual 
deseamos pagar una deuda de profunda gratilud. 

Los colaboradores citados nos ayudaron tarabien a reunir denominaciones vulgares de plantas cubanas; 
larea mas dificil de lo que a primera vista parece, y que nos era precisa como preliminar de nuestras futu- 
ras adquisiciones , asi como para facilitar la difusion de las ideas cienlificas en el pais que habitabamos. 
Cuando llegamos a el, no existia mas que de un catalogo d lista dc los mencionados nombres , referente 
a 287 especies de los principales arboles de la Isla de Cuba, formado por D. Antonio Parra c impreso 
en Madrid en 1799, al fin de una Memoria -. En 1828, se publicd en el n" 41, del 1" de niayo, de las 
Memorias da la Sociedad economica de la HaOana, otra lista de 106 nombres de maderas qtie se crian 
en los monles de la Isla de Caha. Al aiio siguiente, se insertd en el Mensagero semanal de Nueva York 
una relacion de 47 maderas cubanas, con expresion de sus nombres, calidad, color, usos comnnes i/, en el ramo 
de arlilleria, allnra ij grueso retjular de sns troncos, su fuerza 6 rcsistaneia, y el peso de una pulgada cubica 
de cada una de estas maderas. Esle trabajo fue debido al teniente coronel de artilleria, D. .lose Maria Calleja, 
que le tuvo inedito desde el ano de 1818 que bizo las experiencias. El coronel de ingenieros D. Juan Pio 
de la Cruz, lc enriquecid con las indicaeiones del peso especifico. Pero, en ninguna de estas relaciones se 
hallaban las correspondencias bolanicasde los nombres vulgares. 

Hablando en otra ocasion ' de las plantas cubanas, hemos dicholasdificultades que ofrecia la averiguacion 
de las correspondencias vulgares, porque los liombres del carapo dan muchas veces el mismo nombre a vege- 
tales diversos en la realidad, aunquesemejantes en las hojas, en la maderay en careateresde segundodrden ; 
otras veces distinguen con denominaciones estrarias plantas idcnlicas; las mas confundeu y alteran, cambian 
y corromnen los tales nombres, y en algunas no saben el norabre vulgar d realmente no le tienen las planlas. 

Por lodas eslas causas resulta dificilisima su averiguacion d es realmenle imposible, como bcmos recono- 
cido en niuchas de las especies que determinamos y que carecen dc nombre vulgar en la Isla de Cuba. 

' Geografia dela Isla de Pinos, 6 Notas liidiograficas, topograficas, elc, que acompaiiaron la Carta de dicha Isla, llabana, 1830. 
^ Discurso sohrc los medios de conatiirali:-or i/ projiaaar en Es;mfia los cedros de la lliilmna ij otros lirboies iisl ite conslruccion 
como de mailcras curiosas y ^rutates. 

^ Niimero 9" do los Anales de ciencias, agricullnra. conercio y artes. — Hal)an.i. 

BOTAtSlCA. S 



* 



30 



INTRODUCCION. 



'(iV 



I 



Ademas de estos iDconvenienles, la coniparacion de las listas de maderas qiie nos remitieion de Cuba, de 
Baracoa, do Holguin, de Nuevitas, etc, con los trozos y tabletas de nuestra coleccion, nos dieron a conocer 
que niuclias, siendo idenlicas, llevan en aquellos distritos nombres absolutamenle diversos que en la juris- 
diccion dc la Habana, y que al mismo tiem|io faltaban en las listas mucbos de los nombres usuales en esta. 

El [irimero Catlllogo que lia salido a luz de plantas cubanas con las correspondancias botanicas, fue el qne 
redactaraos e inserlamos en ei cilado n" 9° de los Anales dc Ciencias. Siete afios despues , c ya nias enri- 
quecidos con las coraunicaciones de nuestros corresponsales de la Isla de Cuba y de Europa , dimos ii luz 
en el n" XVIII del Jpendicc a tas Memorias de la Inslitucion agronoma de la Habana. j bajo el titulo de 
Plantas usuales de i.os cubanos, un catalogo nuiclio inas nunieroso, comprensivo de mas de 400 espeeies 
distribuiilas en secciones, segun los usos de las plantas '. Pero en el no insertamos nias que las conocidas 
con denominaciones bot,-inicas. Resta aun por averiguar si todos los deinas nombres vulgares que liemos 
reunldo, y de los cuales insertanios algunos al lln de nueslra lista de 1827, se reOeren 6 no ii 
diferentes. 



espccies 



Refiriendonos ahora al berbario qne, por todos estos medios reunimos, ya dijiraos en la pa"ina 8, que se 
hallaba distribuido en paquetes referentcs a las diversas berborizacioncs que hiciinos. Aliora afiadiremos 
que tambien habia paquetes duplicados de todas las remesas que habiamos dirigido li M. de Candolle, y por 
lillirao. otros muehos de los diversos envios de la Vuelta de abajo y de las comarcas del inlerior, que no 
hemos visitado. Todo esto hacia tres drdenes de colecciones, cuyas notas se liallaban, con relerencia ,'i nii- 
meros, en los diarios de nuestras excursiones, en la correspondencia con los Senores dc Candolle Mercier 
y Moricand, y eu las cartas de nuestros colaboradorescubauos. Estadistribucion debia suministrarnos, cn lo 
sucesivo, amplia materia pararefIe.vioues y comparaciones importantcs sobre los fendraenos de la veoetacion 
cubana, y la aclaracion de muclias dudas y la rectiKcacion dc las determinaciones beclias, mncbasveces con 
demasiada premura cn Ginebra, con la idea de enriqueccr el Podromus con las espccies nuevas que remitia- 
mos. Todo esto hubierasido muy facil, pues las cartas mencionaban las plantas por los niimeros que lleva- 
ban las rauestras, lo cual perraitia, en todo tiempo, comparar las frascs cspecificas publicadas en Europa con 
los tipos doblcs que babiamos conservado. Pero ya indicamos, en la misma citada pagina, que la malhadada 
idea de destruir todos nuestros primitivos paquetes, para formar una sola serie conforme al sistema de fanii- 
lias, introduciendo una gran confusion en los niimeros de las inuestras, hizo perder lodo el fruto que espe- 
rahamos sacar de nnestras notasy correspondencia. 

La coleccion de lierbario que hemos traido, fue despues aumentada con varias especies criptogamicas nue 
nos remitid el laborioso D. Pedro Auber, con las especics halladas por los Sefiores P«ppig y Lindley cn la 
partc oriental de la Isla de Cnba, y que tuvieron la bondad de comunicar i nuestro colaborador M. Richard 
y en fin con varias orquideas vivas remitidas de la Habana al mismo, por su amigo cl doctor Belot , y que 
florecieron en el jardin de la Facultad de Mcdicina dc Paris. 

Al confiar nucstro berbario de fanerogamas a M. Richard, encargandole absolutamentc dc la clasificacion 
y descripcion, le cntregamos tambien gian nuraero de nuestras notas sobre las localidades, las propiedades 
y aplicaciones. 

Nuestras frecuentes ausenciasde Paris- paradesempenar diversas misiones de nuestro pais y de nuestro 
Gobierno, nos irapidicron estar a la mira, ya para evitar, cn la nueva distribucion de las muestras en familias, 
la confusion de niiraeros que dcploramos, ya para aclarar las dudas que, por esta causa, ocurian i cada mo- 
mento i nuestro amigo , para refcrir a aquellas las notas que le habiamos dado. Esto unido a la estrecbez 
dc los limilcs en que cra preciso concentrar las descripcioncs botanicas, produjd la omision de muchas de 
aquellas noticias que bubieran debido hallar su silio al fin dc las descripciones. De todos modos, la serie dc 
plantas que en la presente obra forman laFlora Cubana conocida, es ya bastante interesante, como se puede 
juzgar por el siguiente : 



' Algunos escritores cuhanos puiUcaion, despues dc nosotros, catMogos dc planlas Cubanas cnii coirespondoncias botftnioas 
oimliendo citar la fuente de donde lomaban 6 roproducian seraejnnles lislas. 

' Eslas ausenoias y viajes conlinuos nos Impldieron tambien vigilar la traducoioii del texto Iranoes al espaftot v ooiriBir un 
gran numero de enatas de impienta que desgiaciadamente lleva la presente secciou. 



I 



EPITOME DE LA FLORA CUBANA. 



FANEROGAMIA 



RANUINCIILACE^. 

CLEMATIS havanensis. — Rnnth. 

— pallida. — Rich. (nob.) 

— Catesbyana. — ■ Pursh. 

— Dominica. . — Lam. 

DILLEIVIACEjE. 

DAVILLA SagrKana. — Rich. (7106.) 

— ciliata. — Rich. (nob.) 
CURATELLA americana. — L. 
TETRACERA Posppigiana. — Schlech. 

ANONACEiE. 
ANONA muricata. — L. 

— palustris. — L. 

— squamosa. — ■ L. 

— bulata. — Rich. (nob.) 

— cherimolia. — Mill. 

— reticulata. — ■ L. 

— glabra. — L. 
XILOPIA Cubensis. — Rich. (nob.) 

— obtusifolia. — Rich. (nob.) 
UVARIA neglecta. — Rich. (nob.) 
OXANDRA laurifolia. — Rich. (nob.) 

— virgata. — Rich. (nob.) 
CISSAMPELOS caapeba. — L. 

NYMPILEACEA. 

NYMPH/EA ampla. — D C. 

PAPAVERACE.E. 

ARGEMONE Mexicana. — L. 
BOCCONIA frutescens. — L. 

CRUCIFER/E. 

CAKILE maritima. — Rich. 
LEPIDIUM Virginicum. — L. 

CAPPARIDE/E. 

CLEOME pentapliylla. — L. 

— Cubensis. — Rich. (nob.) 



CAPPARIS cynophallophora. — L. 

— emarginata. — Rich. (nob.) 

FLACOURTIAN.EA. 

BIXA orellana, — L. 
L/ETIA apetala. — Jacq. 

— longifolia. — Rich. (nob.) 

— crenata. — Rich. (noii.) 
ZUELANIA lajtioides. — Rich. (nob.) 

VIOLARIE/E. 

HYBANTHUS Havanensis. — Jacq. 
DROSERACE/E. 

DROSER\ incisa. — Rich. (nob.) 
POLYGALE^. 

POLYGALA paniculata. — L. 

— stellera. — ■ DC. 

— peduncularis. — Rich. (nob.) 
SECURIDACA volubilis. — L. 

— virgata. — Sw. 

FRANKENIACE/E. 

SAUVAGESIA erecta. — L. 

CARYOPHYLLE/E. 

MOLLUGO bellidifolia. — Sering. 
ARENARIA serpens.— Rnnth. 

MALVACE/E. 

MALVA Americana. — L. 

— tricuspidata. — Aiton. 

— leprosa. — Ortega. 
MALACHRA capitata. — L. 

— ciliata. — Poiret. 
URENA sinnata. — L. 

— Swartii. — ■ DC. 
PAVONIA spinfe.t. — Cav. 

— typhatea. ■ — Cav. 

— linearis. — Rich. (nob.) 



m 



j 



INTRODUCCION. 



I 



_ intermedia. — Rich. {nob.) 

— raceiBOsa. — Sw. 
MALVAVISCUS Sagra;anus. — Rich. (1106.) 

_ pulvinatus. — Rich. {nob.) 

HIBISCUS pentaspermum.Bertero.Var lobata. 
— Rich. {nob.) 

— Syriacus. — L. 

_ costatus. — Rich. {nob.) 

— Cubensis. — Rich. {nob. ) 

— esculentus. — L. 

_ cryptocarpus. — Rich. (iioii.) 

— mutabilis. — L. 

— Phffiniceus. — L. 

— truncatus. — Rich. {nob.) 
PARITIUM elatura. — Rich. (nob.) 
GOSSIPIUM. Sp. var. 

ANODA hastata. — Cav. 
ABUTILON periplocasfolium. — Rich. (1106.) 
triquetrum. — Rich. (1106.) 

— lignosum. — Rich. [nob.) 

— confertiflorum. — Rich. (Jioii.) 

— hirtum. — Rich. {nob.) 

— trichodum. — Rich. (nod.) 
GAYA atlinis. — Rich. {nob.) 
BASTARDIA viscosa. — Kunth. 
SIDA spinosa. — L. 

— lanceolata. — Rich. (1106.) 

— obtusa. — Rich. {nob.) 

— carpinifolia. — L. 

— involucrata. — Ricli. {nob.) 

— rhombifolia. — L. 

— dumosa. — Sw. 

— urens. — L. 

— glutinosa. — Cav. 

— multillora. — Cav. 

— paniculata. — L. 

— pilosa. — Cav. 

— hederffifolia. — Cav. 

BOMBACEyE. 

HELICTERES trapezifolia. — Rich. {nob.) 
— furfuracea. — Rich. (noii.) 

PACHIRA emarginata. — Rich. {nob.) 

— aquatica. — Aublet. 
ERIODENDRON anfractuosum. — DC. 
OCHROMA lagopus. — Sw. 

BUTTNEKIACEiE. 

THEOBROMA Cacao. — L. 
GUAZUMA tomentosa. — Kunth. 

— parvifolia. — Rich. {nob.) 
MELOCHIA pyramidata. — L. 

— nodiflora. — Sw. 

— hirsuta. — Cavan. 



— depresa. — L. 
WALTHERIA Americana. — L. 
PENTAPETES Plwnicea. — L. 

TILLlACEyE. 

CORCHORUS siliquosus. 
TRIUMPHETA heterophylla. — Laui. 
_ rhomboidea. — Jacq. 

— hispida. — Rich. {nob.) 

_ grossulariffifolia.— Rich. (1106.) 

BELOTIA grevirefolia. — Ricli. (nob.) 
LUHEA platypetala. — Rich. {nob-) 
PROCKIA crucis. — L. 

_ tomentosa. _Ricli. (no/).) 

TERNSTROEHnACEE. 

TERNSTROEMIA peduncularis. — DC. 

_ obovalis. — Rich. (nob.) 

LAPLACEA Curlyana. — Rich. {nob.) 

OLACBXE^. 

XIMENIA Americana. _ L. 

AURANTIjVCE/E. 
GLYCOSMIS heteropliylla. - Rich. {nob., 
CITRUS limonum. — Risso. 

— vulgaris. — Hisso. 

HYPEBICEVEiE. 

HYPERICUM styplielioides 

arenarioides. — Rich. {nob.) 

— galioides. — Lam. 

Gl)TTIFER/E. 

CLUSIA rosea. _ L. 

— alba. — L. 
MAMMEA Americana, — L. 
CALOPHYLLUM cilaba. — Jacq. 

CilNELLACEyE. 

CANELLA alba. — Murray. 

MARCGRAVIACE/E. 
MARCGRAVIA umbellata. _ L. 

HIPPOCRATEACE/E. 
HIPPOCRATEA integrifolia. _ Rich. {nob.) 

ERYTHROXYL ACEVE . 
ERYTROXYLUM brevipes. — DC. 

_ spinescens. _ Rich. {nob.) 

_ alaternifolium. — Rich. (n.) 

— Havanense. — Jacq. 

— obtusum. — DC. 
_ rufum. — ■ Cav. 

_ afTme. — Rich. (noii.) 



iMHtf 



INTRODLICCION. 



33 



MALPIGHIACE/E. 

TRIOPTERIS rigida. — Sw. 
HliTEROPTERIS laurifolia. — Ad. de Juss. 
BANISTERIA pauciflora. — Kuntli. 
STIGMAPHYLLON Sagrajanuivi. — Ad. de 
Juss. {noh.) 

— reticulatum. — Ad. de 

Juss. (noi.) 

— diversifolimn. — Runtli. 
SPACHEA parvitlora Ad. de Juss. (noh.) 

— Ossana. — Ad. de Juss. (noh.) 
BYRSOi^IMA crassifolia. — DC. 

— cinerea. — DC. 

— Cubensis. — Ad. de Juss. (1106.) 

— lucida. — Ivuntli. 
MALPIGHIA urens. — L. 

— glabra. — L. 

— coccifera. — L. 

SAPINDACEiE. 

CARDIOSPERMUM ferrugineum. — Rich. (n.) 
SERJANIA paniculata. — Kuntli. 

— Ossana. — DC. 
SAPINDUS saponaria. — L. 
SCHMIDELIA nervosa. — Rich. (1106.) 

macrocarpa. — Ricb. (noh.) 

— cominia. — ■ Sw. 

CUPANIA glabra. — Sw. 

— multijuga. — Rich. (1106.) 

— tomentosa. — Sw. 

— triquetra. — Ricli. [noh) 

— juglandifolia. — Rich. (nob.) 
_ niacrophylla. — Rich. (noh.) 
oppositifolia. — Rich. (noh.) 

HYPELATE paniculata. — Cambess. 
MELICOCCA bijuga. — L. 
VALENTINIA ilicifolia. — Sw. 

MELIACEiE. 

TRICHILIA spondioides. — Jacq. 

_ Havanensis. — Jacq. 

_ minor. — Rich. (noh.) 
GLIAREA trichiloides. _ L. 
SWIETENIA maliogoni. — L. 
CEDRELA odorata — L. 

AMPELIDE/E. 

CISSUS sicyoides. _ L. 

_ intermedia. _ Rich. (noh.) 
VITIS Caribapa. — DC. 
AMPELOPSIS quinquefolia. _ Rich. 



OXALIDACE^. 

OX/VLIS corniculata. — L. 

— intermedia. — Ricb. {?io6.1. 

— violacea. — L. 

RUTACE^. 

TRIBULUS maximus. — L. 

— cistoides. — L. 
GUAIACUM ofliciriale. — L. 

— verticale. — Ortega. 
GALIPEA Ossana. _DC. 
LEMONIAspectabilis. — Lindley. 
ZANTHOXYLUM coriaceum. — Ricli. (nob.) 

— bombacifolium._Ricb.(ii ) 

— dumosum _ Rich. (1106.) 

— ternatum. — Sw. 

— tKdiosum._Ricb. (iiol) ) 
-. pterota. — Kuntb. 

_ lanceolatum. _Poiret. 

— juglandifolium. — Wild. 

SIMARUBE^. 

SIMARUBA glauca. _ DC. 

OCHNACEi-E. 

GOMPHIA iiicifolia. _ DC. 

— acuminata. — DC. 

_ alaternifolia. — Rich. (1106.) 

— elliptica. _ Rich. (noi.) 
EL.EDENDRON altenuatum. _ Rich. (nob.) 
MYGINDA uiagoga. _ Jacq. 

— ilicifolia. — Lam. 
MONTEVERDIA buxifolia. _ Ricb. (nob ) 
CELASTRUS parviflorus. _ Rich. (1106.) 
ILEXcassine. — Aiton. 

_ minutiflora. — Ricb. (1106.) 

RHAMIVE/E. 

ZIZIPHUS spina Christi. _ Wild. 
_ Ilavanensis. _Iuinth. 
COLUBRINA ferruginea. — Ad. Broiig. 
reclinata. _ Ad. Brong. 

— Cubensis. — Ad. Brong. 
GOUANIA Dominguensis. _ L. 

_ tomentosa. — Jacq. 

SAHnDE^. 

CASEARIA spinosa. — Wild. 
ramillora. — Vahl. 

— alba. — Ricb. (nob ) 
_ sylvestris. — Sw. 
_ parviflora. — Wild. 
_ hirsuta. — Sw. 



34 



INTRODUCCION. 



\l 



TEREBIIVTHACE/E. 

ANACARMUM Occiclentale. — Jacq. 
MANGIFERA Indica - L. 
COMMOCLADIA dentata. — Jacq. 
PICRAMNIA penlandia. — Sw. 
RHUS metopium. — L. 
SPONDIAS purpurea. — L. 

— lutea. — L. 
ICICA copal. — Ricli. (nob.) 

— Edwigia. — Rich. (nob.) 
BllRSERA gummifera. — Jaoq. 
AMYRIS maritima. — Jacq. 
— silvitica. — Jacq. 

LEGiraniVOS.E. 

SOPHORA tomentosa. — L. 
JIYROSPERNUM Toluiferum. — Ricli. 
CROTALARIA retusa. — L. 

— litoralis. — Kuntb. 

— pumila. — Ortega. 

— incana. — L. 
INDIGOFERA argentea. — L. 

Afiil. — L. 
— . tinctoria. — L. 

— C3'tisoides. — Tliunb. 

— ternatea. — L. 
CLITORIA. 

CENTROSEMA Plumieri. — Benth. 

— Virginiannm. — Bentli. 

— intermedium. — Ricli. (nob.) 

— ferrugineum. — Rich. (nob.) 

— pascuorum. — Mart. 
NEUROCARPUM angustifolium. — Kunth. 
GALACTIA Cubensis. — Kunth. 

— parvifolia. — Rich.()io/).) 
BARBIERA polyphylla. — DC. 
DALEA mutabilis. — Wild. 
TEPHROSIA cinerea — Pers. 
LOiNCHOCARPUS sericeus. — Kunth. 

— latifohus. — Kunth. 

— maculalus. — DG. 
SESBANIA Occidentalis. — Pers. 
AGATI grandiHora. — Desv. 
ZORNIA Havanensis. — Rich. (nob.) 
STYLOSANTHES viscosa. — Sw. 

— humilis. — Kunth. 
iESCHlNOMENE Americana. — L. 

— sensitiva. — Sw. 
DESMODIUM glabellum. — DC. 

— incanum. — DC. 

— tortuosum. — DC. 

— scorpiunis. — Desw. 

— triHorum. — DC. 



ABRUS prajcatorius. — L. 
RHYNCHOSIA minima. — DC. 

— phaseoloides. — DC. 

— reticulata. — DC. 
PHASEOLUS crotalaroides. — Alartius. 

— tubcrosus. — Lour. 
DOLICHOS sesquipedalis. — L. 
VIGNA villosa. — Savi. 

— vexiUata. — Rich. (nob.) 
LABLAD vulgaris. — Savi. 
PACHYRHIZUS angulatus. — Rich. 
STENOLOBIUM cajruleum. — Bentham. 
CANAVALIA obtusifoUa. — DC. 

— ensiformis. — DC. 
MUCUNA urens. — DC. 

— pruriens. DC. 
CAJANUS bicolor. — DC. 
ERYTHRINA corallodendron. — L. 

umbrosa. — Kunth. 

— crista-galli. — L. 
ARACHIS hypogffia. — L. 
ECASTAPHYLLUM Brownei. — Pers. 
PTEROCARPUS gummifer. — Bertero. 
BRYA ebenus. — DC. 

SWARTIA multijuga. — Rich. (nob.) 
MIMOSA pudica. — L. 
ADENANTHERA pavonia. — L. 
ACACIA pauciflora. — Rich. (nob.) 

— cornigera.— Wild. 

— Valenzuelana. — Rich. (noii.) 

— formosa. — Kunth. 

— iusularis. — Rich. (1106.) 

— arborea. — Wild. 

— lebbek. — Wild. 

— propiuqua. — Rich. (nob.) 

— liltoralis. — Rich. (nob.) 

— leucocephala. — Link. 

— lentiscifolia. — Rich. (nob.) 

— inicrocephala. - - Rich. (nob.) 
IiNGA hi.\tris. — Rich. (nob.) 

— unguis-cati. — Will. 

— obovalis. — Rich. (nob.) 
ENTADA gigalobium. — DC. 
DESMANTHUS strictus. — Bertol. 

— comosus. — Rich. (no6.) 
ANDIRA inerniis. — Kunth. 
MORINGA pterygospeiina. — Gojtn. 
GUILANDINA bonduc. — Ait. 
C.-ESALPINIA bijuga. — Sw. 

— horrida. — Rich. (nob.) 

— crista — L. 
POEPPIGIA excelsa. — Rich. (nob.) 
POINCIANA pulcherrima. — L. 



i 



1 



HMta 



INTliODUCCION 



H/EMATOXYLUM Campechiaiium. — L. 
PARKINSONLV aculeata. — L. 
TAMARINDUS Iiulica. — L. 
CASSIA fistula. — L. 

— Brasiliana. — Lam. 

— grisea. — Rich. {nab.) 

— bicapsularis. — L. 

— alata. — L. 

— Occidentalis. — L. 

— tora. — L. 

— sericea. — Sw. 

— clirysotriche. — Collaclon. 

— biflora. . — L. 

— chrysophylla. — Riclj. {iwl>.) 

— hispida. — CoUadon. 

— rotundifolia. — Pers. 

— cuneata. — DC. 

— grammica. — Spreng. 

— chamKrista. — L. 

— patelaria. — DC. 
COPAIFERA hymenKfolia. — Moric. 
P.AUHINIA lieterophylla. — Kunth. 
HYMEN.EA Courbaril. — L. 
CYNOMETRA Cubensis. — Rich. {mb.) 
BELAIRIA spinosa. — Rich. {nob.) 

ROSACE/E. 

CHRYSOiiALANUS Icaco. — L. 
HIRTELLA nitida. — Wild. 
CERASUS Occidentalis. — Loiseletir. 

COMBRETACE/E. 

BUCIDA bucerus. — L. 

— angustifolia. — DC. 

— capitata. — Vahl. 
TERMINALIA catappa. - L. 

— eriostachia. — Rich. {iioi).) 

CONOCARPUS erecta. — Kunth. 
LAGUNCULARIA racemosa. — Goet. 
POIVR.E eriopetala. — DC. 
CHICHARRONIA interraedia. — Rich. (?iot.) 

ONAGRARLE. 

JUSSI/EA peploides — Kunth. 

— ramulosa. — DC. 

_ Sagra^ana. — Rich. {nob.) 

— octonervia. — Lam. 

— octofolia. — DC. 

— hirta. -- Vahl. 
ISNARDIArepens. — DC. 
OENOTHERA rosea. — Atiou. 

RHIZOPHORE.E. 

RHIZOPHORA mangle. - L. 



LYTURARIE/E 

AMMANIAsagittata. - DC. 

— sanguinolenta. — S\v. 
LYTHRUII hyssopifolia. — L. 
CUPHEA Swartzana. — Spreng. 
GINORIA Americana. — Jacq. 

MELASTOMACE/E. 

CHiETOGASTRA Havanensis. — DC. 
ARTHROSTEMM.i Cubense. — Rich. {iwb.) 
CLIDEMIA Valenzuelana. — Rich. {nob.) 

— crenata. — DG. 

— lanata. — DC. 

— spiccata. — DC. 
CALYCOGONIUM Cubense. — Rich. {nob.) 
CONOSTEGIA suhhirsuta. — DC. 

— semicrenata. — Sering. 

— ■ acutidentata. — Rich. {nob.) 

PACHYANTHUS Cubensis. - Rich. {nob.) 
NAUDINIA argyrophylla. — Rich. {nob.) 

— clirysopliylla. — Rich. {nob.) 
MICONIA pyramidalis. — DC. 

— delicatula. — Rich. (iio!).) 

— elata. — DC. 

— impetiolaris. — Dou. 

— auricalata. — DG. 

MYRTACE/E. 

MOURIRIA rayrtilloides. — Poiret. 

— Valenzuelana. — Rich. (1106.) 
CALYPTRANTHES syzygium. — Sw. 

— chytraculia. — S\v. 

PSIDIUM pyriferum. — L. 

— ■ poraiferum. — L. 

— guayabita. — Rich. {nob.) 
EUGENIA ligustrina. — Wild. 

— brevipes. — Ricli. {nob.) 

— niicrophylla. — Ricli. {nob) 

— rigidifolia. — Rich. (110(1. ) 

— phyllireKfolia. — Uich. (iioli.) 

— heterophylla, — llich. (iiofi.) 

— tuberculata. — DC. 

— sessiUllora. — DC. 

— fararaeoides. — Rich {nob.) 

— verrucosa. — Ricli. {nob.) 

— baruensis. — Jacq. 

— guayabiUo. — Rich. {nob.) 

— ferruginea — Ricli. (1106.) 

— jambos. — L. 

— pimenta. — DC. 

— Valeiizuelana. — Rich. (iioii.) 

PASSIELORE/E. 

PASSIFLORA holosericea. - L. 



36 



PASSIFLOBA niinima. — L. 
_ multillora. — L. 
pubescens. — K.antli. 

— rubra. — L. 
_ coriacea. — Rich. {nob.) 

— quadrangularis. — L. 

— incarnata. — L. 

— pedata. — L. 
_ ciliata. — Ait. 

TlHUVERACEiE. 

TURNF.RA ulmifolia. — L. 
PIRIQUETA jonidioides. — Ricli. (iioii.) 

CUCUKBITACEiE. 

LUFFA acutangula. — Sering. 
BRYONIA Americana. — Lam. 

— racemosa. — Sw. 
MO.MORDICA balsamina. — L. 
SECHlUiM edule. - Sw. 
TRICERATIA bryonioides. — Ricb. (nod.) 

PORTULACE/E. 

TRIANTHEMA monogyna. — L. 
PORTULACA microphylla. Ricli. {nob.) 
SESUVIUM portulacastrum. — L. 

— revolutifolium. — Ortega. 
micropliyllnm. — Wild. 

TALINUM patens. — AVild. 
CLAYTONIA perfoliata. — Dou. 

PHYTOLACE/E. 

RIVINA humilis. — L. 
TRICHOSTIGMA rivinoides. - Rich. (nob.) 
PETIVERIA alliacea. — Wild. 
PHYTOLACCA decandra. — L. 
STEGNOSPERIMA Cubense. ~ Rich. (nob.) 

CACTE^. 

PERESKIA aculeata. — Haworth. 

— portulaca;folia. — Haw. 
RIPSALIS cassytlia — Goetn. 

UMBELLlFERiE. 

HYDROCOTYLE umbellata. — L. 

— leptostachya. — Rich. 

— ranunculoides. — L. 
ERYNGIUM foetidum. — L. 

arallicej*;. 

PANAX undulata. — Aublet. 
HEDERA arborea. — Sw. 



INTRODUCCION. 

LORAINTHACE^. 

VISCUM buxifolium. — Lam. 

— tereticaule. — DC. 

— tetragonuni. — DC. 
LORANTHUS uniilorus. — Jacq. 



RUBIACE^. 

HILLIA longiflora. - Sw. 
EXOSTEMA Caribajum. — Rffim- o' Sch. 
_ longidorum. — Rcem. et Sch. 
_ parvidorum. — Rich. 
_ iloribunduui. — Rrem. 

nerifolium. — Rich. {nob.) 
MANETIA Havanensis. — Kanth. 
CALYCOPHYLLUM candidissimum. — DC. 
AMAIOVA fagifolia. — Desf. 
TOCOYENA Havanensis. — Rich. (nob.) 
GENIPA Americana. — L. 

— pubescens. — DC. 
CASASIA calophylla. — Rich. (nob.) 
GARDENIA Sagrajana — Rich. (nob.) 
GONIANTHES Lindeniana. — Rich. (nob.) 
_ Sagrojana. — Ricb. (not.) 

COCCOCYPSILUM repens. — Sw. 
CATESB.EA latifolia. — Lindley. 

_ longispina. — Rich. (nob.) 
_ macrantlia. — Rich. (nob.) 
RONDELETIA odorata. — Jacq. 
Americana. — L. 

— microdon. — DC. 

alaternoides. — Rich. (1106.) 

— Iffivigata. — Ait. 

_ Lindeniana. — Rich. (nob.) 

_ peduncularis. — Rich. (nob.) 

— Berteriana. — DC. 

— leptacantha. — DC. 
HEDYOTIS glomerata. — Ellis. 
RACHICALLIS rupeslris. — DC. 
GONZALEA spicata. — DC. 

brachyantha. — Rich. (nob.) 

— leptantha. — Rich. (iio6.) 
HAMELIA patens. — Jacq. 

— chrysantha. — Sw. 
_ brevillora. — Rich. (nob.) 
ALIBERTIA edulis. — Rich. 
ECHINODENDRUM campanulatum. — Rich. 

(nob.) 
MORINDA rojoc. — L. 

_ ferruginea. — Rich. (no6.) 
GUETTARDA Havanensis. — DC. 

— ambigiia. — DC. 

— odorata. — Lam. 

_ Valenzuelana. — Rich. (uob.) 



jate^li^ 



INTRODUOCrON. 



37 



GUETTARD.V Liiuleniana. — Ricli. (nob.) 

— rlgida. — Ricli. (nob.) 

— calyptvata. — Ricli. (nob.) 

— resinosa. — Pers. 
MELANEA lucida. — Rich. 

— dicliotoma. — Ricli. (nob.) 
CHIONE Cubeiisis. — Ricli. (nob.) 
ERITHALIS fruticosa. — L. 

— angustifolia. — DC. 

— pentagona. — DC. 
SIDEROXYLUM floribundum. — Ricli. (1106.) 
CIOCOCCA racemosa. — Jacq. 
FARAMEA occidentalis. — Rich. 
COFFEA Arahica. — L. 

RONAB^A didymocarpos. — A. Ricli. 
PSYCOTRIA chimarroides. — DC. 

— Brownei. — Spreng. 

floribunda. — K-unth. 

glaucescens. — Kunth. 

— ptibescens. — Sw. 

— Berteriana. — DC. 

involucrata. — Rich. (nob.) 

— obovalis. — Rich. (nob.) 

— tubulosa. — Rich. (nob.) 

— hei'bacea. — L. 
PALICUREA crocea. — DC. 
CEPH.ELIS muscosa. — Sw. 
SPERMACOCE tenuior. — L. 

_ Portoricensis. — Balbis. 

— tetraquetra. — Rich. (nob.) 

— microcepbala. —Rich. (110(1.) 
regida. — Kunth. 

— obscura. — DC. 
CRUSEA rubra. — Cham. et Sch. 
RICHARDSONIA Cubensis. — Rich. (nob). 
MITRACARPUM Sagrajanum. — DC. 

_ linearifolium. — Rich. (nob.) 

_ diodioides. — Rich. (nol). ) 

_ cr.issifolium._Rich. (nob.) 



SYlXANTHER/li:. 



- Gffitii. 



SPARGANOPHORUS Vaillantii, 
VERNONIA Havanensis. — DC. 

menthffifolia. _ Lessing. 

— Sagrasana. — DC. 

_ Valenzuana. _ Rich. (nob.) 

_ giiapbalifolia. _ Rich. (nob.) 

LACHNORHIZA piloselloides. — Rich, 
ELEPHANTOPUS mollis. — Kunth. 
DISTREPTUS spicatus. _ Cass. 
LAGASCEA mollis. _ Cav. 
PECTIS prostrata. — Cavan. 
_ floribunda. — Rich. (nob.) 

BOIANICA. 



nob.) 



PECTIS ciliaris. _ L. 

LORENTEA Cubensis. -Rich. (1106.) 

AGERATUM conyzoides. — L. 

— niatricarioides. — Lessing. 

PHANIA multicaulis. _ DC. 
arbutifolia. — DC, 
KUHNI.V rosmariuifolia. — Vent. 
CRITONIA pseudodalea. _DC. 
HEBLECLINUM macrophyllum. — DC. 
EUPATORIUM odoratum. _ L. 

— heterophylUim. _Rich. (nob.) 

— reticulatum. — Rich. (nob ) 

— conyzoides. — Vahl. 

— Ossceanum. — DC. 

— repanduni. — Wild. 

— iva?foIicum. — L. 
— . aromatisans. — DC. 

— trichosanthum._Rich. (nob.) 

— nudiflorum. _ Rich. (110(1.) 

— villosum. — Rv. 

— Cubense. — DC. 

— cynanchiformm . — DC. 
_ Havanense. — Kunth. 

_ ca!llidifolium. — Laniarck. 

_ Lindenianum. — Rich. (110(1.) 

— coronopifolium. — "VVild. 

— glumaceum. — DC- 

— Preppigii. — Spreng. 
MIK.AN1A nodosa. — Spreng. 

_ deltoides. _ Pceppig. 

— Homtonis. — Wild. 

— attenata. — DC. 

— batatffifolia. — DC. 

— tamoides. — DC. 

— congesta. — DC. 

— gonoclada. — DC. 

— convolvulacea. — DC. 
Pojppigii. — Spreng. 

— mollis. _ K-unth. 

_ ranunculifolia. — Rich. (nob.) 
TRIPOLIUH augustum. — Lindl. 
ERIGERON Canadense. — L. 
SOLIDAGO Lindeniana. _ Rich. (nob) 
GRANGEA Maderaspatana, — Poir. 
CONVZA oblusa. _ Kunth. 
BACCARIS halimifoha. — L. 
PLUCHEA glabrata. _ DC. 

odorata. — Cass. 

_ purpuracens. _ DC. 
liORRICHIA arborescens. — DC. 

argentea. — DC. 

ECLIPTA erecta. — L. 
ELVIRAbillora. — DC. 



L 



38. 



Il^ 



CLIBADIUM Havaiiense. — DC. 
PARTHENllIM liysteropliorus. — S. 
XANTHIllM macrocarpum. — DC. 
AMBROSIA cristlimifolia. - DC. 

— paniculata. — Ricli. 
PINILLOSI A tetranlhoides. — DC. 
IVA clieirantliifolia. — Kuntii. 
WEDELIA carnosa. — Hicli. 

_ gracilis. — Rich. 

_ veronicifolia. — Rich. [nob.] 

— reticulata. — DC. 

— acuminata. — DG. 

— serrata. — Rich. 
MELANANTHERA hastata. — Rich. 

_ deltoidea. — Rich. 

_ angustifolia.— Rich.()ioi). 

WULFIA Havanensis. — DC. 
VIGUIERA heliantlioides. — Kuntli. 

— uiicrodine. — DC. 
BIDEUS rubifolia. — Kunth. 

— cynapifolia. — Kunth. 
COSMOS caudatus. — Kuntli. 
VERBESINA alata. — L. 

_ serrata. — Cav. 

SPILANTHES oleracea. _ Jacq. 
— insipida — Jacq. 

XIMENESIA encelioides. — Cav. 
STNEDRELIA nodillora. — Go!tn. 
CHRYSANTELLUM procumbens. — Ricli. 
FLAVERIA contraherba. — Pers. 

— linearis. — Lag. 
LEBETINIA cancellata. _ Cass. 
TETRACANTHUS linearifolius.— Rich. ()iob, 
POROPHYLLUM elipticum. — Cass. 

— ruderale. — Gass. 

TRIDAX procunibens. — L. 
EGLETES viscosa. — Lessing. 
NEIROLENA lobata. — R. Broivn. 
ERECHITES hieracifolia. — DC. 
SENECIO discolor. - DC. 
ANARTRAPHIA ilicifolia. — Dow. 
LERIA leiocarpa. — DC. 
TRIXU Havanensis. — Spreng. 



INTRODUCCION. 

GESIMERIACE/E. 

RVTIDOPHYLLUM crenulatum. — 
CONRADIA humilis. — Mart. 
BESLERIA pulchella. — Don. 
ALLOPLECTUS cristatus. — Marl. 
COLUMNEA scaudens. — L. 



DC. 



LOBIBIAC^. 

SIPHOCAMPYLUS Gubensis. — Rich. 
LOBELIA cliffortiana. _Wild. 

— salvifolia. — Rich. (nofe.) 
ISOTOMA longiflora. — Presl. 

GOODENOVIACEiE. 

SCOEVOLA Plumieri. — Vabl. 



(nob.) 



VACCBMIACE^. 

THIBAUDIA Cubensis. — Ricb. (no!>). 
ERIACE/E. 

LEUCOTHOE myrsinefolia. — Rich. (no!).) 
atfmis. — Bich. {nob.) 
— glandulosa. — Rich. (iio!'.) 

_ latifolia. _ Ricb. (noii) 

CLETRA Cubensis. — Rich (not.) 

GYRILLA Antillana. — Rich. 

JASimNACE/E. 

CHIONANTHUS compacta. — Sw. 
HIYRSHVBACEiE. 

MYRSINE Cubana. — Alp. DC. 

_ coriacea. — Rcem. et Sch. 
ARDISIA Cnbana. — AIp. DC. 
ICACOREA dentata. — Alp. DC. 
WALLENIA laurifolia. — Sw. 

THEOPHRASTACE.E. 

JACQUINIA Berterii. — Spreng. 

linearis. — Jacq. 

ruscifolia. — Jacq. 

SAPOTACE/E. 

CHRYSOPHYLLUM Cainito. — L. 

microphyllum. — DG. 

olivifiirme. — Lamar. 

DIPLOGALYX chrysophylloides. — Rich. 

(noh.) 
LUCUMA serpentaria. — Kunlh. 

— nervosa. — DC. 

— mammosa. — Gtetn. 

_ Valenzuelana. — Rich. (not.) 
SAPOTA achras. — Mill. 
SIDEROXYLON pallidum. — Spreng. 
BUMELIA nigra. _ Svv. 

— parvifolia. — DC. 
DIPHOLIS salicifolia. — AIp. DG. 

EBENACEiE. 

DYOSPYROS laurifolia. _ Rich. 
APOCYNACEiE. 

ALLAMANDA cathartica. — L. 



'n 



.'i L. 



L 



L^ 



INTRODUCCION. 



39 



ODONTOSTIGMA Galeotianum. — Ricli. (n.) 
RAWOLFIA iiitida. — L. 

— Cubana. — DC. 

— parvifolia. — Spieng. 

— canescens. — L. 
THEVETIA nerifolia. — DC. 
TABERN/EMOINTANA citrifolia. — L. 
PLLMERIA alba. — L. 
MALONETL.V Cubana. — DC. 
VINCA rosea. — L. 
CAMERARLV latifolia. — Jacq. 
FORSTERONLV corymbosa. — Meyer. 
ECHITES unibellata. — Jacq. 

_ littorea. — Kuntli. 

— crassipes. — Rich. (noii.) 

— repens. - Jacq. 

— rosea. — DC. 

— ferruginea. — R. 
. — Sagra^i. — DC. 

— biflora. — Jacq. 

— suberecta. — Jacq. 

_ Valenzuelana. — Rich. (jiod.) 

— cinerea. — Ricli. (nob.) 

— calycosa. — Rich. Inob.) 

— raacrocarpa. — Rich. (m)b.) 

ASCLEPIADACE/B. 

ASTEPHANUS Cubensis. — Kunth. 

_ ovalifolius. — Rich. (lioi).) 

METASTELMA parviflorum. — firown. 

Cubensis. — Decaisne. 

— linearifolium. — Rich. (nob.) 

SARCOSTEMMA clausum. — Rcem. et Sch. 
ASCLEPIAS curasavica. — L. 

— nivea. — L. 
OXYPETALLIM riparium. — Kunth. 
GONOLOBUS Cubensis. — Rich. (nob.) 
IBATIA maritima. — Jacq. 
FISCHERIA scandens, — DC. 

— Havanensis. — Dne. 
MARSDENIA agglomerala. Dne. 

_ aflinis. — Rich. (nob.) 

— elliptica. — Dne. 

_ longillora. - Rich. (nob.) 

_ satureiaiifolia. — Rich. (nob.) 

GENTIANNACE/E. 

EUSTOMA exaUatuni. _ Lamlt. 
ERYTR./EA ramosissima. — Pers. 
SCHULTESIA stenophylla. _ Mart. 
LISIANTHUS glandulosus. — Rich. (nob.) 
VOYRIA unillora. — Lamark. 
LIMNANTHENUM Humboldtianum._Griseb. 



BIGN01\1ACE/E. 

BIGNONIA simplex _ Rich. (nob.) 

— lepidophylla. — Rich. (nob.) 

— microphylla. — Lam. 

— Sagrffiana. — DC. 

— . gnaphalantliia. — Rich. (nob.) 
PITHECOCTENIUMhexagonum. _ DC. 
SPATHODEA podopogon. — D. C. 
TECOMA heptaphylla. — Martius. 

— leucoxylon. — Mart. 

— Lepidota. — DC. 

— stans. — Juss. 
JACARANDA Sagraiana. _ DC. 
CRESCENTIA cujete. _ L. 

— acuminata. — Kunth. 

CORDIACE/E. 

CORDIA gerascanthoides. — Kunth. 

— bracteata. — DC. 

— speciosa. — Rcem. etSch. 
_ Galeottiana. — Rich. (nob.) 

— angiocarpa. ~ Rich. (1106.) 

— rariflora. _ Rich. (jio6.) 

— Valenzuelana. — R. 

— aduata. — DC. 

_ ulmifolia. _Juss. v. hneata. D. C. 

— cineracea. — DC. 

— bullata. _ L. 
ERHETIA tinifolia. _ L. 

_ Guatimalensis. — DC. 

— calophylla. _ Rich. (noi).) 

— bourreria. — L. 

— divaricata. — D. C. 

_ cassinefolia. _ Rich. (nob.) 

— spinifex. — Rcem. et Sch. 
TOURNEFORTIA gnaphaloides. —Brown. 

— scabra. — Lam. 

— birsutissima. — L. 
_ fojtidissima. — L. 

_ angustiflora. _ Ruiz £ 

Pavon. 

— tevigata. _ L.ini. 

Sagra^ana. — DC. 

laurifolia. — Vent. 

_ polyochros. _ Spreng. 

— volubilis. — L. 
HELIOTROPIUM Curasavicum. — L. 

inundatum. — Sw. 

cinereum. — Kunth. 
_ humifusum. — Kunth. 
_ fruticosum. — Kunth. 
parviflorum. — DC 



40 



IISTRODUCCIOIN. 



SOLANACE^. 

NICOTIANA tabacum. — L. 

— repanda. Wild. 
DATURA stramoiiium. - L. 

— metel. — L. 

ceratocaida. — Ortega. 

SOLANDRAnitida. — Zucchar. 
PHYSALIS pubescens. — L. 
CAPSICUM conoides. — MilL 

— pendulum. — Wild. 
SOLANUM tuberosum. — L. 

— scandens. — L. 

pterocaulum. — DunaL 

_ indecorum. — Rich. {nob.) 

— radula. — VahL 

verbascil^olium. — L. 

_ Havanense. — Jacq. 

nudum. — DunaL 

_ lentum. — DunaL 

— Bahamense. — L. 

— aquartia. — DunaL 

— Jamaicense. — Sw. 

cuneifolium. — Dunal. 

_ melongena. — L. 

— torvum. — S\v. 

_ latifolium. _ Poir. 

_ Sagra;anum. _ Rich. (iioli.) 

CESTRIM diurnum. _ L. 

— nocturnum. ■ — L'Herit. 

— laurifolium. _ L'Herit. 

— ferrugineum. _ Rich. (nob) 

C01\V0LVI]LACE/E. 

QUAMOCLIT coccinia. — Ma;nch. 

_ hedeiffifolia. — Choisy. 
BATATAS littoralis. — Choisy. 

— edulis. — Choisy. 

— cissoides. — Choisy. 

— pentaphylla. _ Choisy. 

— quinquefolia. — Choisy. 
PHARBITIS calycosa. — Rich. (noli.) 

_ hispida. — Choisy. 

— nil. _ Choisy. 

_ heterophylla. — Choisy. 

CALONYCTION speciosum. _ Choisy. 

— megalocarpum. _ Rich. 

(nob.) 
EXOGONIUM arenarium. '— Choisy. 
— repandum. — Choisy. 
IPOMjEA pescapr.-E. — Choisy. 

— serpillifolia. — Choisy. 

— argentifoha. — Rich. (mb.) 
JACQUEMONTIA violacea. _ Choisy. 



CONVOLVULUS Valenzuelanus.— Rich. (nob.) 

— micranthus. — Rojm. et Scli. 
IPOMEA sinuata. — Orlega. 

— tuberosa. — L. 

— tamnifolia. — L. 

_ Havanensis. — Choisy. 
_ sidffifolia. — Choisy. 
_ umbellaia. _ Meyer. 

— Ramoni. — Clioisy. 

_ commutata. _ Rcem. et Sch. 

— triloba. — L. 
JACQUEMONTIA violacea. — Choisy. 
CONVOLVULUS micranthus._Ra?m. etSch. 

ruderarius. — Kunth. 

Valenzuelanus. — Rich. 

(nob.) 
_ Jamaicensis. _ Jacq. 

EVOLVULUS arbuscula. — Poir. 

— incanus. — Pers. 

— argenteus. — Pursh. 

— nummularis. — L. 
CUSCUTA Americana. — L. 

HYDROLEACEVE. 

HYDROLE.\ spinosa. _ L. 
NAMA Jamaicensis. — L. 

VERBEiVACEjE. 

TAMONEA verbeuacea. _ Sw. 
PRIVA ecliinata. _ Juss. 
VERBENA urticajfolia. — L. 

— officinahs. — L. 
BOUCHEA Ehrenbergii. _ Cham. 
STACHYTARPHETA Jamaicensis. — Vahl. 

_ mutabilis. — Vahl. 

— . orubica. — VahL 

LIPPIA stcechadifoha. — Kunth. 

— canescens. — Kunth. 

— nodiflora. — Rich. 

— dulcis. _ Trev. 
LANTANA camara. — L. 

— trifolia. — L. 

— involucrata. — L. 

— microcephala. — Rich. {nob.) 

— reliculata. — Pers. 
CITHAREXYXUM villosum. _ Jacq. 

— subserratum. — Sw. 

— caudatum. — L. 

— quadrangulare. — Jacq. 
DURANTA Plumieri. _ Jacq. 
PETREA volubihs. _ Jacq. 
PETETEA Pceppigii. _ Schaner. 
CALLICARPA reticulata. _ Sw. 

— ferruginea. — Sw. 



INTRODUCCION. 



11 



CALLICARPA fulva. — Rich. {nob.) 

— cinerea. — Ricli. {nob.) 
^EGIPHYLLA Martinicensis. — L. 

macrophylla. — Kunth . 

VOLKAMERIA aculcata. — L. 
CLERODENDRON Cubense. — Schau. 

— Sagraji. — Schauer. 

— tuberculatum. — Rich. 

(nob.) 

— Lindenianum. — Rich. 

(110!-.) 
ESPAD;EA amoena. — Rich. {nob.) 
VITEX ilicifolia. — Rich. {nob.) 

■ — . divaricata. — Sw. 

— avicennioides. — Rich. (nofc.) 
AVICENNIA nitida. — Jacq. 

— tomentosa. — Jacq. 

SCROPHULARIACE^ 

SCHWENKIA Americana. — L. 
BRLNSFELSIA ceslroides. — Rich. (nob.) 

— sinuata. — Rich. {nob.) 

— nitida. ? — Benth. 

parvifolia. — Rich. (iiob.) 

ANGELONI A salicariffifolia. — Humb. et Bonp. 
MAURANDIA antirrhiniflora. — Wild. 
RUSSELIA sarmentosa. — Jacq. 
STEMODIA maritima. — L. 

— durantifolia. — Svv. 
HERPESTIS chama;dryoides. — Kunth. 

— monnieria. — Kunth. 

— obovata. — Poepp. 
CAPRARIA biflora. 
SCOPARIA dulcis. — L. 
BUDDLEIA Americana. — L. 
BUCHNERA Americana. — L. 

LABFAXyE. 

HYPTIS capitata. — Jacq. 

— criocauloides. — Rich. {nob.) 

— pectinata. — Port. 
SALVIA microphylla. — Kuuth. 

— occidentalis. — Sw. 

— niicrantha. — Valil. 

— serotina. — L. 
SCUTELLARIA Cubensis. — Rich. {nob.) 
LEONURUS Sibeiicus. — L. 
LEONITIS nepetajfolia. — Brown. 
TUNCRIUM Cubense. — L. 

ACANTHACEyE. 

CALOPHANES Cubensis. - Rich. {nob.) 
DIPTERACANTHUS nanus. - Nees. 

, BOTAMCA. 



CRYPHIACANTHUS Barbadensis. — Nees. 
BARLERIA Solanifolia. — L. 
STENANDRIUM droseroides. — Nees. 
GRAPTOI'HYLLUM hortense. — INees. 
RHYTIGLOSA Havanensis. — Nees. 

— Sagrajana. — Rich. (noli.) 

ADHATODA vasica. — Nees. 
ANTHACANTHUS raicrophyllus. — Nees. 
BLECTUM Brownei. — Juss. 
DICLIPTERA sexangularis. — Juss. 

_ VahUana. — Nees. 

PRIWULACEyE. 

SAMOLUS Valerandi. - L. 

— ebracteatus. — Kunth. 

LEXTIBULARLVCE/E. 

UTRICULARIA obtusa. — Sw. 

PLUMBAGENACE.^. 

PLUMBAGO scandens. — L. 

NICTAGIINACE^. 

NICTAGO hortensis. — Juss. 
PISONIA aculeata. — L. 

— obtusa. — Sw. 
BOERHAAVIA paniculata. — L. 

— polymorpha. — Rich. 
■ — viscosa. — Lagas. 

— scandens. — L. 

AflLVRAINTHACE.^. 

CELOSIA paniculata. — L. 

— virgata. — Jacq. 

— argentea. — Moquin.-T. 
CHAMISOA altissima. — Runth. 
AMARANTHUS paniculatus. — Moq. 

— spinosus. — L. 

AMBLOGYNA polygonoides. — Rafin. 
EULOXUS caudatus. — Moquin.-T. 
ACHYRANTHES fmticosa. — Moquin-T. 

_ hirtiflora. _ Rich. (1106.) 

IRESINE vermicularis. _Moquin.-T. 

— crassifolia. — Moquin.-T. 
_ aggregata. — Moquin.-T. 

— elatior. — Richard. 

gracilis. — Martins et Galeotti. 

— Mutisii. — Kunth. 
_ parviflora. — Kunth. 

Havanensis. — Kunth. 

— obtusifoUa. — Kuuth. 

— ? gossypiantha. — Ricli. (nob.) 
ALTERNANTHERA spinosa. — Rccm. etSch. 
TELANTHERA polygonoides. — Moquin. 
GOMPHRENA decumbens. — Jacq. 

11 



42 



SALSOLA.CE.E. 

CHENOPODIUM album. — Moquin.-T. 

ambrosioides. — L- 

CHENOPODINA maritima. _Moquin.-T. 
CRYPTOCARPllS globosus. — K.untli. 
OBIONE cristata. — Moquin.-T. 
SALICORNIA fruticosa. — L. 
AUREDEIIA spiccata. — Pers. 

POLYGONACE/E. 

POLYGONUM truncatuin. — Rich. {nob.) 
_ michranthum. Rich. (noi.) 

RUMEX acutus. — L. 

COCCOLOBA uvifera. — Jacq. 

_ coriacea. — Rich, (iioli.) 

LAURACEiE. 

PHOEBE Cubensis. — Nees. 

_ Valenzuelana. — Rich. (noli.) 
— hypoleuca. — Rich. (nob.) 
PERSEA gratissima. — Gffitn. 
_ silvestris. — Rich. (nob.) 

cinnamomifolia. ■ — Kuuth. 

AYDENDRON? Cubense. — Rich. (nob.) 
NECTANDHA cigua. _ Rich. {nob.) 
— boniato. — Rich. 
_ ?longifolia. — Rich. (nob.) 

_ ? magnoliaj{olia._Rich. {nob.) 

OREODAPHNE? obovata. — Rich. {nob.) 

— Lindeniana. — Rich. {nob.) 

_ ? alba. _ R. 

SYMPHYSODAPHNECubensis.— Rich. (noi).) 
CASSYTA Americana.— Nees. 



DAPHACE^. 

LAGETTA lintearia. — Lam. 

— Valenzuelana. — Rich. (iioli.) 
H.ARGASSERIA Cubana. — Rich. (1106.) 
ARISTOLOCHIACEiE. 

ARISTOLOCHIA tigrina. _ Rich. (nob.) 

— pentandra? — Jacq. 

— pasbiflorffifolia,— Rich 

EUPHORBlACEiE. 

PEDILANTHUS tithymaloides. — Poit. 
EUPHORBIA trichotoma. _ Runth. 

— glabrata. — Sw, 

— buxifolia. — Kunth. 

— centunculoides. — Runth. 

— callitrichoides. — Kunth. 

— Lindeniana. _ Rich. (noi> 

— heterophylla. — L. 



IINTRODUCCION. 

EUPHORBIA trachyphylla. — Rich. (noli.) 
_ clumosa. — Rich.(no!i.) 

_ pedunculosa. — Rich. (noii.) 

bypericifolia. — L, 

_ Berteriana. — Balbis, 

DELECHAMPIA scandens. — L. 
EXC.EC.ARIA lucida. _ Sw. 
HURA crepitans. — L. 
HIPPOMANE mancinella. — L. 
BONANIA Cubana. — Rich. (nob.) 
STILLINGIA sebifera. — Rich. 

_ laurifolia, — Rich, (noii.) 

_ eglandulosa. _ Rich . (noii.) 

MICROSTACHYS Vahhi. - Rich. (iioi-.) 
TRAGIA volubilis. — L. 

— urens. — L. 
ACALYPHA corchorifolia. — Wild. 
_ setosa. — Rich. (1106.) 

alopecuroidea. _ Jacq. 

_ membranacea. — Rich. (noli.) 

leptostachya. — Kuuth. 

_ glechonrefolia. _ Rich. (nob.) 
_ pygmaja. — Rich. (noii.) 

OMPH.ALEA diandra. _ L. 
ALEURITES triloba, — Jorst. 
JATROPHA pandura:folia. — Andrews, 

— gossypifolia, — L. 

multifida. — L. 

_ fragrans. _ Runth. 

CURCAS indica. — Rich. {nob.) 
MANIHOT edule. — Rich. (nob.) 
RICINUS communis. — L. 
.ADELIA microphylla. — Rich. {nob.) 

_ pedunculosa. _ Rich, (noii.) 
CROTON cascarilla. _ L. 

. — lucidum. — L. 

_ peniciUatum. — Vent. 

— nummulariiefolium. _ Rich. (noii.) 
_ vaccinioides. _Rich. (noii.) 
_ hippophaleoides. — Rich. (noii.) 
_ Lindenianum. — Rich. (noii.) 
_ ellipticum.— Ricb. (noii.) 

— fulvum. _ Rich. (noii.) 
i„ 1 _ Domingense. — Valh. 

CAPERONIA castaneEfolia. _ Aug. St-Hil. 

_ nervosa. — Rich. (noii.) 
GEISLERIA glandulosa. — Klotsch. 
ASTR.^LA lobata. — Klotsch. 
ARGYTHAMNIA caudicans. — Sw. 
PHYLLANTHUS falcatus. — Sw, 

Carolinensis, — Rich. 

_ micranthus. — Rich. (noii.) 

_ orbictdaris. — Kunth. 

_ pruinosus. — Pceppig. 



INTRODUCCION. 



43 



PHYLLANTHUS laurilblius. — Rich. (nof).) 

— pubigerus. — Rich. (no(<.) 
TRICERA Cubana. — Rich. {nob.) 
DRYPETES alba. — Poiteau. 

— glauca. — VahL 

TJRTICACE^. 

CELTIS micraiitha. — Sw. 

— parvifolia. ■ — Rich. (not.) 
MERTENSIA Ki;vigata. — Runtli. 
BROUSSONETLi. tinctoria. — Kunth. 
FICUS populnea. — Wild. 

— pertusa. — L. 

— trigona. — L. fil. 

— venusta. — Kunth. 

— jacquiniaefolia. — Rich. (nob.) 

— radula. — Wild. 
CECROPIA peltata. - Wild. 
TROPHIS Americana. — L. 
URTICA nemorosa. — K.unth. 

— baccifera. — L. 

— cuneata. — Rich. (iioi'.) 

— ciliata. — Sw. 

— lanceolata. — Lamck. 

— Lindeniana. — Rich. (noli.) 

— callitiichoides. — Runth. 
BOEHMERIA littoralis. — Sw. 

PBPERACE/E. 

PIPERaduncum. — MiU. 

— umbellatura. — L. 

— peltatum. — L. 

— verrucosum.. — Sw. 

— plantagiueum. — Lam. 

— articulatum. — Rich. (nol).) 

— leptostachyum. — Rich. (iiofi.) 
PIPEROMIA reflexa. - Miguel. 

— nummularia?folia. — K.untli. 

— rotimdifolia. — Kunth. 
~ acuminata. — Rich. 

— linealipila. — Rich. (nob.) 

CUPCLIFER/E. 

QUERCUSCubana. — R. 

JLGLANDACE/E. 

JUGLANS cinerea. — L. 

»mUCACE/E. 

MYRICA Carolinensis. — Mill. 

SALICACE/E. 

SALIX Humboldtiana. — Wild. 



COINIFER/E. 

PINUS occidentaUs. — Sw. 

CYCADACEtE. 

SAMIA integrifolia. — Wild. 

ORCUIDACE.E. 

PLEUROTHALLIS ? pachyrachis.-Rich. (n.) 
— Valenzuelana. — Rich. 

[nob.) 
EPIDENDRUM lacerum.— L. 

— Sagrajanum. — Rich. (not.) 

— fulcatum. — Lindl. 

— hircinum — Rich. {nob.) 

— iouosmum. — Lindl. 

— oxypetalum. — Lindl. 

— affine. — Ricb. (nob.) 

— ochrantum. — Rich. (nob.) 

— nematocaulon. — Rich. (nofc.) 

— boothitanum. — Lindl. 

— pyriforme. — Lindl. 

— Phceniceum. — Lindl. 

— Dirboisianum. — Brong. (n.) 

— oblongatum. — Rich. (nob.) 

— plicatum. — Lindl. 

— cocldeatum. — L. 

— ampliistomum. — Rich. (noli.) 

— rigidum. — Jacq. 

. — nocturnum. — Jacq. 

BLETIA patula. — Hook. 

— Havauensis. — Lindl. 

— tenera. — Rich. (iioli.) 
L.^iLIA Lindenii. — Lindl. 
ANGR.ECUM Lindenii. — Lindl. 
BRASSIA Lawrenceana. — Lindl. 

— caudata. — Lindl. 
ONCIPIUM Guibertianum. — Rich. (nob.) 

— intermedium. — linowles. 

— altissimum. — Sw. 

— pulchellum. — Hook. 

— variegatum, — Sw. 

— lemonianum. — Lindl. 
JONOPIS pulchella. — Kunth. 
POLYSTACHYAluteola. — Hook. 

? membranacea. — Rich. (ii.) 

RHYNCHADENIA Cubensis. — Rich. (nob.) 
GHIESBREGHTIA calantoides. — Rich. 
HABENARIA tricuspis. — Rich. (noii.) 

— macroceras. — Spreng. 

— bicornis. — Lindl. 

— replicala. — Rich. {iio!).) 
VANILLA aromatica. — Sw. 
PONTHIEYA petiolata. — Lindl. 

— lancifolia. — Ricli. (nob.) 



i 



14 



SPIRANTHES torlilis. — Ricli. 

_ orchioides. — Ricli. (noi.) 

_ speciosa. — Ricli.(no!'.) 

PHYSURUS Sagrseanus. — Rich. (no6.) 

ZINGIBEKACE^. 

ZINGIRER orficiiialc. — Hoscoe. 
RENEALMIA racemosa. — Rich. (no6.) 
_ amcEna. — Rich. (noi).) 
_ occidentalis. - Rich. {nob.) 
COSTUS spiccatus. — Siv. 

CANNACE^. 
THALIA geniculata. — Plum. 
MARANTA arundinacea. — V/ild. 
CANNA indica. — Roscoe. 
glauca. — Roscoe. 

MUSACE/E. 

MCSA paradisiaca. — L. 
— sapientium. — L. 

BALAI\OPHORACE/E. 

HELOSIS Jamaicensis. — Rich. 

A]HAR\LUDACE/E. 

AMARYLLIS carnea. — Rffim. et Sch. 
CRINUM erubescens. — Ait. 
PANCRATIUM Caribieum. — L. 
AGAVE Americana. — L. 

_ spiccata, — Cavan. 
FOURCROYA Cubeusis. — Haw. 
ALSTROEMERIA salsiUa. — L. 

BROItfELIACEyE. 
PlTCAIRNlApendulillora. — Rich. (nofi.) 
BROMELIA pinguiu. — L. 

karatas. — L. 

AN ANASSA sativa. — Lind. 
GUZMANIA tricolor. - Ruiz et Pavon. 
TILLANDSIA usneoides.— L. 

— recurvata. — L. 
_ breviscapa. — Rich. {nob.) 
_ bulbosa. — Hook. 
_ pulchella. — Hooli.. 

— tenuifolia. — L. 
_ polystacliya. — L. 
_ fasciculata. — Sw. 
_ Valenzuelana. —Rich. {nob.) 

— Balbisiana. — Schultes. 

canescens. — Sw. 

_ aloifolia. — Hook. 

DlOSCOREACEyE. 

RAJANIA mucronata. — Wild. 

— cordata. — L. 



INTRODUCCIOiN. 

RAJANIA hastata. — L. 
DIOSCOREA alata. — L. 
_ bulbifera. — L. 

SUnLACACE^. 

SMILAX Havaneusis. — Rich. (no/i.) 
_ syphilitica? — Wild. 
_ triplicinervia. — Wild. 
pseudochina. — L. 

DIANELLA Cubensis. — Rich. (nofc.) 

PONTEDERlACEiE. 

HETERANTHERA limosa.— Vahl. 
EICHORNIA azurea. _ Kunth. 

_ cordifolia. — Rlch. (nob.) 

COMJIELVNACE/E. 

COMMELYNA Cayennensis. — Rich. 

_ angustifolia. — Mich. 

_ longicaulis.— Jacq. 

TRADESCANTIA discolor. — Smith. 

PALJI/E. 

OREODOXA oleracea. — Mart. 

regia. — Kunth. 

COPERNICIA hospita. — Mart. 

_ ? maritima. — Mart. 

THRINAX multinora. — Mart. 

_ yuraguana. — Rich. {nob.) 
S.4.BAL umbraculifera. — Mart. 

__ palmeto. — Lodd. 
COCOS nucifera. — L. 
— crispa. _Kunth. 

ARACE/E. 

ANTHURIUM crassinervium — Scliott. 

_ palniatum. — Kunth. 

_ cordifolium. — Kunth. 

XANTHOSOMA sagittifolium. — Schott. 
ANDROMYCIA Cubensis. — Rich. (nob. 
PISTIA occidentalis. — Blume. 

TYPHACE.*. 

T^ PHA angustifolia. — L. 

CYPERACE/E. 

CYPERUS humilis. — Kunth. 
_ conipressus. — L. 
_ viscosus. — Ait. 
_ vegetus. — Wild. 
_ Surinamensis. — Rottb. 
fdiculmis. — Ricb. («06.) 

auriculatus. — L- 

_ rotundus. — L. 
_ ligularis. — L. 



IMRODUCCIOiN. 



4S 



— Havanensis. — Wilil. 

— filifovmis. — Sw, 

— Ehrenbergii. — Kuntli. 
ferax. — Rich. 

— brunneus. — Sw. 
MARISCUS filiforniis. — Spreng. 
KILLINGIA pumila. — Michaux. 

— cruciformis. — Schrad. 
ELEOCHARIS capilacea. — Kunth. 

— capitata. — R. Brown. 

— interstincta. — R. Bro.vn. 
SCIRPUS lacustris. — L. 

FUIRENA squarrosa. — Mlchaux. 

— simplex. — Vahl. 
FIMBISTYLIS laxa. — Vahl. 

— conferta. — Ricli [nob.) 

— spadicea. — Valil 

— stans. — Rich. 
DICHROMEiNA puberula. — Vahl. 

— setacea. — Kunth. 
_ Cubensis. — Pffipp. 

RHYNCHOSPORA cephalantha. — Rich. (ii.) 
— Cubensis. — Rich. (nob.) 

CLADIUM mariscus. — R. Brown. 
SCLERIA filoforniis. — Swartz. 

— scindens. — Nees. 

— oligantha? — Michx. 

GRAmiVE/E. 

ORIZA saliva. — L. 
PHARUS scaber. — Kunth. 

— glaber. — Kunth. 
ZK.'V mays. — L. 

COIX lacln-ynia. — L. 
PASPALUM conjugatum. — Berg. 

-. inflatum. — Rich. [nob.) 

_ foliosum. _ Kunth. 

— alteinillorum. - Rich. [iiob.) 

— Lindenianum. _ Rich. (nob.) 

— \irgatum. — L. 
STENOTAFRU.M Americanuni. _ Schrank. 
OLYRA latifolia. _ L. 

— paucillora. — Sw. 
PANICUM paspaloides. - Pers. 

— colonuni. — L. 

_ postratum. — Lamarck. 

— pilosum. — Sw. 

_ distichum. _ Lamarck. 

— sanguinale. — L. 

— fuscum. — Sw. 

_ distantiflorum. — Rich. (nob.) 
_ Valenzuelanuro. — Rich . (iiol>.) 
_ pubescens. — Lamarck. 

— ininutiflorum. _ Rich. (nob.) 
HorAMc.\. 



— virgatum. _ L. 

— hirsutuni. — Svv. 

— obtusiflorum. — Rich. (noi>.) 

— trichoides. _ S\v. 

— myurus. — Lamarck. 

— saccharoides. — Rich. (nob.) 

— glutinosum. — Sw. 

— ruscifolium. — Kunth. 
OPLISMENUS undulatifohus. _Rcem. et Scb. 

— hirtellus. — R(em. et Sch. 

— loliaceus. — Beauv. 

— crus galli. — Kunth. 
SETARIA glauca. — P. Beauv. 

— llava. — Kuiith. 

— inacrostachya. — Kunth. 
CENCHRUS echinatus. — L. 
ANTHEPHORA elegans. — Schreb. 
PIPTATHERUi\Isetosum._ Rich. (nob.) 
STREPTACHNE Cubensis. _ Rich. (nob.) 
SPOROBOLUS Virginicus. — Kuuth. 

— Indicus. _ R. Brown. 

— Domingensis. — Kunth. 
POLYPOGON Cubensis. — Rich. (nob.) 
CYNODON dactylon. _ Pers. 
CHLORIS ciliata. — Sw. 

_ radiata. — S\v. 
— . cruciata. _ S\v. 
_ Sagrajana. ~ Ricli. (nob.) 
DACTYLOCTENIUM /Egyptiacum. _ Wild. 
EUSTACHYS petra:a. — Desvx. 
LEPTOCHLOA filiformis. — Rffim. et Sch. 
ELEUSINE Indica. — Gcetn. 
EUTRIANAjuncifolia. — Kunth. 
POApilosa. — L. 
— ciliaris. — L. 
FESTUCA polystachya. — Michx. 
laxiflora. — Rich. (nob.) 
MANISURIS granularis. _ Sw. 
ANDROPOGON scoparius. _ Michx. 

ischffiinum. — L. 

— bicornis. — L. 

_ macrurus. _ Michx. 

Scha:nanthus. — L. 

_ Halepensis. — Sibth. 

SACHARUM oflicinarum. _ L. 

ALISJUACE^. 

LIMNOCHARIS Plumlerii. _ Rich. 
S.VGITTARIA sagittifolia. — L. 
lanceolata. _ L. 

NAlADACEiE. 

PATAMOGETON lucens. — L- 



^J&m 



46 



INTUODUCCION. 



CRIPTOGAMIA. 



•I 'i 



ALG.E. 

PHVCE^. 

STYLARIA cuneata. — A.g. 
DIATOMA tenue. — Ag. 
DIDULPHIA Australis. — Montag. {nob.) 
CHLOROCOCCUM murorum? — Grev. 
MICROCOLEUS marifiraus. - Bory. 
SCYTONEMA? rubram. — Montag. (nob.) 

byssoideum. — Ag. 
CONFERVA fascicularis. — Mert. 

— riparia. — Dillw. 

_ brachyclados. — Monlag. {nob.) 

— implexa. — DiUw, 
_ linum. — Rotli. 

— £egagropila. — L. 
BRYOPSIS ramulosa. _ Montag. {nob.) 
CAULERPA fastigiata. — Montag. {nob.) 
ENTEROMORPHA clathrata. — Grev. 
ULVA lactuca. — L. 
ANADYOMENE stellata. _ Ag. 
CALLITHAMNION repens. — Lyngb. 

var. tenellum. — Lyngb. 

CERAMIUM clavulatum. — Ag. 

— diaphanum. — Roth. 

— filamentosum. — Ag. 

— rubrum. — Ag. 
POSYSIPHONIA secunda. _ Montag. 

Habanensis. — Mont. (1106.) 

RHODOMELA calamislrata. _Montag. {nob.) 
CHONDRIA intricata. _ Montag. 

— thyrsoidea. — Mart. 

— muscoides. — Ag. 
SPHOEROCOCCUS multipartitus. — Ag. 

_ rigidus. — Ag. 

— radicans. — Bory. 
. — corneus. — Ag. 

_ corallopis.— Mont. (noii.' 

— acicularis. — Ag. 

— spinellus. ■ — Ag. 

— purpuracens. — Ag. 

— musciformis. — Ag. 
THAMNAPHORA triangularis. — Ag. 



. seaforthii. — Ag. 

HALISERIS Justii. — Ag. 
_ delicatula. — Ag. 
_ plagiogramma. — Montag. {nob.) 
DICTYOTA linearis. — Grev. 

.- dentata. — Lamour. 
PADINA variegato. — Lamour. 

pavonia. — Lamour. 

_ tenuis. — Bory. 
SPOROCHNUS?pennatuIa. _ Pcepp. 
ECTOCARPUS minutulus. — Mont. {nob.) 
SARGASSUM vulgare. — Ag. 
_ cymosum. — Ag. 

— Esperi. — Ag. 

— lendigerum. — Ag. 

_ polyceratura. — Montag. (noii.) 

— lurbinatum. — Ag. 

BYSSACEiE. 

COENOGONIUM Linkii. — Ehrenb. 
COLEMA chloromelum. — Ach. 
LEPTOGIUM tremelloides. — Montag. {nob.) 

azureum. — Montag. 

_ marginellum, _ Montag. 

LICHEAIES. 

STRIGULA Feei. - Montag. 

_ nitida. — Montag. {nob.) 

— coniplanata. — Montag. 
_ rotula. — Montag. {nob.) 
nemathora. — Montag. 

VERRUCARIA epidermidis. — Fr. 

pusilla. — Ach. 

_ variolosa, — Montag. 
tropica. — Ach. 

— tetracerae. — ■ Ach. 

— Catervaria. — F6e. 
POKODOTHION Acharii. — Montag. 
TRYPETHELIUM anacardii. — Fiie. 

porosum. — Ach. 

PERTUSARIA desquamescens, - Montag. 

— entophtea. — Montag. {nob.) 

— Americana. _ Montagne. 



\i|' 



INTIVODUCCION. 



47 



CHIODECTON lacteuni. — Fie. 

— Feei. — Meissner. 
THELOTREMA Auljertianum. — Mont. (mb.) 

— olivaceum. — Montag. [nob.) 

— babianuni. — Ach. 
COINIOCARPON cinnabaiinum. — DC. 

— Antillarum. — Fee. 
FISSURINA nitida. — Montag. 

— incrustans. — F6e. 
USTALIA Cariba!a. | Montag. 
LECANACTIS punctiformis.— Escbw. 
GRAPHIS Virginea. — Montag. 

— Afzelii. — Acb. 
. — Leprevostii. — • Montag. 
OPEGRAHA scripta.— Ach. 

— inaiqualis. — F6e. 

— Comma. — Ach. 

— prosodea. — Ach. 

— leptocarpa. — Montag. 

— intricata.— Montag. 

— filicina. — Montag. (nob.) 
GLYPHIS parvulosa. — Acb. 
PIXINE sorediata. — Fr. 

LECIDEA parasema. — Ach. 

— parmelioides. — Hook. 
BIATORA vestita. — Montag. (nob.) 

— vernalis. — Fr. 

— pusilla. — Montag. (nob.) 
CLADONIA squamosa. — FU-erke. 

— coniocriea. — Herka. 

— rangiferina. — Hoflin. 
PARMELIA Valenzueliana. — Montag. (noi>.) 

— rui'u3ca. — Fr. 

— atra. — Ach. Meth. 

— punicea. — Ach. 

— varia. — Fr. 

— gyrosa. — Montag. 

— parvifolia. — Montag. 

— corallina. — Montag. (1106.) 

— gossypina. — Montag. 

— pannosa. — • Ach. 

— picta. — Ach. 

— applanata. — Fie. 

— Domingensis. — Ach. 

— obsessa. — Ach. 

— sulfurata. — N. etFlw. 

— perlata. — Ach. 

— parietina. — Duf. 
STICTA quercizaus. — Delise. 
RAMALINA rigida. — Acharius. 
EVERNIAdavicans. — Fr. 

_ furcellata? — Fr. 



FUKGI. 

COIVIOMYCETES. 

PUCCINIA graminis. — Pers. 

— plagiopus. — Montag. (nob.) 
TORULAorthoclada.— Montag. [nob.) 
PERIOLA sphffiriajformis.— Montag. (nob.) 

iriTHOMYCETES. 

FUSISPOHIUM cylindricum.-Montag. (nob.) 

— carneum. — Montag. (nob.) 
DEMATIUM gramineum. — Pers. 
HELMINTHOSPORIUM dorycarpum.— Mont. 

(1106.) 
ZIGOSPORIUM oscheoides. — Montag. (nob.) 
ASPERGILLUS candidus. — Liuk. 
EUROTIUM herbariorum. — Link. 
MUCOR croceus. — Montag. (nob.) 
STILBUM cinnabarinum. — Montag. (nob.) 
ISARIA gigantea. — Montag. (1106.) 

GASTEROmCETES. 

STEMONITIS fusca. — Roth. 

— typhoides. — DC. 
DID"1'MIUM crustaceum. — Fries. 

— polymorphum. — Montag. (nob.) 
ATHALIUM septicum. — Fries. 
LVCOGALA epidendrum. — Fries. 
TULOSTOMA exasperatura. — Montag. (1106.) 
HIPPOPERDON crucibulum. — Mont. [nob.] 
NIDULARIA intermedia. — Montag. (nob.) 

PVRENOmXETES. 

GR.4.PHI0LA Phcenicis. — Poiteau. 
MICROPELTIS applanata. — Montag. (nob.) 
MELIOLA amphitricha. — Montag. (nob.) 
STIGMEA submaculans.— Montag. (nob.) 
DOTHIDEA corallina.— Montag. (nob.) 
DIPLODIA atra. — Montag. 

anomala. — Montag. (nob.) 
SPH/ERIA pityrodes. — Montag. (nob.) 
H"iTOCREA perpusiUa. — Montag. (nob.) 

— citrina. — Montag. Pers. 
HYPOXIXON bomba. — Montag. (iioli.) 

ustulatum. — Bull. 

_ concreticum.— Grev. 

_ Cojnopus. _ Montag. Fries. 

_ Sagra:anum. _ Mont. (nob.) 

_ BaciUum. _ Montag. (1106.) 

_ hceinatostroma. — Montag. 

[nob.) 
polyspennuni._Mont. [nob.) 



4S 



INTRODUCClOiN. 



HVPOXILON OEdipus. 
— Cubense 



Montag. 

- Monlag. [mb.) 

— allantodium.— Montag. Berk. 
_ scruposum.— Montag. Fries 
_ dicliotomum. — Mont. {iwb.) 

— polymorphum.— Mont. Pers. 

DYSCOmCETES. 

STICTISthelotrema. — Montag. (1106.) 
LEPTOSTROMA ochidearuni. — Mont. (iwh) 
RHYTISMA gyrosum. — Montag. (nob.) 
_ maculans. — Montag. (nob.) 
PHACIDIUM? tetracera;. — Rudolphi. 
HYSTERIUM rufulum. — Spreng. 
PEZIZA leucorrhodina, — Montag. (uob.) 

— anomala. — Pers. 

HYSIENOmCETES. 

EXIDIA fusco-succinea. — Montag. (1106.) 

— polytricha. — Montag. (1106.) 
HYTOCHNUShoIo.^anthus. — Montag. (iwb.) 

— ?aIho-cinctus. — Montag. (liod.) 
nigro-cinctus. — Ehrenb. 

rubro-cinctus. — Ehrenb. 

GLEPliSLi spathularia. — Fries. 
CORTICUM incarnatum. ~ Fries. 

— Auberianum.— Montag. (iwb.) 
AURICULARIA lobata. — Fries. 
STEREUM papyrinum. — Montag. (nob.) 
TELEPHORA aurantiaca. — Pers. 
FAVOLUS Brasiliensis. — Fries. 

_ cuculatus. — Montag. (iioii.) 
HEXVGONIA polygramma. — Montag. (1106.) 
n.EDALEA discolaor. — Fries. 
_ sanguinea.— Klotzsoh. 
_ repanda. — Pers. 
GLOEOPORUS conchoides. — Montag. (nob.) 
POLYPORUS vulgaris. — Fries. 

flabellum. _ Montag. (nod.) 

sector. — Ehrenb. 

— pinsitus. — Fries. 

_ byrsinus. — Monteg. (nob.) 
_ Lundii. _ Fries. 
versicolor. — Fries. 

— myrrhinus. — Kicltx. 

occidentalis. — Klotzsch. 

velutinus. — Fries. 

palido-cervinus. — Schwz? 

pruinatus. — Klotzsch. 

Valenzuelianus. _ Mont. (nob. 

— Auberianus. — .Montag. (nob. 
_ licnoides. — Montag. (iwb.) 

— senex. — i^ees. Montag. 



POLY'PORUS nigricans. _ Fries. 

Australis. — Fries. 

_ Cubensis._ Montag. (iiob.) 

— labyrinthicus. — Fries. 
_ hydnoides.— Fries. 

_ adustus. — Fries. 
_ fumosus. _ Fries. 
gilviis. — Fries. 

— Sagra;anus. _ Montag. (1106) 
sanguineus. — Meq. 

_ lucidus. — Fries. 

_ tricholoma. _ Montag. (nob.) 

— pachypus. _ Montag. (1106.) 
_ melanoporus. — Mont. [iiob.] 

— micromegas. _ Montag. (nob.) 
_ omalopilus. _ Montag. (nob.) 

SCHIZOPHYLLUM conmiune. _ Fries. 
LENTINUS eugrammus. _ Montag. (1106.) 

friabihs. — Fries. 

velutinus. — Fries. 

Lecomtei. — Fries. 

_ glabratus. _ Montag. (1106.) 
MARASMIUS hffimalocephalus._Mont. (nob.) 
AGARICUS hyemalis. — Osbeck. 
ERINEUM sepultum. _ Kunzi. 
— calabce. — Kunze. 



MUSCIN^. 

HEPATICiE. 

PLAGIOCHILA distinctifolia. — Lindg. 
Javanica. _ Nees. Mont. 

— hypnoides. — Lingd. 

— tenuis. _ Lindg. 

— adianthoides. — Lingd. 
JUNGERMANNIA rhizantha.— Montag. (nob.) 
LOPHOCOLEA connata. _ N. ab E. 
R/EDULA pallens. — N. ab E. 
FRULLANIA glomerata. _ N. et M., L. et L. 

— aeolotis. _ Montag. Nees. 
_ Kunzei. — Montag. L. et L. 

— diffusa. _ N. abE. Sw. 
PHRAGMICOMA transversalis._N. ab E. Sw. 

SagrJEana. — Montag. (iioli.) 

LEJEUNIA serpyllifolia. — Libert. 
adnata. — Kunze. 

— angusta. — L. et L. 

_ laite-virens. _ N. et M. 

_ phyllobola. _ N. et M. 

— cancellata. — N. et M. 

— myriocarpa. — N. et M. 



LEJEUNIA radicosa. — N. ab E. Litt. 

— cardiocarpa. — Monlag. (ncili.) 

— iinidentata. — L. etL. 

— serrulata. — Mont. (iiob-) 

— Cubensis. — Monlag. (iioii.) 

— Auberiana. — Montag. (no/i.) 
METZGERIA furcata. — N. ab E. 
MARCHANTIA papillata. — Raddi. 

— cbenopoda. — Linn. 

FIMBRARLV Cubanensis. — Lehm. Herb. 
CIATHODIUM cavernarum. — Kunze. 

MUSCI. 

GYMNOSTOMUN barbula. — Schwwgr. 

— tortula. — Schwa!gr. 

OCTOBLEPHARUM albidum. — Hedw. 
TORTLLA agraria. — Sw. 

_ latifolia. - Montag. 
SYRRHOPODON incompletus. — Schwo-'gr. 
— prolifer. — Schwffigr. 



INTRODUCCION. 

BRTUJl nntans. — Schreb. 

— coronatum. — Schwjegr. 



49 



rUNARIA bygrometrica. — Hedw. 
FISSIDENS palmatus. — Hedw. 

— exilis. — Hedw. 

— bryoides. — Hedw. 
NECRERA Domingeusis. — Spreng. 

— undulata. — Hedw. 

— dislicha. — Hedw. 

— polytrichoides. — Schwajgr. 
LESRIA pungens. — Sw. 

— caaspitosa. — Hedw. 
HOOKERIA depressa. — Hoot et Grev. 
ISOTHECIUM tetragonura. — Brid. 

— teneruni. — Brid. 

HYPNUM gratuni. — P. de Beauv. 

— lijipntianum. — Monlag. {nob.] 

— planum. — Brid. 

— tamariscinum. — Hedw. 

— Montagnei. — Schimp. [nob.) 



El preceJenle epilome de la Flora eubana, presla malcria para liacer algunas reflexiones sobrc la rii]ueza 
vegetal y el aspecto de la vegelacion de aquel rico suelo. 

El numero lolal de especies dcscrilas en la presente obra asciende a 1,55-1, correspondlenles i 125 la- 
milias y 752 generos. — La clase de las FA1NER0G.\MAS comprende 114 familias, 626 generos j 
1 248 espccies. — En el grupo nalural de las plantas Dicotvledones, liay 94 familias, 527 generos y 
1 018 esnecics,'y en el de las Monocotvledodes, 20 farailias, 99 generos y 230 especies. Desde luego, puede 
nolarse el predominio de las planlas arboreas y arborescenles sobre las herbaceas, lo que da a la vegelacion 
cubana el aspeclo grandioso c iraponenle qne dislingue y caracleriza la Flora de las regiones mleruopicales. 
La escasez relaliva de planlas hcrbaceas, pucdc alribuirsc al mismo predominlo de la vegetacion arborea, 
que cubriendo, con su dcnsa sombra, !a superr,cie del terreno, implde el crecimienlo de aquellas, y lamb.on 
i la innnencia vigorosa dcl calor y dc la Inz, favorables a la Iransformacion leflosa dol icjrIo cclular. bsla se- 
gundacausa produce igualinenle la grande abundancia de gomas, de resinasy de jugos lechosos, ricas secre- 
cioncs que acompanan, con mas frecucncia, la vegelacion vigorosa de lasregiones calidas 

En la clase CRIPTOGAMICA, liallamos 11 familias dislribuidas desigualmenle en los Ires or.lenes dc 
ALGAS HONGOS y MUZGOS, com|)rendiendo 126 generos y 306 cspecies diversas. 

Si del analisis numerico de las planlas cubanas pasamos a consi.lerar las familias cn pariicular y su com- 

posicion en gcneros y especics, podemos llaraar la alencion hacia las que racjor caraclenzan la vcgelacon 

de la rica Anlilla. Tales son las Mai.v.ce.vs, las Legvminosas, las Co„i.uest.ss, las Cotvdi.vce.^s, las Rub a- 

CEVS, las SoLANACEAS , hs CoMVOLvuLACEAS, bs Vekbenaceas, las Amarantaceas, las EtiFOiaiiACEAS y ias 

OivQvmE^s - En la .nayor parle de cslas familias, y con rauy pocas esccpciones, veraos dorainar los gcneros 

proporcioualmente mas que las espccics. Esla observacion cs aun mas genoral y posiliva cuan o se «araina la 

nlnosicion dc las familias poco nuracrosas en espccies, eu las cualcs es lo mas frecucnle hallar gencros rauy 

pobres cn aqnellas y inuy pocos que presenlen un ntiraero algo considerahle. En es.e ullimo caso se h n 

solamenlelosgenerosEuPATon.oMy MiK.vN,A en la farailia de las Compuestas. EP.nE™r.oN cn iasO.iot,- 

y cn melor escnla. los Ac.Ja y Cassia c„ las Leoum.nosas , Euoen.a en las MvivrACEA. PsvcoTn.A 

en la RrmACEAs, Ech,tes en las Apocneas, Corca, Tofn»EEO.T,A y Hel,ot„op,um n las CoRmACEAS. 

: o^, en las Solaneas, Convo,.vulus . Ipo.mea en ,as Convolvulaceas, IaES,NE e„ las ^^^^^^ 

Ckoton y AcA,,,P„A en las Eu,^o,u„aceas , T.llanos.a en las BnoMEC.vcEAS, ^— / .'^— ^ ' 

GnAM,NEAS. Casi lodos los deraas geneios de las olras fam,l,as, conl.encn pocas cspec.cs en la Flo.a cubana, 

liOTAKlCA. 



INTRODUCCIOiN. 

";5:x-::';:™;i:^:::::=?=r^ 

i;i:;:;;:;lt:ii::..i...»o...».-;,»-;^ 

::;':.,':::,; ..-.l; /. .:.:~™.. ,- ^- .- ■•..™» -- *■ '■ "-" "-' """ •- "'- 
'■r;:::;.....*. ..•".■-;;- s:rr:;:::;.s:,r:::::;:s™=; 

'" d'r,rpr„;:: IS S tirias CR.PT0G.«I AS, todas sus o„ee fa,.ilias e„ geoeral. E. 

:;j^::isri:ias..i..e..e.o3^^^^^^^ 
-r;;s=:t:r:st::et:::::^eaes. laea,^^^ 

rep,^se„.ados. ^^^ .,,, ^^, ,„ii„g,s 4 las de la mis,„a ciencia sobre las lejes de 

Nueslras d„dase - "'""'^ ^ ^ ^ .o^io^es del globo, asi eomo sobre la variabilidad numeriea d 
■ '" ''"'T:^'d las Mi^^^ t a^ r -ne„ mas bie„ por objeco llamar la ate„eio„dc 

iXt ■:: : i aj:„ r ilCestras ex„,oracio„es e„ la ,sla de Cuba, b.cia estos io.eresatUes ..rob.e- 
dr, 3 a e^etal que „o el resolve,-.os. Ot,o ta„lo deeimos de diversos puntos quebemos t,a- 
Tad: ea ^ ^^^^ ver-dadero resOmeo de nues.ro plan de estudio de la vcse.ac.ou c„ a„a. 
Ind iamos s „„o de los earacteres de su bso^omia 6 aspecto geoeral. que era el predom,„,o de las 
esoee s b/r a j arboresee„tes sobre las bevbaeeas. - O.ro earaeter dist,„t,vo c la vese.ae,o„ c„ba a 
U d 1 : n Imero de plantas trepadoras J de muCisimas pa,;,sitas. Por csto ,os .rombrcs vu,gares dc 
;;;:;!:y de Cw. co„ qL respeetivamente se desis„a„ tmas j otras en ,a ,s,a de Cuba, son all, tan gene. 
vlrns V eenerales eomo los de arboUs y yerlms. 
■ ■ E„ Eu a so„ eseasas y muj eon.adas las familias y los generos que preseutan plan.as .,epado,as , y las 

na.Si.! f „ ro.amieas son eJremadamen.e raras. En lalsla de Cnba, lo mismo q„e e„ toda la r,ea zona 
n i a su^eede lo eootrario. Los /.,«0« se encnentran en muehas fam,l,as y generos, y les curuj.y. 
o„ 2e„ na riquisima v bermosa familia, euya ext.aordiuaria varteda de cspee.cs s,ngulares, cub, 
e m de los arbol s y tapi^a las qucbraduras dc las roeas. Hallanse cn el pr,mcr easo, las RANn.NCLLACEAS 
. Tb L L E.-, eon^los Cbmatis y TErnAcutA-, los Tt,oe™,.„s, BAN.STBmAs y hT,c.ur„v,.o. , c„ las 
k"p n .s; ,a SEn.vmA e„ las SAftNnACEAs; los Cssvs y V^tks e„ las A.,rEL,nEAs; las C.OTALArr.A , 
D— M.Rn,™os,A, Amcs, P„ASH0LUS,D0,,,CB0S, V.a.A,MncuNA,Go,L,«,n,NAenlasLEauM^^^^^^^^^ 

todas las Pas.elo,us, C«c™b,t.vceas y mucbas CoM,.LEsr,AS, partieularmen.e t,TAT«r„os y M„CAmAS, as 

JacabI. y varias B,onon,a c„ la familia de es.c nombre ; las TounNLtoBT.A cn las Coum.vcEAs; var.os 

( SoLrcM." t'odas las cuaren.a espeeies de Cokvoev.laceas cubanas; la C„AM,saA en las AMAnA.T.ACEAs; 

V ia T„.a,A y Cbotok e„ las El-eo«„>aceas; la Va.,lla en ,as 0,.,«mnEAS ; las R.ua^.a j D,oscokb c„ la 
' Lmilia asi deJominada ; las Sm.laceas j otras muebas que sc e,eva„ a gra^de altura , e„.reteg.e„do sus 

I la„os por c„t,-e ,as masas densas de ,a vegetac,o„ eubaua. .,,■,■■, 

B E„ c„a„.o a ,as pla„las pa.^asi.as, el numero de las Orquideas desc,.,las. y q„c se l,alla„ e„ varredad „il,„,.. 

■ sobre las cimasde los a,boles. forman u„ eo„j„n(o de vegetacion aerea que e!:.ie„de indef,„,damen.e los l„„,.es 

i ' naturales de la^superfieia, de, sue,o. Ge„e,alme„te provistas de si„gulaves corolas, quc apa.-eee„ mezcladas 

;,1 1 eo„ las de \os Srboles j de las coredaderas arboresee„tes. contrib„yc„ a la belle/.a floral de aquellas feraees 

'• regiones, donde e, rei„o vegetal e„euentra. e„ la fertilidad del .erre„o. el ealor y la bumedad de la atmos- 

fera, tres condieiones eminenles para su desarrollo. 



.H 



I 



I 



INTRODUCClOiN, 51 

Dcsiiues de lialjcr dailo csta itlca geneval del aspeelo dc la vcgelaciou cubana, y dc la novedad y liqucza 
nuc la caractciizan, pasaiemos k exarainav estas mismas cualidades, cn los divcrsos grupos6 familias naluvalcs 
quc la constituyen, lo cual nos proporcionavi la ocasion de indieav las causas de varios cambios y modillca- 
eiones introducidos por nucstros sabios eolaboradores Ricliard y M. Montagnc, y tambien de bacer algunas 
alusioncs il la utilidad respecliva de las especies que componen dicbasfamilias. 

La familia dc las 15AsiJf(cui,.vcE\s, sumamente escasa en la Isla de Cuba, ofvece espccies de adovno pava 
losjavdines cn sus cuatro espccies de CLiiji.uis, de las cuales una es nueva, la C. palida, denominada asi a 
causa del matiz que domina en todas sus partes. Tambien entre las pocas Billesuceas dc la Isla, se liallan 
dos espccics nuevas, a sabcr : la D,ivila Saijrmtna y la D. clUata. 

La familia de las Anomaceas, aderaas de los frutas delieadas y refrigcrantcs que ofrecc , como el Anon , 
la Cliivimoya, el Mamon y laGuanabana, comprcndevarios ilrbolcs dcmadcras de constrnccion, de loscuales 
idgunos carecian liasta aliora dc deiiorainaciones botanicas. Estas nuevas plantas ban permitido ii M. Ricliard 
cnriqucccr uiios gencros y rectificarotros, recientemente constituidos por cl mismo. Notanse , eu efccto, 
una nueva Anona, denorainada buUala, que es el iirbol vulgavmente llamado Laurd de cuabal; dos Xvlo- 
riAS, la Cubensis, quc esla Guacima-harUt, dc madeva litil, y la ohlusifolia , Uamada Guacico pov los 
natuvalcs y Guimba por los ncgros. Habiamos enviado vamas de cste iivbol, en lierbavio, ,i M. De Candolle, 
que su bijo se apvesuvd ii publiear en su Weraoria sobrc las Anonaceas, bajo el norabrc de Habzelia ohtusi- 
folia Mcjov cstudiada pov M. Ricbavd, pasa naturalmente al genero Xylopia. Tambien compvendid una 
nueva espccie, denominada nealeota. enel g^ievo Uvaria, que antesbabiaelconstituido, cou vavias antiguas 
UvARiAS y Ukonas y los gencvos Asimina de Adanson y Pop.celia de Ruiz y Pavon. La nueva Uvahia neglec- 
ta es la Vam, iivbol muy comun cn la Isla de Cuba, y cuya madeva sc eraplea en distintos usos. El nuevo 
ac4evo Ox.iNDn.i sc halla formado de Ucarias de Swartz y de Guettardas de Dunal, y en el aparccen dos 
nucvas dcnominacioncs; la uua, Oxandha cirgata, es un arbolcubano quc llcva tamb.en el nombre de Yaija, 
y descvilo como Guatteria pov Dnnal y como Uv.mua pov Swavtz; la otva, Oxanbka launfoha, perteneciente 
antcs ii los cilados dos gcnevos. 

Las familias de las Menisi.eu»i,vceas y de las Nv.meeaceas, solo ofrccen una cspecic cada una, que las re- 
nrcsente en la presenle Flova. Pcro deberaos advcrtir, que de la scgunda familia hay cievtaraeulc raas espc- 
cies cn la Isla de Cuba, pucs vccovdamos baber cogido y desccado otras Ninfeaceas, que sin duda lian sido 
deslruidas por los insectos en nucstro berbario. El Cissampelos caafcha de la priraeva familia, lleva cn la Isla 
de Cuba el nombvc do Parcira hram. y tal vez pueda remplazav la raiz de la especie asi nombrada cn las 

farmacopcas. . „, . , „ 

Solo dos P.VPVVE,UCEAS iiidigcnas ballamos cn la Isla de Cuba, la .\ncEMONE Blex.cana y a Boccoma 
frutesccns ; la primcra muy cmpleada por sus pvopiedades medieinalcs, que le ban mevec.do el nombvc de 
Cardo.Santo. La lamiliadelas Cm.cifeuas soIo cuenta dos especies en la pvescnte Fora, pero estaraos 
ciertos de la existencia de uu Svnapis {juncea ?) que vcgeta abuudantemenle. M. Ricbard creyd convcn.entc 
rcunir cn nna sola, las cuatro cspecics de Cak.le que llevau los nombves de Cuhensu, Kuntli., Amer,cana, 
l amalis DC, y maritin.a. Scop., bajo esta liUima denominacion. De consiguiente,el Cuule maruma. 
Rid,.; cl h^nuJ Virjinicum. L., y el Svnap.s Uuncea?) pareceu ser los unicos rcpresen.autes cubanos 
de las Cvueiferas quc bemos liallado cn la Isla. , , „ , , 

De la poco mas abnndante familia dc las Capauioeas, ballamos en las eercanias de la Habana dos cspeci s 
que resn tan ser nuevas ; la Clbome Cuhcnsis, y el CAPPAa.s emaroinata. que ba s.do gurado e" est^ Fb ,a 
' La farailia de las FL,vcomvr,,vNAS contiene, cn la Isla de Cuba, varios .avboles u„lcs dcl gencvo L.a ,A, quc 
producen una resina racdicinal quc lleva el nomb.-e dc ellos, Guayuaci. El examen de las nnmerosas ,„nes. 
,"s c de divcrsas loealidades bcraos traido, ba pevmitido a M. Ricbavd la fovmac.on de dos espec.es 
,,u as quc ba dcscrito y ligu,.do con los nombres de L^tia lonoifolia y L. crenata.hn U misma fam.ha, 
I rclad iorm6el nuevo genc-o ZuELAN,A,muy pavceido al pvecedente, con una solaespecc hastaal.o,.a, 
L Z /.i., llamada asi ^ov la mencionada semeianza. La constitucion de cstc gcucvo ha suger.do a su 
aulov vavias obsevvaciones que extraetaveraos luego, al bablar de las Samvoeas 

Las VioLAU.vs solo sc liallan rcpvesentadas basta aho.a, cn la Isla dc Cuba, po, un especie^y ot,a. 
al p,ccc nucva, la Duoseua ,„c J, caracteviza la existencia dc las Duoceuaceas. E"- las c.nco Po,,,,.a 
laI dcscritas, nna cs tambicn uueva (P. .eduncularis): y en la nnmerosa fam.ba dc las Malvaclas, que 



a saber : las Pavonta Uncaris i m- 



INTRODUCCION. 

Zi:::r:::rf:z::;.^:^^:p^-«'- -.-.«——■»" 

„,agn>ficollamadof«-to«rf-'™y»enla\ueUa .leAbajo ,„„,,, „,iH,i„,„, para h indusuia, por 

^ S:.: e,no,L>es ^e las bc,as las fiores ^J:^-- ^^^^^ U I'do Cuba, per.enecien.e al ,.nero 
l^rticlpa, e„ aUo graao, de es,a U.ma pro .^ • <^ o - d la^^ ^ i;^^ ^^^,^^^,^ ^^_^ ^^^,^ 

s:::: es;::-:^^-^-^/* i '»-"'- - ---^ ^^^ """•• ' " ^""" "^^"" "'™ "" ^"^ 

|,all6 en nueslro herbario y que dcnomma P""''/"'"'- ,^ j™.,.,,./„r,a./o/,-a, y con un nuevo 

Lasl.UACEAsfueronenr,quec,dascondos P.r,^^^ 9 ^^ ^^ ^^^^^^^ ^^, ^_^.^^ 

genero, B.,.ot.., dedicado a un med.co ^^'.^ '"""'" '^;; ^"y-,^ ,„„,,,„, „„o de los drboles mas 

uiiles de la Isla de Cuba. La Luthla vlaimam ^ ,„„„„(osa. 

apveeiada para la consU-uccion (G.,«c,.a ^"-)-J^- '^ °, ^' J ' ^ nuevas dos, la Tc,.st.oo,.. 
En.re las ,res sobs TEU.STnOEM.ACCAS que ,alla,n ^' f -^ ' ^^ ,, ^.,,,„,„,,„ je la misma 

"^-""' f rrz:S:i : ^;:! S in^^'^ '»^'"!^---'^ ---'-"^^ -n -r 

M. Ricbard que fuesc in-iig'^'"- .^ ^, h„,,,„„,, „^p,,e,,-„,-d.s y el H. arenaroides. 

De .res Hv.-'"-- -^;^^ -. f ^) q c bemos hallado en nues.ras herbori.aeiones. El 

j::;i::r:r;;::':::e:::::=s iec,: = i i ...... . e, h. «.,......» y . b. ./,„c, 

'1::rS:eti:S^;~i-.es. la famiUa de ,asM.u..o,...s, fueron confiadas. M. Ad. c. 
Las planlas.quc .,em M„„.„,,„,-i, Es.o ,e proporciono enriqueccHa con cnoo cspeces nuevas, 

:r:'.r —:"":--'""• i '-'■-^-"". ^-^ •^'"- ^^ ^^^'"» ^-^ "-'" 

eomo una B .,st..,.) ; ,a S.ach.. ^"'-"'^;™ ^^^^^^^l^f ^ ^^-^pecies nuevas, en las mucstras quc 
U .miliaSde ,as ^^^^^^^^^J^ t^i ^ ' !1 las qnc dlpucsreeosimos. La familia resuUa 
,,e la Habana le -;;->;-■; 'fjf^^^.^^l^Lnwo. ,■.■,■«^/1-". 1» S.n.,A.,A 0..a„a, la ScHM,n.uA 
pues cnr,quec,da cn ,a Is,a ^;-;"/.^^^^^^^^^ ',^ juglandifolia, ,nacro,ma y opposi,ifoha. 

ner.osa. ,a S. ,„a,r»car„a as CnPAN mf ,J« «, r 2 J J ^,,,,,,,^ ,, p„,. ,,s frutos y hojas 

p::;::::^eal..;ay,a.aa.a,y,c„segunda,:.a.^^^ 

TrA— l::;:!::::: i':^a, tiene„ am una especie mas, el C.ss.s ........ Hay tambien 

dos pt:™ nrenol, del g.nero V,t,s, una mencionada cn esta obra, y la o.ra P^. , a - u e„ 
nuestro herbario Ambas Uevan el nombre de JSejuco dc parra o far,a c,«>a,ro„a. M. Bcla.r ensayti ,n,er 
fso^rc e lla last e europcas, y oh.uvc, felices resuUados, que no sahcmos se ,>aya„ eont.nuado despues. 
E:.:: 1 1':,;::! :,ay tambie'J una especie nueva. ,a 0. ,„.r„,c..a, que denom.nd asi M. R.chard. por 

"t i:r:::::u":;::;^^t:e:de c uti.isimo G„a„aca .Pa..,uo cgo...cu„ o/,.„a.. l.,. 



INTRODUCCION. 33 

V utia especie, el Guyacamilh (G. vnlicale, Orl.). de semejantes usos, se lia eniiijuecido con cinco mas, 
cubanas, i sabci- : Iri Galipea Ossana, DC , quo enviamos de la Ilabana a M. DeCandollc, y los Zantuo- 
XVLUM coriaccum, bomhacifoUum, dumosum y Uvdiomm, desciilos los cuatio y figurados los dos primeios en 
esta obra. Las maderas de todos ellos son litiles, conio las de otras dos especies cubanas, el Z. lanceolalum 
(Ayua macho 6 amarilla) y Z. jwjlamUlolium {Ayua liembra 6 blanca). 

Entre las Ochnaceas cubanas, balld M. Hicbard dos es|iecies nuevas, la Gomphamv alakrnifolia' y laG. 
elliptica, ambas niuy vecinas de la G. cassim-folia, DC. 

Las Celasihinas comprenden un nuevo genero y tres especies tambien nuevas. Eslas son : el Eleodendron 
aUenualum, el Celastrus parciflorus y el Ilex minuliflora. El nuevo genero MoNTEVEnniA, con su linica 
especie buxifolia, fue dcdicado 4 un laborioso y enlendido cubano , D. Manuel do Monteverde, vecino de 
ruerto Principc, que nosenvio muy litiles indicaciones sobre aquella comarca. El genero .yoNTEVEnoiA debe 
colocarse enlrc las Evonijius, Myginda y Celastbus, segun M. Richard, y por las razones que lia mani- 

festado. 

Entre las Riiasineas se hallan dos arboles ijtiles cubanos , la Bijaguara, que antcs era un Ceanothus, 
nue M. Brongiiiart reunio a los CoLunniNA con el nombrc de C. ferrurjinca, y el Yaijajabico, que pasd tain- 
bien a ser la C. reclinala, Brong. 

Como introduccion ii la familia de las Samydeas, M. Richard hace rellesiones importantcs sobre el nuevo 
"enero Zuelania, quc eslablecio en las Flacouiitianas y que parece consliluir una analogia cntre las plan- 
usdeesta fainilia y las Casciirias y las SomyJas. Por estas razones, opina que debe formarse con todos 
cstos generos, una sola familia, que entdnces comprenderia las Casearias, las Samydas, las Laetias y las 
Zuelamas, y su lugar en la seric eslaria , despues de las Cappaiiidaceas y anles de las Malvaceas. — Entre 
las Casearia, soIo hemos traido una espccie nueva, denorainada alba por M. Richard. 

La rica familia de las TEiiEBiNTACEAS presenta en la Isla de Cuba dos nuevas Icicas, una del todo 
desconocida liasla abora, i saber ; la Icica copal, que da la resina de este nombre, y la olra, consiituida 
por la Hedwiuia balsamilhra de Swartz, que Richard denomina I. Heduigia. Nuestro amigocreyd oportuno 
reunir en el Icica de Aublel las Hcdwigias de aquel autor. Como arboles lambien litiles en esta familia, 
deben mencionarse el Mararwn (Anacardium occidenlalc, Jacq.), el lUango (Mangifeba indica, L.), tan ge- 
neralizado ya que puedc considerarse como indigena, la Agucdita (Picramnia penlaiidro, Sw.), subcedanea 
de la qulna, el Jobo (SpoNniAs lulea, L.), el Ciruelo (S. purimrea, L.), el Almacigo (Bursera gnmmifera. 
Jacq.) y las Coabas (Amvris marilima y sijlcalica , Jacq.), cuya madera encendida alumbra esbalando un 
delicioso aroma. Con eslas plantas litiles y agradables , de propiedades beneficiosas, se encuentra natural- 
mente asociada, cn la misma familia, el pcligroso Goaoa, Commocladia dcnlaia, Jacq. cuyocontacto y hasta 
cuyas eshalaciones produceu una binchazon venenosa, pero su madcra es escelente para diversos usos. 
Este conjunto de plantas conslituye la familia de la Terebiniaceas, una de las mas litilcs en la Isla de Cuba. 
Llegamos a la mas numerosa de las I.egumisosas, representada en la Isla de Cuba por 56 generos y 
115 especies. Vamos a indicar ligeramente las nuevas con que varios de aquellos se lian cnriquecido. 

Las diversas mueslras del arbol llamado en la Isla Bafsa.BO dcl Pcn„ que bemos traido en nuestro lierba- 
rio permitieron li M. Ricbard corapararlas con el ejemplar autcntico dcl MmospERMua Toluiferum cogido en 
las'cercanias de Tolii por M. de Humboldt, y referir aquellas i la misma especic, dando ademas una descrip- 
cion completa y una limina con todos los delalles. Pero debemos advertir que no tenemos una seguridad 
absolula de quc dicbo arbol sea indigena de la Isla de Cuba, anles bien nos incbnamos a creer lo contrario, 
pues no se halla indicado en ninguna de las lislas de especies indigenas que hemos rcunido de diversas 
localidides Nos fueron enviadas ramas de Jrcos de Canasi, y laml^ien babia una alameda planlada de ellos 
en elJardin botanico de la Habana, procedenle de semiUas enviadas de aquel punlo, donde pudo muy bien 
baber sido introducldo por M. Belair, luibil jardincro del Seiior D. Juan Montalvo y 0-Farrill. 

En el «cnero Centbose.ia, formado por Bcntbara, bay dos especies nuevas, el C. inlcrmedmm y el C.fer- 
raqincum ademas de la recicntemcnlc dcscr.ia por el mismo aulor con el nombre de C. pascuoram, y que 
M.Marlius ballo por primera vez cn el Brasil. El genero Cintrosema lia sido formado por Bentham a expensas 

. Ei, nuestra au.cncia, ,,uso e,uivocada,„enlo M. Uicl,ard, como nonrhrc >-ulBar de csta cspecie, Orlllas ,le Arco„o, quc cra la 
indicacio,, de los paragcs donde vcgcta; 5 asi fu^ Iraduoido al cas.eUano. Desgracadamentc, no ha s,d„ csla so a la cqm ocauon 
ocasionadaporuucstras frecucntcs auscrcias dc Paris, para dcscrapcnai-, var,as vcccs, las fu,K,„ncs dc D,putad„ a C„,tcs.^^ 

BOTAMCA. 



INTRODUCCION. 

l„.,„o C.™..deLi™eo,po.,oc„aU.oap.ecoe^..e,a ,<...« co^ 

,, . .e. 0-c.. .ic. ... e.pc.e .ev. ^^; -^f ^- , ^ ^„^, ,,„„.. e. e.e .0- 

Hab.no, con ,. c.es „CBaron .™.cn o.. dc J^" ^ ^ ^^^: ^;!^, , Oe CandoUe . 

'ILi L ;~a-, y cnvas ™nes.as se habnn aUcn.,o , perdido c„ nnes.ro hcbann, po,- ,o ca.noso de 

"t;L:t:!t :::,2::::sen.ado „as.a ^„0. en Cnba pc ona so,a cspccie. pc.o es.a cs nneva, 
,a 8^/1; qnc M. Ric,>ard irevd opor.nno rcprcscn.ar en u„a iamina. Las AcAC. , extn.das dc ,as 
n.t : ofrecen sie.c nucvas- cspecies cnbanas, a sabcr : ,a paucipora, l. ralen.u.Jana . la In.„ar,s. 

a :- , UlUoral., la kn.ncifoUu y ,a ,ninocej,kala. Proccdentcs .amb.cn de ,as M.MOS. son las 

,i d P u^icri, qne .lencn dos cspecies mas e„ ,a ls,a de Cnba; ,a T. ki.lr. J a l. o.oUlu. E, g^oe,.o 
ZnL.s, desmembrado .am,ncn dc ,as M.mos., ofrccc nna nueva cspccc cnbana, c, D. co.o... Las 
C^..P,.,.v e bal,an cnriqnecidas co„ u„a bermosa cspeeie mas, ,a C. l,orr,ia Hamada as, por „a„arse 
bcri^ada dc agnijoncs rcc.o! y pnn.an.es. El gOnero Pobpp.o,.., formado con nna C--;™- «';«;;; 1-" 
va dcdicado, se haUa enriqnecido co„ otra cspccic , la P. c.ceUa, arbol bcrmoso y u.,1 , e, Abcj l,c,nb,a. 
cuya madera es emplcada en la Is,a de Cuba. Una bncna ,amina con.ribn„-a a dar a a conocer 

E, nnmeroso gencroCAss.A, que l,as.a abo,-a cncnta ja diez y sic.e especcscn la Isla de Cuba, comprendc 
.,os nuevas dcscri.as porRicbard y deuominadas C. o.issca, C. c;,r„,sop/,„H«. De, gcuero Co^-- ■ -;- 
mos dc ,a Habana a M. Moricaad dc Gincbra, mucstras dc n„ magnifico arbo dc cons.rnccon de , Isla c 
Cuba, llamado Quicb,-a hacha, a causa dc ,a ex.aordiuaria dn.eza dc su madcra, qnc fue ,n„,ed,a.ame,,,e 
dcscri.o y f.gurado con e, „omb,-e dc Copa^^eha hi,,nen.folia. El gc„e,o CvN-OMETnA, que pareca ser cxclu- 
sivo dc, an.:guo eon.inen.c, tienc ya un ,-epresen.an.e i„eo„.cs.ab,c e„ c, nncvo, en la C. Cnbcns,s, que cs 
el arbo, ,la,uado P,co ic gallo en la Vnel.a de Abajo. Ricba,d obscvva, con es.e mot.vo, qnc s, ,a espccc 
muj dndosase,-,alada por M. Vogel c„ la Isla dc Haiti, es ,-ea,mcn.c nna CvNcmTBA, en.onccs sc,-an ya 
dos ,asnuc se hallan en,a America. , i- , ■ m n , ■ 

La slie de Legnminosas cnbanas .cvmina por una cspecic dc un nuevo gcncvo, ded.cada a M. Bc,„, 
babi, hor.icu,.or f,-anccs residen.c mucbos anos en ,a Isla dc Cuha, qnc ,e dehe ,a „,U.odncc,on de ,nucbas 
,,lan.as dc jardineria y dc ,,or.aliza , y dc p,.ac.icas modernus de cul.ivo. El gcocro Bbla.h.a fuc colocado 
por M Ricl,a,.d a, fin de ,a familia, povqne obccc n„ gra^ numero de carac.eres d,sco,.da„.cs dc lasd.ve- 
L .ribns dc Acacias, de A,na,iposadas, de C^salpi,,ias, de Gcof,-cas y de Casias. La dcscpcon y ,a ,a- 
mina de ,a B. spinosa, tipo de cste nuevo genero, ,e da„ a cooocer debidaraentc. 

Al mcncionar las nncvas adquisicioncs becbas c„ Cnba , c„ aumento de la fam,l,a de las Lognmurosas, 
indicamos algunas de las plan.as titiles a que sc reficen. O.ras can ya conocidas en a cenca. .ales como 
el Aiiil, el Pa,o dc Campeche, c, B^-asile.e, e„.,.c ,as .in.orias ; el Grnnad,llo (BnvA .(,c„„s DC), el bah,cn 
(Acaca fo,.mos<,, Kun.h), los Moruros (Acacia orfo,.,.a y lito,-alis, Rich.), el Tengne (otra Acac.a), la \aba 
AND,RAinermis,Kunt,,), comoarho,esdemadc,.asdeco,is.,.uccion; el PrEnocARPOS cjnmm.fer. Be,.., la 
H™en^a courbaril, h., ,a Morniga plerigospe,-na. G»tu, ya gene,.aliza.la, por sus resmas y acctes : las 
Cassia, como ,a fsiula y otras,por sus virtudcs medicinaics: e,Tamarindo,c,Ma„i, ,as F,.,jo,es, las J,camas, 
como comes.ihles, e.c. 



I 



INTRODUCCION. ^^ 

La familia de las Kosaceas es pol.re en la Isla de Cuba, peio comprende dos lirboles utiles : el lcaco 
(CHnvsoBALANUS icuco, L.), por sus frulos para dulce, y el Cnajmi (Cebasus occidenlali,. Loisel). de ma- 
dera sumamenle dura, parala conlruccion civil y niarilima. 

Enlre las Cojibuetaceas cubanas, balld M. Bicbard, en los eavacleres de un arbol muy lild en la Isla 
de Cuba, el Cliicliayron. molivos bastanles para constituir un nuevo genero intermedio enlre los TEnMisAi.i.v 
V CojiimETUM. por lo cual denomimi CHicuAunoNiA inlermedia.h linica especie que basla abora lc constiluye, 
ropresenlandola en una lamiua. Una nueva TEUMmALiA, que llamd eriostachia, vienc tambien a enriquecer 
csla escasa familia, represcnlada ademas en la Isla de Cuba por la Yana (Conocarpus erecta. Kunlb), por 
varias espccies de Blcida, por el froi.doso Jlmcmho dc la Imlia (Terminalia calappa, L.), introducido y 
raiiy generalizado. y por una Lagunaiiia y una Poivkea. 

Enlre las Onvgbas soIo sa ballo una especie nueva, la JussiJiA Sarjra^ana. con la cual llegan ya a seis las 
especies cubanas de esle genero. El Man;ih, es el liuico represenlante de las RiiizoPHOBAsdeCiiba, y enlre 
las L.TBUvus liay muy pocas especles iudigenas. iNo sucede asi con las Melastomas, qne ya tienen ccbo 
nuevas que las representan alli, a parle de diez lambien cubanas, pero ya conocidas. Algunas de las prime- 
ras fueron l.ace aiios mencionadas por De Candolle en su Prodromus, y abora pueden agregarse la 
Anthrostema Cutcnse, la Clidemia Valcnzuelana. el Calvcogonium Cuhcnse, la Conostegia aculidenlala 
y la MicoNiA dcUcatula. Ademas de eslas einco especies de g.5neros conocidos , M. Ricbavd l.ailo en nueslro 
iierbario, tres mas pertenecientes a dos generos nuevos, li saber : el Panchvanthus , proMmo al genero 
Tetbazvgia. y represeutado por la especie P. Cubense, y e! Naudinia, inmedialo al Diploch.ta, represen- 
lado por dos especics, la N. argijrophijna y la N. chrijsophylla. 

Mucbo mas riea que la fainilia precedente, parece ser en Cuba la de las Mvbtaceas, representada por 23 
especies de las cualcs son nuevas doce. Las numerosas muestras que bemos reunido de diversas localidades 
dc la Isla ban facilitado a M. Ricbard su estudio, y el baber determinado 6rganos poco conoc.dos antcs, 
comoelovario el frulo y la semilla de las Mouririas . que couserva defmitivamenle en las Mviitaceas y 
no traslada a las Melastomas , como babia hecl.o M. Endliel<er. Halld en ellas las 13 indicadas especies 
nuevasquedenomina : Mour.bia Vahnzuclana, Psidium guaijabiia, EucmiAirecipes, micropliijlla,rig,di- 
rolia phiiUircwfulia, helerophijlla, farameoidcs , verrucosa , guaijaUllo, fcrrugima y Valenzuelana. ^^ii^ 
ultima aunque muy parecida a la E. pimcnla, presenla caracleres mas bien del genero Mvrcia de De Can- 
dolle que no del Eugenia ; pero M. Ricbard no ba juzgado conveuiente alejar dos especies tan afines por su 
aspeclo V aplicaeiones. Como plantas lililes cubanas. pueden eitarse cn esta familia , ademas de las conocdas 
Guaijahas Psvdiu.m pijrifcrum v vomif^rum) , y cl frutal Poma rosa (Eucen.a jainbos,L.), Ires mas que 
sou un arbusto de madera usnal. Yaija (Mouribia mijrlllloides, Poir.), y dos malaguclas A Pinncntas (Eugema 
mmenta, DC, y E. Valenzuelana, Ricb.). , . , , 

La dincullad de cooservar desecadas las lloros y los frutos de las Pas.onabias, I.izo perder muc.bas muestias 
de nuestro berbario. De lasdiez que meuciona M. Ricbard, solo una es nueva, la P.uif,.ora coriacea. seme- 
iante a l.i P punctata de L. - Entre las Tubnebaceas cubanas , ballo lambien una especie nueva del 
senero Piriqueta de Aublet, la P. jonidioides, cuyo aspecto semeja al de la Tubnbra cisioulcsdo L. 

La familia de las Cugubbitaceas, que ofrece en Cuba los curiosos Chaijotcs (Sechium «''•*.^«';); ''= 
suministrado un genero nuevo, perfectamente caracterizado con una sola especie liasta abora, que M. Kicliard 
ba representado en nna lamina de esta obra con el nomb.e de Tr.ceratia bryonw.des. 

La PORTULACA nucrophiilla es la nniea especic nucva, que ba proporcionado nues.ro herbar.o cubauo. 
En la siguiente familia de las Piivtolageas, M, Kichard ba inlroducido reformas en el genero Riv.na, de- 
iando e,, el algunas especies antiguas y conslituyendo el nucvo genero Trichostigma, con otra de ellas, la 
1 ocandia, l, que dcnomina Tr>chostk..,a rioinoides. Ademas, balW una espeeie uueva del genero 
S^EONOPERMA, que denomiua S. Cubensc, muy vecina de la S. hulimifolia de Bentham, pero cuyas difcrcn- 
ciis sp cvnlican en la frase especilica y en la lamina. , , . 

; ;:: iraido muy pocos Cactus de' la Isla de Cuba, .i causa dc la dilicultad dc couserva.os en l,er ario 
ytambien porque, esperando siempre procurarnos una eoleccon viva, dcscuidamos esta fam.lia Por cs.o 
no sl meiciolados mas quc uua Pereskia y una Bicsalis. Nada notable hemos Ira.do '-M>oco dc la fam.- 
lia de las Umbelladas, inuy escasa cn la Isla, donde solo encont.a.nos tres Hvdrocotvle y un Ebvngium, 
ya conocidos en la ciencia. 



S6 



liNTRODUCCION. 



lodas ya conocidas y publicaJas. „,:„„i,„ies nue uresla su fisonomja i la vcgetacion cubana , y 

.ero careciendo los ejemplares de llo.es, hay que e.pe _^ ^^ ^^^ j|^^,^^_ 

b::;:;x';:''::;s,!=;:,:;:-;;:;::; - - .."- 

los nombrcs de G. Llndeniana y G 5agr«.<j«a. c.MrANurvT.^ , y que eon este nombre la 

n,enc,ono DC. qu n s la n J^^_^^^__,_, ^^^ ^,,^^^^ ^,^,,,-,,, ^ deno,„,nac,oncs ,ntroduc,- 

que descr,b,o y gu,o en a es e e l ^^^^^^^^^^^^^ ^^^^ ,,„,ro,.n,ada en Tocoven. Ha,a- 

"" " rVI G ,. , C qu habiauros ..e.itido . Dc Candolle ; la G..o..,A Sa,r.ana, ,r,uy 

r-Tr " ;.. ;:;:: d; a K : ,' rAt ue ,ln,1,ie„Lbal.a en Coba, la R.i,W«-a™, vecina de la 
la a/a ■r,.o,rf ,s vecn de K '^" , \ j^ ,„3 ,„„„eidas; adeuras de la R. 5.,.,,.,.,«,,« quc en- 
p,eceden.c, la R. pa/, .n ,. '^■^^^l ^^ ,„,e, ,e habia sido re^itida por nnestro 

iXtt^t^e iSTla^a/..,;:^ L..,.e,:.„«, r.^.a y .„,ra,a ^s.itas abora por . .. 
nri E Lnosto.um diIoton.u,n, DC, pasa a ser la M.,.anb.. </.c/„.o,„a de R,ch.; el gencvo C„,o ■. 
d DC quet ,a solo una especie, cueota ahera dos eon la Culana 6 Cuben.., R,eb. Menconause ,g I- 
tnte-doTespecies de En,T,l,s, ia an,..Ufoi:a, DC, y la p..,o.,a DC. que en su '-P-; - 
Ginebra E„ el genero S,de„ode.dron , hay la nueva espece S. flor^bundum, y e„ el Is.chotra, b,e, 
2» do vor albard, introdujo t,.es especies nuevas, a saber : las .■m-o(uc,.a,a. oborai.s y ,«/.,/o.,a El 
lener Sp ..^cocE se ha en.iquecdo taLbien con dos especies cubanas nuevas , la .. -"•"^-'™ ? 'a ^^ 
troia/a .. el genero U,c„a«dson,a, con la R. Cnbensis, que parece ser la pr,n,e,.a qne se balla en la» A„- 
"1 pues todas as R,cuAt.nsoN,As viven sob^e el continente an,ericano. El gene,. M,™ACA„PrM. Zucc 
q ya tenia unu especie nueva cubaua, el ,M. Sa,r.anu., que descr.bio M. De Can olle, cuenta abo,a Ue 
Is: el M. UneariUun,, el M. dioidio.des y el M. cras.lolUun; en todo cuatro M,t„aca„pum cubanos y 

"uLilia de las Uo^ac.as no ligura en la Isla de Cuba tau solo por el nn,nero de las ^^^J^^J^ 
vegetan y la novedad de mucbas de ellas, sino lambien por la importancu eco„om,ca dc as plaulas q„e 
consti.„yen. E„ efeeto. ademas del Ca„;. se ballan varias Exosxemas Quinas sUoestres, las Psvc„otb,as 
las CoEPHEL,s, q„eposeen propiedades vdraicas, y losirboles Kajaja(..co(Er,,THAL,s/r„(,cos« L.), la J .bna 
(E penlagona, DC), el Dagan.e (CALVCOPHVL,,rM candidissimun., DC.) la Jayua (Gen,pa Jmer,cana, L.). 
y otros va,.ios utiles por sus maderas 6 por sus frulos y hojas eomestibles por los an.males. 

Olra familia. caracteristica ta,nbicn de la vegetacion cubana, es la de las Svnant„e,us, entre las cuales l,a 
ballado M.Richard varias especies nuevas, y precedentemente M. De Candolle habia cons,gnado en su i;,.o- 
dromus otras que le enviamos. Anles de ,neuciona,.las, da,.emos cuenta de los nuevos generos de esta lam,l,a, 
establecidos e„ la p,ese„le Flora. 



n 



INTRODUCCION. 8? 

Elgencro LACHNonHizA, fujo lipo es la especie piloselloiUs , se aproxima i las Vehnonia. EI giSnero 
Tetkacanthus perlenece 4 la division de las Taijelinas, y liasla ahora solo posee una cspecic, el T. Uneari- 
folius. Por uUiino, el gencro Piniu.osia, aunque no lia sido fovmado por M. Ricliard, lc consignnmos enlre 
los nucvos, porque fue U. De Candollc quien le consliluyd con una planla rcmilida por el Senor la Osa, y 
quc el profcsor de Ginel.ra puljlico bajo la denominacion de P. lelranllwides. Fue dedicado, como se consig- 
„0 primero en el Prodromus y lucgo cn la prescnle Flora, al Esrao. Sefior D. Claudio Hlariincz de Pini- 
Uos Conde de VManucm , Superinlcndente general de laHacicnda piiblica cn la Isla de Cuba , quien des- 
pues dc baber prolegido y segundado nueslras larcas cn aquel pa.s, recomendd ellcaiLmenlc al Gobierno Su- 
prcmo la publicacion dcl resullado de ellas en la presenle obra. 

M De CandoUe inscrld en su Prodromus muchas Compuestas nuevas que nos aprcsuramos en remilnlc, 
porquc nos las pedia con urgencia para el lomo quc enlonccs redaclaba. Todas cllas se liallan cons.gnadas 
en la prescnle Flora y ademas las siguienles, nuevas lambien, que lialld M, Richard cn el herhano quc lc 



conriamos. 



En el gencro Vehnoma liay dos especies nuevas, la V. Vahnzuelana, que, seguD el m.smo R.chard, pudie, a 
bicn no ser mas que nna varicdad dc la V. Saarcoaaa. DC., y la V. gnavhalifolia; el Peot.s flor.bunda, la 
LORLNTEA Cuhcasis, los EupATOmuM heteroplnjUum, relieuialum, Iriehosanlhum, nudiflorum y Lindemanum: 
estc lillimo cogido en las ccrcanias de Santiago de Cuba por el disti.iguido botanico a quien va dedicado; 
la M.KAN.A ranuncnUfoUa, cogida en la isla de Pinos por el laborioso D. Elvecio Lanicr mucl.as «ces 
citado cn la presenle Flora, por ser a i\ debidas todas las especies que comprcnde de dicha local.dad ; cl 
SouDAGolmds.Haim,laWEDELiAcno,u«f/oi,aylaMELANANTUERAan<;.«a/-oim. 

Las modificacioncs y variacioues iniroducidas por M, Ricl.ard cn la clasificac.on dc lasCo.ruESTAS cuba- 
nas, se reducen a la reunion dc las dos Pectis poslrala de Cavanilles y eosialade DC. bajo a primeradcno- 
minacion. por scr identicas; a la reunion, tambien, por el mismo molivo dc idcntidad, de las dos Mcu.EaA 
helianthoils de Kunll. y Sagrceana de DC, bajo el primec nombrc ; a referir el CHnvsANTEi lom S.art.n 
de DC al C proeumhens de Rich, padre; a rcunir, bajo la dcnomination Lebet.nia cancellala, Cass,, l.i 
DvsoDiAi,o,-op%/;a, DC„ y a rcunir a la Leria leiocarpa, DC„ la L, sinuata dcl m.smo, 

I a fa..iUa dc las Svnantheoas ofrcee varias cspccies cuhanas u.iles como fasto de animales ; un EuPAToa.o 
(E aromalisans, DC), Uamado Trebol, que se eraplea para aromatizar los cigarros, y la Flavema c„«,,-a- 

,..rau ada como vermlfuga. Pero no se ban estudiado aun debidamente los Eupatohios y M...an.as aro- 
Inadcaljue alli vcgctan. y que probahle.ncnte estan dotadas de propicdades muy energicas. como la celehre 

MiKANiAOuacode Quiloy dcNucva Espana, r i .; ,,„ 

;:,:,;:::;;':::':: ;.;■,.! ;«"::;;."« U... ■,......,.. .. r, «,..,■., ,.. -. .;.w. ,„..,iw 

r. ),\in rpnipscnlar en una lamina de la prescnte Flora, 

De las -r ccies quc en el dia forman cn la Isla dc Cuba la familia dc las Eii.c^vceas se.s son nuc 
vas a sle la Le„cothoe mjrsincfolia, affinis, cjlandaiosa y lalifolia; la Cletuha Cuhens,s y la Cost.a 
cl« rEsl Uinia corresponde ademas a un nuevo g.ncro formado por M, Ricbar , quc lo dedico a su 
a^t el pfXsor Coste, Estis seis especies nuevas y la Cv.lla Anlillana. ya conocida, componcn pues la 

"'^rSi^lt^EAS nada aparecid de nuevo despues dc las tres cspccies cubanas que dcscribid M, Mpb, 

.i;S:::que sl blcn condda por la forma de U. hojas con ^-^^^^^ ^;:;:;--^:^^: 

hallarse en este genero ni en ninguno de los otros de la f^'" -^" «^^;,, ^„ ^^ ;,„,,,„„,„, f',„,,, 

nucva L, Valcn.aelana, ademas de la L. ne,-cosa . que hab.a » ' "«"^ "^^ ^ ' ^^l,i,,^j^^^ 

muy agradables y arboles dc madcras durisimas, hacen '— "^^ f ^ J^^^J^^;^,;,, ,, Culela 

cicscubanasdeesta familia, Talcs son el ^«-'; /CH--3orH llu». ™ ,, o^ L^^^ 

(LncuMA scrpcnlaria. Kunth,), cl Mame, eolorado L. -""'"T^^^^^^^^l^ ^ el Jlmendro sL 

ti:;zr=^rtia%:^i;tr^^;SN:cEA;,quLompie!aLn.^ 

BOTAMCA. 



INTRODUCCION, 



** , , «.,„ .e halla en el SapOc negro. especie nueva segnn M. Uicha.d, que la denom.nri 

,„enle a la del A. obusifolia , dada por Kunth. ,„„,i„i„,,do un irbol ,.ara consiimir el nuevo 

Pasa™„s . ,a pCigrosa fa.i.ia ^-^^t-;- - 1 e I Ga,o.,a,u.., , ) seis Ecn,..s nuevos, . 
gencvo Ooo.-rosTioM.. y que ha sub Jg -' / .„^,.^ ^, „,.„,„ „ ,„,„,,„™,,„, si efectiva.nen.e 
.abcr : el „, c. r-"'^^^^^^':^',, ,,, f.Jilia cn la Isla de Cuba. es cl arbol llanjado 
^r^:Z 5:,":;T;:^:«cclcnte nradera „ara la construccion, , el in,o lcchoso ,uc „n,c 
desn ironco, Je pro|,.edades acuvisimas. ,„,,j,jes sicuienlcs : pvimeraraenle, sehallaron varias 

En la familia de las A ------;;,;; '-^^^^^^^t , L M.nso™,.. aff.ni, ,o..,i,!o.a 

I,„ i .a...r.cspec.^.»^^^ ^- ^ — -^ " 

La famd,a de las «-""'"^* "^ ,„„,,„,„,„„, ,,„, Richard. Enlre las B.r,^o.,..CE,vs y cn el gcncro 

™ .-^' f 7 ^;;^'^''""^' r: e';s s „neva's : la B. s,...„e.r, h, B. U,.,^.p,.,,„a y h, B. ,n«p/,«- 

,ip,eo de las B.g..o,.^a., se ha n ^^^ J^^ ,^^^^,,^^ ,„„, ,^„ ,, ^„e,o Co«d,a, la 

,ancha. Las Conr>.AC.AS cuenun > ^^^^ ^ , ™ \ (,.' K«(.,.,«/ana , j co„ dos ,nas en el gencro 
C. Galcoaiana la C «"»-.; • C^ ,- - ^ .^^ ^^,^^^,^^ ^^ ^^^^^ ,„^ ^,„^,„3, ,e 

r::;: ::^::s ■ ; c::S' 1;!:; dmo . .... (c. ;....,.... K„„,h.), . .,.« ... 

Us especie: de v;::os dc sus g.neros. Sin emha,,o, .,a ofrec.o pocas nnevas : cl .o.a.ok ,n.,ccoru..„ e, 

^■sz:::::— :^rs::x:rc:~::r^^^^ 

mu^ra c„ n s^ro l,e,bario. Entre las que quedaron ha„ rcsuUado nuevas la Pha.b.t.s ca/.co.a euyo gene.o 
To m C . sy con varios Co.vo,,v....s e Ypom.vs; cl Co,,o»vcx,ok ...coalocarpu,.,, vccna del C. .pcc.o.u. 
cZ; r:: e^a 10 1^0,.... 6o„a-„o. dc L.; otra nucva espccic, a,,c„„T./.a, quc co„ duda reficre R.chard 
■il Bcnprn Ipom^a; V el CotiVOLVULus Fa(t'H:«e'amis. 

fn fa , Uade iLve„bb.aceas, comeozarcmcs ,,or mencio„ar cl nuevo gcncro Espao.a', de la segnnda 
.ibuY, r unVe „o perfcctamc„,c cancterizado para entrar cn ella l-^,^;^-^»' '"E^T^tr 
nuesua, a b menl-ia de un dignisin.o obispo de la Habana. el E.no. .c,,or D. J"»" .<'^^P;^ ^ ^*^ f^' 
protcct r ilus.rado de las cienclas y de las letras. Dicho genero euenta solo una -pece h 1 , U E^ 
ln.o.na y cs cl arbusto que Ueva en la Isla el nombre de Rasca Ua.r.ga, cnyas ramas d nna .es.stenca y 
:3aVn„tahles, sucln cmplcarse para castigos inhumanos. Adcmas dc esta espcce de un nuevo gcne.o 

. El "tacro Esr..E», formado pov nichavd. l,a daCo mo.ivo a las reneriones sigruontes, quo l,a com.micado 4 la Sooiedad 

mmmMmmm 

;r ^r^riittS r C^^a^l ".. L;:^™- ^^ e„ e, .a,L Botanlco do Ga„te, y M. cn^Le.™ire ,a ha 

:ZZ. A.L;.™,» .„.«.«.»„ e„ e, vol. IV del .»,.«.■ fc.r,U, f^f^^^^^^^^T^,, e ofrecc 
La identidad genevica del AnMEMA.ro, , de la Es,.*d,ex no paveee dudo a l,ay solo <1^^ "'f™ "" J ;„ 

bastantes diferencias en te Rguvas. (La Esp.vu..e,v liene euatvo estambvcs , el AaM.N.xsTc. cmco.) Lo. dos autoves 

planta ala lamiUa de las Ye,-ba„ace«s. El nombve dado pov Richaa-d es el mas ant.guo. 
Fn cuanto al GoEnE» p,imitivo de Wvdlev, el de Puerlo Rico ngmado en la Lin„ma, no me aUevo a admitiv bu idcnoaau 

co el ::rvol™v,p,eloses.amb,es^on,cis, losovaloses.an.epvese,,tadoseo™ 

,ue los cstambves. No es una EBENACEA eomo cvcia M. Widlev, , tampoco vma espec.c de Esp,vd^. de C"^^; '^"^™"; ''';'= "° 
La cvvo.es graves en la descripcion y en la lamina de M. Wydlev. Lo ,nas pvudente pues me paveee cons.dera,la como nn g« 
.^vo distimo, hasla nueva veviDcacion de la plan.a de Puevto Bico. - mcli,, lc la Socic-W Bom.,uc ,lc Fra,.cc. - Tom. 111. 
l8o6, p. 348.— Seance du 13 juin ) 



INTRODUCCION. 89 

cuenlan las Veubenaceas con siete mas nuevas e inleresanles en la Isla de Cuba, a saber : la Lastana 
microcephala, vecina de la irwolucrala ile L., las Callicahpa fidia y cinerca; los CLEnoDENimoN tubcrciila- 
um y Lindeniaimm y los Vitex ilicifoUa y aviccmioldes. Adenias de muclias especies berbaceas y subfruli- 
cosas medicinales delos gencros Lippia, Vebcena y Lantana, esla familia comprende lambien arboles lililes 
en la Isla de Cuba, como los son : el Rolile amarilto (Cithahexylijji eauilatum, L.) y e\ Mangte tilaiico 
{AvicENNiA lomentosa, Jacq.). 

Las EscnoFULAiilAS ofrecieron Ires es|iccies nucvas eu el genero Bhunfelsia , y son la B. cesirotdes, la 
B. sinuata y la B. paroifotia, y ninguna en los demas. Las Labiadas solo ban dado como nueva, la Scutel- 
LAniA Cubcnsis. hallada por M. Linden en el raonle Libano, cerca de Sanliago de Cuba. Las Acantaceas 
se ban aimieniado con dos es))ecies, el Colophanes Cubensis y k Bhvtiglossa Sagraana. LasPBUiuLACEAS, 
Lentidulauiaceas, PLUJiD.AGmACEAS, Plastaginaceas y NiCTAGiNACEAS , iioco numeiosas en especies 
eubanas, no ban sido auraenladas con nuestras herborizaciones; y las Amarantuaceas, mucbo mas nume- 
rosas, les debcn solo el Achvhantiics liirti/lora y una especie dudosa dc Iresine, la gossijpianlha, que agregd 
Ricbard i las otras especies del mismo gencro, que ballaron los Seaorcs Humboldt y Bompland. 

l>asamos por alto las Salsolaceas y las Polygon.aceas, que nada nuevo ofrecen hasta ahoraen la Isla de 
Cuba, exceplo la CoccoLoiiA coriacca, que parece nueva , para mencionar las Lauhaceas que ofrecieron .^ 
M Bicbard matcria para adicioncs importantes, Tal consideramos la formaciou de unanueva Iribu, consti- 
luida por el nuevo gencro Sym™vsodaphne. La nnica especie que hasla abora le perleuece, el S. Cubensis, 
se balla en nueslro herbario y tambien la l.allo M. Lindcn cn la provincia de Sanliago de Cuba. Menc.ona- 
rcmos ademas la 1'hoeoe Falenzuetuna , la 1'. lujvoleuca, la Pehsea sitceslris, el AvDENnnoN? Cu&cnse. la 
Nectandba cigua, h N. Bonmto , h N.? lonoifolia , la N.? magnolia.fotia, la Obeodaphne? o6ora(a, la 
Lindeniana y la 0.? aWa; en todo doce especies nueva. Los .irboles lililes de esla fam.l.a, en la Isla de 
Cuba, son el frutal Jguacatc (Pedsea gralissima, Gffiln.), la Clsua, ya cilada, y los Bomalos (Nectandra, 
Oreod4phnl] como maderas mas 6 nienos litiles. 

La familia sumameule corla de las Dapunaceas, pues solo comprende Ires especies cubauas, ha ,u-oeu- 
rado dos nuevas : la Lagetta Valcn.uctana, muy prd.ima a la L. lintearia, Lam., y la Hargasseria Cuba- 
na. Las Lagetta son notables por el tejido relicular de s« albura d capas subcorticales, empleadas en Cuba 
para hacer cuerdas blancas de suma resistencia. 

Se han perdido larabien, por la dificullad de conservar las noros y los frulos, varias Adistolociiias de 
nuestro herbario. De las ires que so ba.i couservado, dos resullaron nnevas : la Ari,toloc„.a Uor.na y la 

A. vaf-si/lora-fuUa. ,. , . ■ u 

Dehcraos meucionar la fa.nilia de las Eufordiaceas eorao caraclerislica larab.en do la vegetacon cubana, 
nues coraprende 28 gencros con (37 especies. Aunquc el jngo lecboso de rauebas de ellas sea uu obs.acu o 
para su cinservacion en berbario, el nuestro y varias raues.ras comunicadas por M. Lindlej han proporco- 
nado formar un nuevo genero y 25 especies tambien nucvas, que cnuraeraremos rap.daraeulc. 

El genero Bonania parece veciuo del Sarathrostaciiys de Klolsch. Fue dedicado, por md.cacon n., s- 
,ra, a i>. Sebastian Bonani, amigo laboriosisimo que nos segnudd por el mayor .elo cn nues.ras ta..as esta- 
dis ieas en la Isla de Cuba, y que ballandose n.ilraente empleado despues eu la Adrainislracon pnhhcn, nd 
renetidaspruebasdosuidoneidad. fallecid vicliraa del colera raorbo. La un.ca espec.o que const.luyc 
e evo gJero, lleva el nomhre de B. Cubana. Las olras cou que se ha enriquecido la fara.l.a que no 
„ ,a fue.™, eu el genero Eopuorria, la Linieniana , h iraehijphjlta, la dumosa y la pcduncutsa, 
Sx IN,IA /., ■,7W.„yla varicdad micropkijlla de la egtand.tosa; hs Ac.i..i.usetosa,nembra„aeea,^- 
con^iaypLuclhs l.o.,..microphjtta y peduncutosa; los Croton nummutar..folium. .accin.odes, 
c/,oii,(i;o,,« j ('»!/,""". ' ■> - .,, p,,, ,,„.,,,. ,,„.,.„sa- osPiivLLANTHUS maranl/ms, 

l,inpophahoides. Lindcnianum, clUptmm y luloum; la Caplroma lenosa, '»' ' .._ 

d^ ROPi a ciircas, deuorainada abora Curcas Indica. Las semillas de ot.as espeeies c Cboton y e 

.at o™: Itieueu ta^bieu aceites poco es.udiados l.asta abora. Olra ^-7'- '^^^ f^^ t; r:':to 

aboraMANiHOT cdulis, ofrece doscuPiosisimas variedades. ind nticas en lo «^;''» f '^ ^^.^ ^ 

muv diferenles en las propiedades de las raiccs, pues las de la uua(} uca dutcc) son inocen.esy a.radables, 

rielt de arimcnlo Lrlnoso, y las ,lc la otra ( Yi.ca ag.-ia) eontieneu uu jugo vcnenoso, que es prccso se- 



INTRODUCCION. 

®° , .i- ,.i I. n„l„i nllada para cl pan de Casabe, que es la farina 

,„„. por „,edio de grandes hvaduras^ y ,1 1 I s' od - e„ ,a Ula de Cuba y ..^ go^e.alindos 
,. ,„0 de los por.usueses dol »-'!• ^^"^ 'f "^ ^; ,' " ,„ ,„,,„ (A.hub.tbs .■.Vo^a, F„,s,.), dan frulos 

aceilosos quc puedeu uulizarse. O.ros rbo es, con o e F m E - |^^ ^^^ ^^^^,,,^^ ^,^ ,,^ 

fu„es.a repu.ac,o„. _^^^,_^ ^,^^^ ,.;,, j, ,„ ^^e aparece en la presen.e 

Lafamil>adelaslIuT.CAC.xsdebese e lal especies. enlre las cuales resuUaron 

Fiora. donde esta -1^-7.^^^;^,*^^^^^^ ,. UnT.c. c„l/a , Li.d— Las plan.as de 
nuevas el Celt.s parn/»/ », , el F.cus J^^ i ^^^ ,^^^^,^^^ ^. 

es.a fa.nil>a son aplicables las unas por la bb.as .exules de su . . ^ ^^ ^^_^ ^^^^^^^^ ^^__^^ 

™.„/a, Wild.) y el '^^^^^;!-;™'"^, ";;t ^.^i ^ ^ 1 e„ los ia,.di„es de la Isla. pero ^ue „0 
e, ^ .. (B— — pa :, (B. ;b.7«™). Debcnos ,„e„c,o„ar .an.bie„, 

es i„d,gena, sino de la Ui.na, pa.a Cervanles y poeo cs.ud.ado 

-::i.r„„eo,u„iu..ecb^^.unv^^^^^ 

Despues de la fam.ba 'l^J^^^Zun. y le„ios,aolnu.n y la Pepebom.. /..ca,,„7a), nos balla- 
n,asque ..es especes nuevas (los P"'- «'^" ™ /^ J Lien pudiera ser u„a de las variedades dcl 

r Tr;" Wirru: vi"» S :c:„.fnen:e i; «ueva Es^na. Es e. .inico represen.an.c cu- 
r'T\l al d'e Co. .,^E.us. .a„ eomunes c„ Europa y en la America se„Lc„.r,o„a . El fruto dc 
bano de la f^.'""^^ '^™ '^,, ■ ,„ ,„„„,„ ^.e las bello.as eu,-opeas, pa,-a el alimen.o de los eerdos. 
^XToi:,:;::en nct iee^lu:berbarioV.afa,„il,adeUsY.^ 

.i L ) cTo "0 ,cm,.i,lo de la Vucl.a de Abajo y que dudamos sea ,nd.geno. pucs M.cbaux le re- 
rcid en i; L',ica dci Nor.c, de dondc pudo scr .ra.do a la Isla dc Cuba. .,n cmbargo, cl Senor Va- 

.' ■ Mi i ic a riaa en'los Es.ados Un^dos, de do„de .al ve. pudo baber sido io.roduca. „ 

reneral -os eoneedcr car.a de na.urale.a euba„a a cs.as especies sob.ar.as en las fam.has, que se l.a lan 

ol „ olras e„ el con.inen.e veeino a la Isla de Cuba. Es.a rellexioo se rer.c..e u los Ucs .■eprescn.an. 

e vemmos de ci.ar, de .res familias c,ue „o son in.ertropicales O.ro .an.o ,,o.^,nos dccr de la un,ca 

esocce dc Sal.x, ballada por M. Linden cn el Mon.e Libano, cerca dc ba„.,ago de Cuba. 

'l famiha de as Co.,L^s tampoeo tiene c„ la Isla de Cuba mas .,uc u„ represen.an.e, el P.nus occ 
rfei:/,>; que ademas de la VaeUa de Ma^o, vegc.a abundan.emente e„ la ,sl,.a dc P.„os, quc lc debe su 
nombre desdelaeiiocadeldescubrimien.ovorC-is.obal Colon. r ■,■ j 

n rapida.'nc„te las C.c.n.c.s, que no ceemos indigenas, llegamos a la r.ca y bermosa fam.l.a de 
las Ong«,r.E.s, represen.ada en la p,csc„tc Flc^a por 50 especies, que >ndu ablcmen.e se,-a.r aumen.adas 
„ bs fu.uras e.ploraciooes que se bagan e„ los bosques eubanos. Las copas e los arboles sc ballan cub.cr- 
as s.as hndas plan.as, y por lo .a„.o crecmos quc, cxaminandolas co„ de.e„c,on . se ballaran „rucb s 
m s es ces que la de nucs.ro berbario, y las quc pudo es.udiar nucs.ro sab.o colabora or en cl Jard,„ d 
rPacul ad de Mcdiciua quc dirigia. En.rc cllas ballo varias plantas nuevas, co„ una de las cualcs formo I 
nncvooe ero Rhv.cb.d.n.., qu^solo tiene aun una espcce, la U. CaOana,, cuyo lugar cn la c.enca se balla 
entre los gencros OnMTH,n,u« y 0,.n,t„okv.c„„s; y ademas 17 cspeeies nuevas cn los se„e.^os ya eo,ro- 
cidos asaber : los Ple„.oth,u,l,s? fachjrachis y Vakn.nelana, que cou duda rehr.o a este gencro; los 
Ep,LENDnu..5ajr<ram,a,. Inrcinan,, afFn', ochanlhum, ncnatocaulon, Dnboisiannm,oUan.janun, amph,- 
s.o„.u,n • la B,,et.a iencra. elONCo.u.M Gmbcrlianum, laPoLVSTACH.v? n,embranaeea , lasHABENAm.i ,-,c.«- 
.« V rcvlicata. la PoN-rH.EV„A lancifolia y cl Phvsurus 5asra.a„u.. A es.a lista de espee.es nucvascubanas, 
dcben agregarse a.a„do menos dic. y seis o.ras balladas por M. Lindcn y publieadas poco t.cmpo antes dc 



INTRODUCCION. 61 

halier sido comprcndidas por M. Riehard en la presenlc obra. Adcmas, crcjo cste convenientc Irasladar al 
gencro Spir.ANTHES varias especies Jcl STF,Noi\HVNcnus, que apareccn asi con nnevas denominaciones. Comc 
especie lilil, solo podcmos cilar hasla ahora la rainilla, de la cual no se hace uso alguno en la Isla de Cuba 

' La familia de las Zingibeh:\ci!\s ha suministrado a M. Richard una nueva espccie cuhana en el lierbario 
que le confiamos, a sabcr : la Rene.vi.mia amaiia, babiendo adcmas transladado a esle genero dos anliguas 
AcpiNiAS, la raccmosa j la oeeidentalis. Esle grupo presenta plantas medicinales de propicdades muj impor- 
'tanlcs, como son cl Gcnijibrc, cl Cnjutc (R. occiihnlalis) j la CaHuela Sanla (Costus siiicatus. Sw.). 

La familia de las C\nnace\s csta represenlada en la Isla de Cuba por ires generos , TnAi.iA, Mauantha 
j Canna, que no ban sido enriquccidos por nucstras berborizacioncs. Siguen las ulilisimas j alimcntlcias 
MusACEAS con su genero tipico bien conocido. Vieiien luego las Ajiauilliuaceas, donde estan los Acave y 

FouiiciiovA, aplicables para la cordcleria y los tejidos, y la Alstroemeria comestihle, muj poco apreciada en 

las Anlillas. 

Olra familia, muy aline a la precedentc, y que ligurara con clla en la liistoria de las artes lcxtiles, es la dc 
las BnoMELiACEAS ; comprende las Pitcaibnu, las Bhomelia, las Ananassa y las Tillandsia, todas litiles 
por la nolable firmm j resislencia de las fibras de sus bojas. El lillimo de estos gi^neros lia sido enriquecido 
con dos especies nuevas, i saber : las Tillandsia breviscaiia y Valenznclana, ademas de olras rccicnlc- 
mente balladas cn Cuba y descritas por M. Hooker. 

La familia de las Siulaceas es rccomendahle por las virtudes mcdicinales de la raiccs de las espccics del 
gencrotipo; pucs adcmasde la Zarzaparilla, baj otras raiij usadas, como la s,jphilitica. h pseudo-clwm j 

" En las Pontei)Eul\ce\s, muj escasas en la Isla, se ha liallado una nueva espccie.la Eichornu ctodi/o/m, j las 
CovniEiiN\CE\s, nada ofrecicron cn los dos generos CoMMEr.vNAj Thaoescanthia, que no fucse conocido. 
Nuestro licrhario presenta un gran vacio qiie llenar con las diversas espceies de palmas cubanas, cujos 
nombrcs vulgarcs rennimos . pcro sin liaber podido conseguir qiie de las mas nos enviasen espatas floridas 
Por esto solo se mencionan 10 especies, cuando indudablcmente bay mas en la Isla de Cuha. En general 
son irboles ntilisimos por sus bojas j sns frutos , j la Palma real silvestrc, que es delgada y se elcva nu.cbo 
en el inlerior de los bosques, ofrece una madera durislma que puede usarse en la ebamstcria, porel jas- 
pcado ncgro de las fibras leiiosas. 

En la familia de las An\CE\s, ha formado M. Richard un nucvo genero con una especie hasla ahora, la 
ANnr,oMvciA Cubettsis. que se aproxima al genero Peltandba de Rafinesque. En la misraa familia se lialla 
el antiguo AnuM sagittifolium de Linneo, ahora Santhosoma, que es la Malanga, cuja mz es un ahmcnto 
farinacco muj estimado por los ncgros. 

La familla de lasTvr.vcEAS no ha prescnlado mas que la especic coraun 
si.uicnie dc las Cvpeiuceas, se encuenlran nuevas cspecics ; lalcs son el Cvpeiius liliculneus,e\ FiMaiusTvus 
lonferta, las Rhvncosposa eephalantha j Cubcnsis. No obstante habcr reunido 30 especies cuhanas, no crce- 
mos snficienlemente bicn representada csla familia en nuestra Flora. 

La sicuienle de las Ghamineas sera tamhicn aumenlada considerablcmcntc en lo sucesivo, j mercce ser 
de nuevo estndiada en la parte econdmica dcl uso que hacen los animalcs j el efeclo que su alimento les pro- 
. duce La dilicultad de obtener dalos exactos proccde de la confusion de las denominaconcs vulgarcs, pues 
essumamenleseneral el nonibre de grama y de yerba, que indislin.amcnte aplican los natura es a especies 
de generos muj lejanos. Debe ser mnj rica esta familia cn la Isla de Cuha, pucsto que ya 1- »";--' '^ 
represenlantes de lodas las Iribus de GnAMiNEAS, j algunos generos con un niimero bastante noiahle de espe- 
ci s El tolal de las de la familia asciende i 70, en 28 generos dislin.os; y el de las especes nuevas a 13 , 
a saber : los Paspalum ^nflatun. altermfloram, Lindenianum; los Panicum distantifJorun,, 1 alen^,el.nu,n , 
,nintailloru,n, obtusilJorum, sacd,aroidcs;,\ Pipt.^thekum sctosttm, el Stceptachne C»6e».., el Polvpoco» 
CabcL. la CIIL01.IS Sacjr.ana y la Festuca la.i^a. La ultima Graminea de la Flora cuhana es la Ca ■ 
de azucai', que hien mereco car.a dc na.uraleza , aunque no sca indigena ninguna de las vanedadc. que all. 

"SlraLemos las Fancrogamas por dos pcpueiias farailias : las Alismaceas j las Na.abace\s, ambas 
escasamen.c representadas l.s.a ahora por plan.as cubanas, que no dcjaran de exis.ir y que seran la con- 
quis.a de nuestros con.inuadores. ^^ 

Botakica. 



, T. ancjuslifoUa , L.; pero cn la 



g2 INTRODUCCION. 

PaHa esta ripida idea de la vcgelacion de plantas vascuiares, vamos a prcsentar una revision ignalracntc 
sucinla de las [dantas celubares. ■ , i i 

Coniova indicamos, el cstudio y la detorminacion de las especies cnptogiimicas que hemos traido dc la 
Isla dc Cuba, fueron conliaJos al laborioso v concienzudo Mr. C. Montagnc. quien confirrad, eucl interesanle 
irabajo que hizo, las esperanzas que juslamentc inspiral.an otros ■nuchos con los cuales habia ya duslrado su 
nombre. Felizn.ente para nuestra ol.ra, y auuquc cn pcrjuicio de otras seeciones quc fueron publica.las mas^ 
tarde, pudimos conccdcr i nnestro sabio amigo, cierta laiitua para cxponcrsus rcflcMones y descrdnr las es- 
pecies que no nos fue posible cxtcn.Ier mas tarde al dis.mijuido y malogvado Richard. para la scccion de las 
plantas fanerd=amas. Gracias a cstc privilegio de las circunstancias, le fi.e dado u M. Montagnc ennquecer 
el volumen de la Criplogaraia, con seis apendiccs nolahlcs y ulilisimos sobre cada uno de los ordeucs y gran- 
des seeciones de ella, correspoudicutes a las Fvceas , las Bvsaceas y los L.oienes, Ios Hongos, las 
Hei'Aticas y los MtzGOs. , , ■ „■,,■■ 

Al liacer ial concesion de espacio a M. Monlagnc, llevabamos la mira de procurar .i los Insi.tuios y B.hlio- 
tecas cienlilicas de Espa.ia, una nueva y selecta doctrina sobre esla parte de la botaniea, quc no sabemos 
csisia scmejanie cn ol.ra alguna publicada eu lengua castellana. Con igual motivo autorizamos i nuestro 
ai^no colaborador, i.aia que, en la representacion de las espccies , presentase los detalles anatom.cos sufi- 
cientes para dar a la juventud espaoola una idea exaela de la o.-ganizacion y de las funcioncs de lan .ntere- 
sanles vegetales, que por su extremada pequeiiez y blandu.-a, no pncden ser vistos en las plantas vivas. La 
camaia liiciJa, pe.feccionaJa y aplicada al microscopio aero..iatico de C. Chevalier, fue el grande auxiliar 
Jc M. Monla^.ie para figurar tan imperccptibles cuanlo curiosos detalles; y con el ha poJiJo aumentar, 
por ejemplo, "^180 veces el lallito Jcl Ceramicm c/ai'»/a(wm y l.accr l.es seccioncs en un cspesor que apenas 
llega a meJio punlo. 

Las Joclrinas que ba eraitiJo sobre la o.ganizacion, el desar.oIlo y la proc.eacion Jc las J.vc.sas fam.lias 
de Criptdgamas, revelan al lcclor toJa la scrie Je mislcrios y de prodigios Je la viJa vegetal en esos curiosos 
seres; desJe los incierlos y ambiguos Je algunasAlgas llamaJas Zoospermas y Dialomaccas, analogos d iJen- 
ticos 'a los de los aniraales infusorios, hasta los eviJentes y regularcs, por scxos sepa.ados, como cn las 
Hepallcas y los Mazgos. 

Enlre las rcflexiones a que se ha enlregado M. Montagne sobre las Criptdgamas en general y las de la 
Isla Je Cuba cn particular, uo podia menos de aluJir a la mision de las mas imperfectas Je esas planlas cn 
el drJcn univcrsal y aJmirable dc las creaciones vitales li organicas, formando corao los eii.briones d prime- 
ras manifeslaciones Je la vida , que parcccn no piJen a la naturaleza mas quc un poco de humcdad para 
Jesarrollarsc. Tal es csa multituJ de Algas que tapizan los lugares humedos, ya bajo el cielo helado del polo, 
como el Hjematococeus niealis, Ag., ya en la temperalu.-a ardienle dc las aguas mincrales a 40 g.ados ccn- 
tigrados, como la Oscillaria MoiilrjeoUi, Bory. Esas imi.erccpliblcs cnanto innuraerables formas organicas, 
fuMon probablemenle los priracros habilantes del globo en la lipoca de la aparicion ilc la vida sobrc su 
superficic , y cuyos .-eslos amontonados por los siglos, la procuraron la costra tertea adecuaJa para la vcge- 
tacion succsiva Je las Je.nas especies vegetales. 

Tampoco podia olvidar M. Montagnc el hacer alusion ,i los usos dc muchas Criptogamas, ya para el ah- 
menlo, ya para la medicina, ya para las artes linclorias. Pe.-o al .ncnciouar las propicJades litilcs dc unas , 
no pudo oculiar las da.msas Je otras, y particularmente sus cfectos desastrosos, corao parasitas casi invisi- 
bles que ya atacan y deterioran el organismo animal, como la Muscaniina del guano dc la seda, d ya se ccban cn 
las mas ricas cosechas, corao el carbon del Irigo, el oiJiuin Je la viJ y tanlas olras plagas de la epoca prc- 
senle. Bajo este punto de visia, adquicre sumo inleres el estudio, antcs descuidado, de las plantas cnptd- 
gamas. 

Pasando ahora a liaccr una revision ile las es|.ccics qne reunimos en la Isla de Cnba, y quc ya dijimos as- 
cicndan a 306, dislribuiJas cn 128 generos, comenzaremos por las ALGAS sumerg.das d phvclas. 

ComprenJc esta famllia 37 espeeies, Je las cuales 12 son enteraracnle nuevas. Vamosil inJicarlas rapiJa- 
mentc. La Bidu.,piiia Jus!ralis, cn cse curioso dnlcn Je las DiATOM.vcEAsque M. Ehrenl)e.g presenta eomo 
animales infusioros con caparacho siliceo ; el Scvtonema ruirum, de genero duJoso; la C.wferva braclnj- 
clados, la Br.opsis raniii/osa, vecina Je la Balbisiana, la Caulerpa fasligiala; las Posvsipuokia sccunda y 
Habanensis, la Rhodomela calamislrata, cl Sph/Erococcus corallojisis, muy pareciJo i una Gigartina, Ag.; 



P 




INTRODUCCION. 



63 



el Hfiusv.i^is plagiO'iramma, el Hctocarpus mhmtilus, cuyo genero es duiloso, y el Sakcassvm pohjceratHm. 

M. ftJontagnc propoiie subdividir cn dos el genero Rhodoimela, dando cl nomhre deBo:,TRYCHiA al nucvo, 
cuyos caracleres (iresenl.in de acuerdo con M. Duhy. 

La familia de las ISvssaceas compi-cndo tres generos, con un toLal de solascinco especies, de las cualcs 
tres fiieron incor|)oradas por M. Montagne al nuevo genero Leptogium de Fries. La familia dc los Liciienes 
comprendc 69 especici distribuidas en 22generos poco ricos, cxceptuando el Parmelia, que tiene nespe- 
cies. Las especies que M. Monlagno halW nucyas, en la coleccion cubana , fueron 9, li saber : las Stkigula 
nitiila y rotula, la PEHTUSAaiA cntophta^a , las Thelotrcma Jubeftianum y oliraccum , la Opeorapua /t/i"- 
ciana^ las Biatoua vcUita y pusilta, y la Pabmelia VaUnzuehana. 

Los HONGOS. dislribuidos en seis familias naturales, comprendcn 116 especies distrihuidas en ^3 gene- 
ros. En la primcra fainilia, CoMOMvnETEs, liay tres plantas nucvas, una en cada gcnero de los tres que la 
representan Iiasla aliora cn la Isla de Ciiba, y son la Puccinia plafjiopus, la Torula orthoclatli , vecina de la 
herbarum, y la Peuiola sphcpricpformis. 

La familia de los Hvpiiohvcetes, quc solo comprendc diez especies, ofiece siete nuevas cubanas, a saber : 
los Fusispor.uiM cijlindricum y carncum, los Helmintiiosporium donjcarpum, ZYCospoRiuiM oscheoides, Mucon 
croceus., Stilbu^i cinnabariHm y la I^aria jijantea. Casi todas esias plantas son tan exliemadamente chicas, 
quees preciso aumenlarlas 800 y mas veces para percibir sus di'ganos, describirlos y rcprcsentarlos con cxac- 
titud, cual se hallan en las preciosashiminas de la prescnte Floia. En algiinas,como enel .tspcrcjiUus candidus, 
LinIi.,M, Moniagneha llevado el auraentohasla 1,200 diametros, para ver de descuhrir ciertosdiganosindi- 
cados por los aulores. El Stilbum cimaharium necesitd el aumento de 780 didmetros para ver su estrnctura. 
La IsARiA gigantea, en lin, es una produccion singular qne M. Monlagne no se atrcve a asegurar ser real- 
inente una Isaria, puespudiera sertamhien una Clavaria. 

Dc las nueve esjiecics quc ofrcce cn la Isla de Cuba la familia de las Gasteromvcetes, cuatro son dchidas 
i M. Montagne, por haberlas dcscubierto cn el lierhario que le coofiamos. Son el Didvmiom pohjmorplmm, 
el Tui,oSTO.MA ejcasperatum, que cl autor sospecha pucda formar el lipo de un nuevo gcnero, el Hippoperdon 
crucibulum, cspecic de un nuevo genero, distinlo de todos los olros Lycoperdon, que con tros de estc for- 
man hasta ahorael grupo genericoque describe; por tiUimo, la Nidularia intermcdia, que parece colocarsc 
entre las N.phcala, Fries, y N. slricla, Bull. 

La familia de los Pvronomvoetes cuenta 24 especies en la Isla de Cuha , li de ellas nuevamente descri- 
tas por nuestro sabio colaborador, y casi todas las demas esludiadas de nucvo. Enlre las primeras se Iiallan 
el MicROPELTis applanata, la Mei.iola j/mp/iidiclff, la Stigmea sufciiiacufans, la Dothidea coralHna, laDipi.o- 
DiA anomala, muy parecida A uua Sph/eria; la Sphjeria pitijrodes , la Hvpocrea perpusilta, los Hvpoxvi.ok 
bomba, Sagra-anum, bacilhun, hainialastroma, polijspermum, Cubense y dichotomitin. 

Las DvscoMVOETES solo cuentan ocho especies en la Isla, y de cllas cinco son nuevas. \i\ Stictis theh- 
threma, la Leptostroma orchidearum, los Rhytisma gijrosuni y maculans, y la Peziza leucorrhiotlina, quc 
fue prcciso aumenlar 800 vecespara percihir sus tccas y esporideas. Las ciipulas son tan chicas que no exce- 
dende un cuarto de milimeiro, aun estando humedecidas. 

La liltima familia del drden de los Hongos, los Hvmenohvoetes, es la mas numerosa de lodas en la Isla 
de Cuha, puesto que comprcnde 61 especies distrihuidas en 17 generos de los ctiales el Polyporos liene 
32 cspecies; en contraposicion olros nuevcsolo eslan representados por unasola. M. Montagnehalloen iiues- 
Iro herbario 25 especies nuevas, a saher : las Exidhs fusco-succinea y pohjlricha, los Hvpocnus holo.canlhus 
y albo-cinctus, esta ultima iludosa, porque pudiera ser un Ibalusesteril de un liquen; el Corticum Jubena- 
num, el Stereum po;)i;n'um, muy parecido al membranaceum, Fries, de la Isla de Borbon; el Favolus ciiru- 
lalus, veeino del £uropeus, y que une este genero con el Pulyporus; la He.xanonia po/!;,jiaiHma,elGi,OEOPO- 
Rus conchioides, que semeja a la Thelephora hirsuta de Pers.; los Polyporis flabellum^bijrsinus, Valenzue- 
lianus, Auherianus, hjenoides, senex, Cuhensis, Sagricanus, tricholoma, pach-jpus, mclanoporus, micromegas, 
y omalopihts; IosLentinus eujrraimiiiis y glabralus y el Marasmus hmnatoccphalus. — Me seni permitido 
hacer aqui una pausa, para consignar la expresion de mi reconocimiento a M. Montagne, porhaber unido mi 
uomhre, en el gdnero Polyporus, i los de inis buenos, anliguos y laboriosisimos amigos Valcnzuela y Auber, 
que tanlo nie han oyudado en mis penosas investigaciones sobre las planlas cubanas. 

.\I Ilegar al drden de los MUZGOS, seniimos con nuestro digno colaborador, que nucslro herbario sca 



64 



INTRODUCCION. 



„„sf, en especles, pues solo conlaraos 59, de las cuales 32 Hemticas y 27 Muzgos proplaiiienle tales. 

i.'n la pVlinera , encoiUio M. Montagne 11 especies nuevas : la Jungkhmakia rhizaiiilia, h PjinA(;MinoM,i 
Sagrcvaiia.UiLTiEmiLlala-virem, phyllobola, cancellala, mijriocarpa. radicosa. caidiocaipa, serriilaW, 
Cubensis j Auberiana ; algunas de eslas ulllmas fiieron delerminadas por nueslro amigo en union de M. Nees. 
Enlre los Muzcos propiamenle lales, hallo solamente dos especies nuevas, ambas en el gcnero Hvpnum, fi 
saber : el lilipaliamim, denorainado asi a causa de su lamano microscdpico, y que se lialla ngurado en esla 
riora, y el Monlacjim, dedicado .i nueslro colaborador por M. Belaogcr, que lc ballo por la vez primera en 

De la revision que venimos de liacer resullan ser nuevas 92 criplogamas de las 30« descriias en la presenle ^ 
obra, lascuales, unidas 4 las 450 especies nucvas de Faneidganias que liemos cilado, componcn un lolal 
de 542 especies agregadas a los arcbivos de la botanica. 

Pero no es solo el niimero de las especies ya anles descrilas , ya nuevamente balladas , lo que bace raas 
imporlanle el conjunlo vegela! de la Flora Cubana, sino la variadad de aplicaciones ya como alimento del 
hombre y de los animales, ya cn la raedicina , ya en la induslria; pues dificilmcnle se enconlrara olra co- 
marca en el "lobo, cuya vegelacion ofrezca un niimero propnrcionalmenle lan considerable, como on la Isla de 

Cuba. 

En cl precedenle analisis procuramos dar una ligera idca de esla parlicularidad preciosa, indicando, muy 
de paso, las espeoies uliles que mas parlicularmenle se dislinguen en cada famiiia,- pero bien se puede co- 
nocer que tan rapidas menciones, no son de modo alguno sulicienles para el fin que debe proponerse el 
via"ero que a\ reunir las plaolas de una region tan venturosa , ha tenido suino cuidabo de recoger cuantas 
nolicias ha podido sobre las aplicacioncs y usos. De esle acopio de datos, unidos y relacionados con los cala- 
lo^os de lasdenominaciones vulgares, podiamos enlresacar un inleresanlc Iratado de Pj.aktas usuAi.ts ee 
Los CuB.iNos, el cual comprendera, ademas de las denominaciones que diversas veces publicaraos, la nolicia 
delallada de las propiedades y usos. 

De eslos dimos lambien , una rauy sucinla idea en las raencionadas listas; pero rcquerian mas dmplias 
cjplicaciones sobre las cualcs bemos reunido muchos maleriales. En la scccion de planias medicinales, en la 
de raaderas, y en la de fibras textiles, creemos que nuestras nolas, siendo publicadas, llamarian la atencion 
sobre la riqueza cubana, y prestarian niotivo para organizar empresas para esplotacioncs valiosas. Despucs 
de liaber mencionado la corrcspondencia que eslablecimos y los resullados que nos ba procurado, experi- 
menlamos una verdadera pena de dejarlos inedilos. Esto sera facil de creer cuando nos atrevemos a exprc- 
sar el deseo de complolar la grande obra que bace tanlos anos emprendiinos, sin que la faliga de lamaiia 
tarea y las contrariedades y los disguslosque nos lia ocasionado, nos arredren on lal propdsilo. En efecto, 
la exposicion metodica de los usos de las planlas cubanas, nos parecc que seria un comiilemento ulili- 
sirao de la presente Flora, y una obra que podrian consullar por separado, las porsonas cslranas a la cioncia. 
Ella completaria el cuadro de la riquoza vegetal cubana, presenlSndoIe bajo cl punto de visla de su utilidad 
econdraica, industrial, agricola y medicinal. 



i 



Paris, 12 de no\iembre de 1856. 



Ramon de l.\ 3.\gr.a, 



« 



ll-V|,l.io';uiiiii 



Pll 




-llr:/l,„„,^ .,„, 



( "/^^y, 



Wy'iy^/Xj^/y// /// /y^yyw /////// , MiK.i' 



(■i-\|iliiu-.ilili.'l 



l'll 



Tat,. II, 








.r 






& 



■4^ 






*.-¥■ .^ 







>«t 



"%. 






n . 



(Cf 



liliMi 'ili 

iilllil iiliJ 

iic i|ll' 



,/ 11' 



|l(i' I ' 
li'i| ' 

Ml 



vvJ^^^^Vr. 



. m 

I .i 



® 




■ ////,■/;../,,., ,„„, 

I. ' ^y/ 





':0USilIIl) 



[■■'■-'- 



/'///////•//// /■////■///////////, ,(,;■ /,/, 2. ■^ /■/'/'■//////// ////.'/■////////. \,r /.,// 

.",. / ^///// /'///■/ ///,//////////. ,Ml,l.; 



I'liv.'<-a' 



T..I. III 







i\ij 



\Mte 




t 



<l 



r 



5| « 



'■I 






i-^n:.: 



m' 



4.- 





'fr Ju.:>.;,., f.„,.r 



' y'/A^/ /y^rVfY/.' / ryw//^y/.'/,', .Mmo.. 2. '■ //f/'//,'/,' /////////i:"/ . Mm,. 

/ f r///, ' r '/'/ ' // /"r/^r/j ,^/ ' ,^ jyy /rr,/ \\ ^ /y^ 



/■/ ' /////'/// ///'///////'/, Jl II 



,////■/ 



////////■//•/■///,' /■//////////'_ Itul 



1« 



^ 



'■'.M'i"'i''"" 



Pln 





wi/l 

m 




^;^ 




-///■ *»m,„ „„„ 



1. '.-^^/^^-^/f///^/^/ r^//^/////j/////// . Miil.r. :;. /////<■//// /////////■/////r J Mi,r.;. 



m 



■' ■ 



i 



'. 






Plnrrav 



■I'.nl> \ 



W 



^i^MHHi." 






\{ 



^j 











! 




m^ 





! 't:-^ '\ J 



i'/.. /; 



/ ; H 



' L 



■WiM 



"f ''..■.■...„., ,,„„. 






V-.- 



l / 

-. c/ 



'■ ' ■^/^^//^///■y//)'/y/ //^.//^/aj ///////■///./ .j///// ////'// . -1. r -'// ///.J////////// .///////,//. A,;. 
.". '.:^//.///.j////////// //// ///////.j/.j^ iMiiio. 4. ////////////////// ///////j, ^ \... 






Mt' 






)\ss.icc,r 












m 



Sr 



■B 

B 




\^'l 



V 



to:^ 




vr> 




"W^TSip.r 









»'5 



;'5 



, cCfjc^^^WTn^ 



r-Og 



^ 



,/ 



> >'v- . 












w..... 



.';£ 



'/■//////// / ////V ////////// . /\,li :i. -^-^ /V/ //^ ■//////// ///////////f/////// , Alnl.. 

,1. • /^/////////// y'/ •/>///////// \l,l|n, 



1 



\ 



i 



H 

|1 



/•''^ti.^sfe.wJa'* -1 \\.^~ .->, 



Kl<'lr 



O 






^ 



t,> • 



/■ ,'/ 




9 •» '' 



9 9 






i ' - \ " , > 



! )h '^ ^■'' 



4 



is. .i^ 



JJ 






r 



^:;^ ' 



,St 




,-5 > 
i r J 


^ 1 y ' 1 '■ 


"•hjLi 


o -^ - ^ 




€? 


■^T 


:^v ^ m; -'^, 




■ .\. ] t' .. -;^' 


' •/ ' 


'^■■^-. '^ . 'o' -^' 




:-. -, -r^ o . ^. '.^ 




iS-,'^!. il^i 



i 




i,]f 



«^RV^Tflo 



f^- •'■■ .*•:•» '.■■;-" 

fec .JVS. •:•.•••■ ;-"<:'-.- 

'^c-^ •..••i>:vf.*v:--- 



.(i^"'^ 



>/ ^^ 



i^-iCi=h 






^ iiSs 



^^p^ 






' ^/y Vy//A, 



-1. _^< /////,/r/ ^ \li,r,i 
^///./■///r ,,,/////,//,/ 



/ / 



'//,///,//,/ \l 



i^' t 



I.ir 



^,-'- v;?^ 



^t 



'' '^'i'^ 



& 









A 



^^^#«&iS"--^*^^ 



•'->',k'^"' 






;:-^ 



^^^■^^•'^-^^f^^r^ 



'-'j/;i/"' 



'tr 



%:'■ 



/^*>*;'i 

















%#v^ 



^/ > 



^'t 



' IF" , 






w 



p 

I 

13' ./■ 



vi 



' - '^/'//////f/^/////A//////Cp, l,,,,,. u. . ///////'////r/- ////////////////, ll„l... 



///////////////////////. i/i, 1,1, 



1 









.ICllCIICS 






W 




. • »• . 






1 



77T*-^ r',^!:Tf,^^f7A 



c/-- 



«<*-^^)^_ _ 




^ ..,.. 



MlMit)/ ^ 




fTwBiinJ 



'<- ■<■■ ■-'/ 




!^ "sl. 




//..,/. y,/.y^/.:,yy^r ...... ^. ■ ^^^^^^ '-^-^'^- ^'-i ■•■ ■ ^'^^'^^^'^ 



If 



I.lrl,,.,,,-^ 







i^ 








m 



f-mmfx-': 



.jT 



n'| 










i/ 




-'" ''-'■'-■"■•■/ 



^/ // /. / -__/ ry/yy / > '. '/// \li.i<. 




■ '^^■^//z/ /y/ ////.'//// ^ \i„i. 



'^/// //// //// //'// /'//f / /// \l,ll 






% 



ri.v|ilti(;"i"iia. 



Fiiii()'i 



T:,l, \1 




<mF- 

















'Wm 








J^ 








'r / cy/y^^YY///^/ /////////'////./ ,, W,'^,/,f,/ 

'y ■'■ <- /////■///// //////////////////// 



/^v//^^y. ■ /ry. ■r '^4^///'./////'////// /:■'///■/'////■,/ ._/^y,/„y^ 

/^■rr/;/,/. ,,/''/ j/. / ,./////:///'///// /,///////■/■//////// . //////y. 



/,„,. ./., A,,,/W 



,;;,■„„./ ,.„i,.. 



.1 



,*i 



nr'";' 



TM, \ll 



, '/W/: /• 






o O 



m 



'-^'^ff/. // 



y '^5) 



^.x 



^f ^^s-. .^!?*^'l>4 






'"/■ /■ 






ii% 



«^ 



t 






f 



•-%'. /i 








l) 



;;^o; 



V //• 0^,l/^^,:,,/^ /^. 'y/^,,;y;y^ ,■///;/„,' . .'/„/ 



V. /. ^//////./y/-,; 



v'^ — / ^ " ■' r-'' '■ • ' — '.'"--" * •" j 

K^/ -■/. f ^^v/'//^:j^///^. ^//'/^/■/W'- '^/////^//////^// . . ^/^..'j.' '^f^/fuy/^'//. ''-O///////. -{^yy/fy, 

^. A/ //////■/////. > ^/v/4/^.^- '^'/^. //. ■, // // /'/j/'///'/ ^ ///^//. 



'//,/////////////. '^/w/,/,/. ■//^../- -''^/ . y// ////////'////. > ^/////^. ■ '^'/^. //. ., /////'/y^//////^////,//,//^/ ^/,w/././ 



J'/,/. /. 





&'. 






& 



^. 





ji j 

ii'- 









o 









/. 




"/■^- '-^^/)////:/y//>// ,///', y/.,/'^ ,, /^///^. ,y'///. ■;. ,^'^/^. /Y//^///.'. ,.. ///////. .///./. '^''^/^. ///////'//////////, , //',/// 



.'/'/,/. /. i./'^/'/,// (Ta|iisi.ii //////■////'///////, .. /',///. 



',//. 



/,„/■ ,/,' /l,;,jj.,i,^/. 



i 



M""!;'-' 



Kuiion' 



r..i. \i\ 




''^'^''•'•'•:'/;y'JJ,A / 



.^y 






'i^^^^m-m-. . ■' 






mfw 






'^'""Mf^^'M0^ , 




i(^ 



^ii^MSi'*^, 



r r r f Mfrr , r r.v.,„„7;^, _ 






«Iff^' 



" &MMM 




I- '^r //,/,,; 



'^y ^////'/■//////-//■y/ , IVrs, 



2.' yW////// /////// ////// ^ M..iiI;li.-, r> ■ ^O/;/, 



'\. _ '^ //^A///// /y//////y//_ IVr- 



'////// 



//K// ////////////////// ///^/ liulll,!.. 



I 



,,.,|,l„iraiiiia. 



O 



'""'>. 






\. 



^i' 



3i 



^^. 






I / 



f/ 



"^(iW">^' 







^^S?«¥3. 



mmr(\rrf 



1 ■' 






#,.oo^ " 






,1 ' V ^" -^^ 



/■ 



^A^ 










<*^ 
r--^ 



.^SSS^^Q----' 




•* .'; 



.*>- 



i 




© 



© 



I. /\ A/^//f/y/.' /r/////r/'/r.i. .\li>iiiiii|: 
Zl. . ^'/,/,///' ///' ////'////// M"iil"U' 



V, /y//r///.' . /////'///////. M"i 

//////"///' ///' /'^'/' //'//'//■' ^l"' 



I 

I 



y//. / 




Fiii 



-^^*.. 




■\),\, \\i. 






^*«%6.Si5; 




1 •* -.--^. yjk \\ 



"^SS 







^fcs^ 






I 



-^/. J. 



f ' \- 






5 '^ .1 ' 



,r 



> 



/ 



^ .'.^ 



./ 







^/- -^ 




llitei\i\iil 



. A A A (» 



'^/ 



^X^ 



■^yW/r/y/.j. /////////////./.. /^y,/,,/.. /,/.!.■'/ '^^'■/''•^//■' ■ ^'^'/"y ■/,/■/■ '/ r///v//>/j. . //, 



^/'// 



/y. /. . >:^- K/// ////////■'. ■ -^-v//'."/ 



/,/y,. ,,! //„„(,„„■,/. 



I 



(Vv|ii"c:i""'''- 



'^mm{\.t\mN\f^ 




\ .._ 




^k/iM&t:S<-^^^.^ 



.•.^i*L 









Fia;. ;,. 



111' I. • ''C'/////r/v/.J ■ ////■//'//•///// ,M(.iiliiii'. I''i(i'. 2. y /////////■/ ///////////////■! .M..iilno- fii!-.,T. _-_/. /■/////'/////■J l'n>.. 



///yJ/, 



l''iii'.4. -- '//////■J//////, //////,//,',////,////■' \l„iii.io'. riir .1. • ///////, /yj-> ■ ////■//■///,////■/. ,Moi 



-'y "■■■■,■.■„.,,„.... 



/«//' /A- /S,;M,;t-:/ 



I 



ili|i;i I i(vc. 



l^ 



•^ 






' ffffi 



'■f 



-y^T^ 



^r 



<' [I 



i /^^ 



%*■'■ 



JK 



YL 



w 





%- 4) 




t 







V.'' 



/..(/.-./.■ /'.«V'!"./- 






.iri?.' 



y Wr/ /////■ V v..'/' -'/ 






////////////w 



/, 



■/////,-/ /■// 



4- - '///////// //// 



/ / //. //. / 
'f/// - ///'///, 



t 



(■,,|,|0^.1"H.U 



\\vn.,H 



©^ 



1' 



n ' 




%' 



i—C' 



l (. 



;,y'X- '■ 



^, 




^. 



.'/ .^' 







r^a ' 



m 



„ li '" 









WM 




m' 




i 







'M^ 








'• r 



V^H 



m 

m 






4 



^3- 



■ .r 



y/ 



'/ 



'/^ /////^/ 



/^//^ 



/-/^//''/'/. \u 



^ _ //////■//. 



//////////////// I. rl I. 



"^//^/ ///////// f /////// ///»/^_ \A\\\ 



4,. ' //////////// 



////// //// / / ///// ///// \\\ 



,„j,ioaM"u.i- 



L/ 



9f'^ 



w 










Musfi. 



■^\ 



m /r\ i: \ 



y 







h A 




m 



lA, \\ 






||. 



'^0 
00 i 



;; il -j-^ 







«I 



*^^ z 



G?<#)7i)^ 







K^ys 





@)® ' 



i 



1!. 



./' 



%^. 






^fW//-/0 



'f//^ey,J4/i//y/. •-%>/.::. , Z'/'////r/ /^/////'////■,, ^/■///,-///. /^/,/. .". ,_ '''/y///////// ///y////////////// , //,,,/,/,/_ 



.»■ ,■:.,„■ ,..,./, 



u 



,yrfi visriii.AHF.s 




6 



'^^V//^///', 



^ /,^/ 



v/^/^^/.f/.f IMIMlll 



/■/,..,)■ .ll,;„f,V/ .. 




CP : ~^ .'^ 



^// r//^/ 



' '^^'-/f/ / //f///,/ . 



,\',>i 



I> 



. 



jj.ff, v.\SCI'l,AlttS. 




^/////^^ ,y/M/y/ _ \o|, 



n.-. .>•).'.;..,.. ■/ . 



,| iVI-t 



,-lSCIl.AIIF.S- 



Tali, 4, 




' ^ ^/ // >// y / >/ 



--/. 



^y/^///f/ %■ 



/■/,-.■ .V 1/.;,.,.,-/ 



IVIJ; \.\SI'I NAIIKS. 



Tali. 







r 



O/////^ /////,//// ,\ob. 



'"-«-y™.-. 



,flSCIfl.'lJ"^^- 




/'///^/ / ,^/,; 



/V.v ->' l/.'^../..'/ 



,,|.,lN"r:K VAScni.AliKS. 




Jy. 



(2^/ '///^/////' r//,A^,/,/., Nol, 



*CS:-' 



^,„S wsniiAKK^ 




/y//////>/ /,.^,,v/,/,,/ x„i,. 



/■/.. .r .ll.;„„vl . 



,,| IKT.H VASn:r,AHKS. 



i 




'■-;«/„., 



^/////^// '/ J 



■ ,'y/,-/'/V/^ //// 



y 



//,/ . N(il) 




.^^ ^///. 



'^/ /'■^'■^//A'/r,,' . Nol). 



''....».,.. , 



!i 



|'I.AiVT;K, \ASI'I l./\UKS. 




C^/-///^/' r^, //,//,/ .\(i 



/■/., .;■ ('..,„.,., „ 



|.|.A,\'T,K W.SI-lil.AltKS 




/ /////-^/ /,/,,-,,/.. 



\nl,. 



"■"■■■: ,.,„., 



|.|.AN'T.E VA.SC|ir,.'MiKS 




T;il> i-j ,.,.. 



'•""ti... ,.,„,,. 



!':"■ I 11.,...,,,/ .. 



IM,.IXT.K V-\.sriM,.'\uv;s, 



T:,l, 




Pt 



t , 




.J 



ll 




V^/ V///^/ /^//.v 




.\ol, 



wrr. v\s(ii|..'\iiEs. 




^/■X/ ■//■/ y. J^ ■//. J '4.../^,,_y^y,,,., ,\i„ 



n.AXTK VAS<TI|,.llif.S 




//'/.J^y/.^ ,v:,A,//,.J .\Iol,. 



''"■'/".■r ,„/>,,. 



•il 



IM.ANT.K VASCl!l„\lir,S. 




^r. 



Y/y, jr//.j ////,, w/?., .\'()i). 



l-"i'/iir/- ,„„,,. 



llVrK \\>iV\.\KKf. 



T.il. , 




dJ 



f^'/^ /'//////'// //vr/rv///// i\',.l>. 






i'i. wn; nsri i.\ki;s- 




' ^r ^ ///■/>' /y:/ a^,A^ /■,/,,, ^ .\ni. 






|>I..\,\T.I'. VjVSCUI.AIIH.S 



r..i. i,| 




/ ^/ / /// ■///>.' /yy,,^, /,■/,„ .\Inli . 



|.LAN'W. Vi.StUI.AHKS 




r;il. 10 



liilil/„rr 






.1/ "//.■/;■/ J.i,//' 



f\ 



i 



|ii,\\n: ^^^''' 



T.-.l. 



^tC: 









'm^ '*' 




f ''^y'/ ////^/ /^/,/v,/y<'//,^ \„l. 



i 



|>I.AN'T,K V':\SI|II.AIU;s 




V/-//////>/%/ . 



c/^^/.'///^^/yr//f/f,/ iY„|,. 




///^/ >/ // //////^ /^// ^ -> l 



/■/.. .}■ !!..„.>.. -r .• 



IM.ANM. VASCULARF.S, 



T.ib, -A, 




f-y. 



Z.i<'^yi/:^^ ^py/y^y^^-^u^ _ A.R, 



'^ffA^l.f..^ .,1«.- ^ Mialf/?u,7/r /:„.r 



i'I.AN'1-E \-ASr|i|.AllF.S. 




'^^^'■/y.^r_j/y"//y///// .■/,vv,/,.> .v„ 



^ 



I 



i 



"# 



i,i,ivrr; \"\sii'i,AHi';s 



T,il. ■■(; 




r////v/'rcr// ^^^y/^,. 



A R, 



'*^..^«. 



I 



i 



■ 



,vii:nsrM,MiKS, 




fj 



(^ 



^'^ //////?',/■//////// ,r/^,M,^. N„l, 



i,i,,xivn vAsci'i,Mu;s. 




C^y//r/////////y\///vy/' ./'/C^> 



/^/Vi'/^!'^///, - A. I),). 



I 



* 



,1 



|i|, \,\'T.E \-.\,SC|l|„\HI';s 



Tj,I, -)('" 




.1^^ 



^/.yry///y/^/ /,,,.,,/, K„„ 






' I 



!< 



■■^ 



i 



I,,,\-T,K \J,S(lilrARKS 




II .„ 



_. ^ //////^/^ //^/ 



y/^ / /■/^■. ^f/ 



.\»i,. 



i 



,,|„lST:t US(TI,AI1ES 




r//////,/r//,/ y,.,,,-,;.,.„yy,„ i\,„|, 



':•! 



■!^ 



I 



>ll 



|,HX1-K \-(Nrl I.AIIK^ 



T.ili 







'•l'if/ll,'r 



ri 



r- 



|,],A.\W: VVSCIII.AKKS. 



Ti.l, 




i 



%f!f| 



'W 





M 



G 



'////^////^/ ,vy„..„y,:/,;, ,u; 



Wa, .,..„„, 



.1/-'^- .lf./.y..:u:/ .,■ 



i 



^ 



I,|.,yw Hscnl.AIU' 




r, ^/ /l''/////^/ //////^v Nol>. 



L 



II 



i 



yif, \.\MI:|„\lli;> 




'■///////'/•./■//////// ,y.,y,,,.. 



///// \,,l) 



I 



i 



i 



,0»'- 



lASCIII.^»"'"'^ 




r.-il,, .-^r,. 



/■' ^ 



i 



1,,.:IN>W. vascih.aiik; 



T.,1, .:(; 




r^^^^^C:'^^^/^>^ZYi^1(U^/> ^/^^^^2 



,-/^ 



^a-: Nol). 



|.|.AN'r.K V.\SC1'I.,'1KK 




^;.; 



y/r^y^,/,'W .^W. 



I ■';:/,„;■ ,/,./ 



ri 



r 



|,|,(S'|f, V\.SC|:|..\I1I'..S. 



T.ili, 




^VfY/ Y r/y,^/ ^'„1,, 



i 



fi\m vAsrnLAiiKS, 





:Ki 



y/^-/y/'^^y^ y/^^y,yv.,.. \ 



'■'"'/"'■/,,,„,,■. 



'/■■■'' }.: 



) I 



: 



Mi.-ixr.ii \A.'iciii..\iii:.s, 







I 



,vix HSnLlllKS 



T..I. i,. 




yj. 



^/^///'/^/ y/,,^,,:,.^ .\'„|,^ 



ti 



I 



I 



I 



|.|,Ai\'T..K \'ASCIILAHKS. 



lab. i,,':" 




l'i,ANT:K VASI'll|.:iiKS 



tfo 




////^ ■//// // y/ / ^^/r y/. ,,, . 



. ,(SCI'I..*"I"' 



T.l, 4. 




//V/ / '/ ' /^/ ///////y/^^,/ Noli 



^ 



|,|_IXT.K VASrlll.AHf.s. 




Y ^ •/////'/- ////// /AAy'»/y/ \"l. 



I'i"ii,,-r /„„.r. 



,,: vA^rl.l.AKKS. 




vfei 



f 



''«wifei 



Z' ^////r^y/r// ////// ,,/,„.»■. N.ii.. 



>-*■.„,.... 



,0U «sn.UKKS 



T;,l, 44" 




' ^/////////// ^//y^?y//y//^^ Mnl). 



I 



■^ 

t 



* 



■n.iK 41' 




/ 

L , 



' ^///'v/y///^/ . /^^,y,,,vy,., .\(ii. 



i,i^^.|.,i,: vAsnii.Aii|.;s. 



Tal. 4i"' 




f^//'/^r\//.Jr Nol). 



"'"■'.■'■,.,.,..: 



II 



l^ 



: 



eUtim vAscui.AKKi 







''"///,„;• ,.„, 



|,|,,KT,r VASMiLMlK; 



ri 41; 




/] //r//^//y/^>^ ^v-^/W/^-/-//./ A.r 



.II''-' Jl,i.:<,ir,l .. 



n 



,iiM 



ll>,l I.MII'.- 




'^//^.^/^//Z w,/, y,,,,//,,/ \\\ 



I'I,AMTA VASCIU,AH.E.S. 



Tilli 4-7'" 





Y 




JM 




7^/2y//^y/^ /////'///// 



'f/ //■//// 'y //^y/ 



hf 



1'* 



visan.Aiii':^' 



l'l 111 







//■v^ ./«f/-/^r K_\K. 



,,,vis«'^ 



Tnl, 4;,. 




^/,y^/,//^/' ,v/A //////// N.il). 



//"''' t/„.,.,.<,,/ , 



il 




<V^V//>?'y/Z^l/ £<^yi,/. 



/i'/:,-^//y/ - A. R. 



I 



iisi ri.\i":s^ 



-, •ir ~ 




C ////^//^ 



/V////// ^//y/y/^//,'.J^///.j. \){' 



f','r.ff/ i'.' 



I 



|,|,jfjm VASCUI.AHK.S 



r.,1, .-,1. 




v//v///^//'^/ /■^//.y/.v.;. Aii. 



|,|,:XT;V. VA.^ilTHIlf 




• y/^ y ■/?^^/ . ':y^^,/?/,:.^ 



/^'^ . A R. 



|,|^,NTA', y.\^CVlM\F.S 



r,-,i. 




c: y : y/// ^/ ,„/■, y,.,,,, ,\ n 



|,|^^.T_F, \',\SC1II.AIU;S, 



l^il. ,H- 




////r/y////,-/' ,/yy.u'/yA,///,;,/.,. AK 



■/• 



•' '•'•'ihW ./,• 



|i|,AN'T,K V,'\S('llI„AUIi.S. 



,,l. H'"- 




////y^^//j ..j.,/^,^,/^/^^^ Dc. 






.|,A,VT.'E VASfULARES. 



Tab :,l 








^C /<',->//// /r,'J ^^ .^u/y/,-/^,^ . \.\ 



PI.ANI.V. V.\SI|i|.!\HI':.'i. 



Inl,,;i(;. 




/>Vy//^.V/V'</'^/// /^,^/,,/A,/^/r'm .\H. 



|.|,ANW. VA.SCIH.ARKS. 




Y'/r/>^,'>/r/////'^ ^/^/,.,-r^y^/,/,^^M _ k li. 






|.|.A\'T.V. \,'\SC|i|.,'MiKS. 




•|'il, :,« 



/. ^///////^//, j •/A,^y,,/,/, :„,., 



;\ R, 



|i|,AMX VASCII.AIIKS. 




""■/■'■ 



^/j///r///^/ y,y, ,,/■/,/,,///,, ,111 



ri,Ai\"IJE V;\SrULAUJ!:.S. 




'^'■uA... ,/,./ 



Z' y '/^r/''^/' ^^^ /V/ •/■y////// ^v^/C.J KiiiiLli. 



A/. J<- /■ l'/,J../.». .>,»/ r //^,IK/lf,/£.- /Ui-i,. 



/ . 



^ 



^'1 



viscin.AHKS 



T..I, (io. 




^ 



i^ / V/ ^ ^/ /■/■//r//rw/'^ ///fr . Nol). 



//■■^- //,/.r..,//-./ .. 



i>i..\NrrV. v,\.s(iii,Aiir'..s. 



r.,h (M. 




I ///y//^/ , y^ /■/,/, ///,^ ^ \\\ 



^^H. \-AS(l'I.AIlKS. 



Trd.. (;i 




x, 



/• v^/ /////// ' /.^./^ 



'^ / f/ vr /////// A i \ 



n,ANTi; VASCIII.AIiKS 



r.,1. i;:, 




'^//^'/////''//r// //^^v/.^/,rvfy//^/y, \_\ 



VITSX ILIOIT^OLIA. Nob, (Pl,64.) 

V.raraulis f errurjineo-subtouaentosis, foliis oppositis simplicibus 
brevissirae petiolatis, lato-ovalibus apice subacutis basi obtusis aut 
subeiuarijinato-cordatis coriaceis, piarcine sinuoso-dontatis, dentibus 
spinosis, tenuissiine retic lalato-vnnosis , prijfesertim subtus subpubentibuo ; 
cymis axillaribus longe pedunculatis, f olio lonoioribus, ramoso-trichoto- 
aiis pubent i-f erruj-ineis; calyce oainpanulato pulverulento , acute 5-den- 
tato; cnrolla bilabiata, liinbo explanato, obliquo; laJjio superiore 
erecto, emar^^inato ; lobo nedio labii inferiores productiore, emrt-inato; 
drupa depressa obsolete et obtuse 4-loba, f errucineo-tomentosa, calyce 
cupulaefomi nec aucto cincta, monopyrena, pyrena ossea 4-lociXLari, 
lociilis Monospermis. 

Crescit in locis sylvaticis circa Canasi , in insiaa Cuba. 

Obsarvaciones. La be.lfa especie que venimos de desoribir con el 
nonbre de V. ilicif olia , foriaa con la si.(;uiente una tribu particular en 
este genero a causa de sus hojas simples y ooriaceas. 



Y. ^■i^rvt^^l/ ^'^^ X^./=.'9^- 



I'|,AN'T.K VASIIll.AltKS. 



I'I.C,4. 




//i<^ ./L' i/e///f//ff . Niili. 



^.|.|; (VSCIII.AIiKS. 



T.ll. fi;,. 




C^ -^ 'i^ 






/'/' /-/ ///^/ //// . iVi)l) 



//'■■"■ lf.,.".>,;/ .' 



rl.A^'T/K VASCIiF.AIIES. 



■|-,i. i;i; 




^J 



r -O ////////. 



/////// /,//// ■ /,y^,„// AH 



PLANT.-E VASCULAKES. 



Tab, G- 




^^yy^y<?y£AJ^y^^^//y^yi^,^:: ^^^,-,/.^. 



j A.R 



/'rif» JrJ^ C^trJtsn ^tn^ r,//ji'Jr/f4it/^- J\tj-, 



PJ.ANTyE VASCULARES. 



T.a. liH 







Y ',,/,,,.,,.',_ h u. 



i-ij'J.<n^^e r i,\:^^r;^IU 



].|,AN'IVK VASnn.MlKS. 



Tal). (i<). 




J 



y^^ /^//^/-y/p^/^/- /^^^^y.^/cr^.^ AK. 



PI..\Xrj. V'A.SCIiLAHE.S, 



Tal. 




I'LAXT-E V^\?('1;lAUES 




|'I.AN''I;K VASCin.AHKS. 



T.ll, -2 




/f^Y/C^^ /f/^^y/^///y^^^'//^/' A 



K. 



l'.l»//nt'r ,/,'/. 



fmr .;.- r a>^r±'.i ^..t^ , //j../^^?,,,//. 



l'LANT.'K VASCULAKIiS 




//^ y Y '//. y r w /^^ /-r ^^ - A. K 



PhANTi', V.ASCHL.AliES. 



T;il> ;:4 







'',u;/„er ,/,/. 



/«/--*-fAW./n,H«r r//ii . 



1'I.AiNTl'; VASCIII.AKKS 




f ////'/V// ^// '/'/'/// ^/C/yf./://^^^^/^ \\ 



T.-.l,, -li 




CV/^rA//;^/////// //^,,y/uyy^ l.iiidl. 



,'V V 



IJNTJ; VASCULAllES. 




C ///^///''^//y^yy^ //'■/■'■//'^^/// A j^ 



t L/^^,L„ .u.,''l/</., r //.,uJl/;i.."rM /'.Ir. 




f^: ////^A //^// ', 



'///// r'r//v^//////^//^ \ I; 



rd^-n j/«^ -V m ^ f/.„,M?.u//^ - 



I'I,A.\IVK V.ASCIH.AKE.S. 



Fal. -c; 




C///^A//^//'///// y/,.vy,.r^/.,:jr^,^/,~/, _ AR. 



Jmp .A- l'^ufx/.^'n ai«c .■/ J.;/j r //a.,/.;:w//,: ./.. /V, 



n,.\i\T.i': \-.'\.sci!i,Aii|.:,s. 




I'„„//„W ,/.■/ 



I^ ///,'//' y/,^// '///// ,//;/,,,,/,yy^ \\ 



n 



l'r.AX'r,E K-lSrUL.AUES. 



T.,1, !li 




^' 



r^ 



///^/^'//^//y//// .^yy////^.i//^/y^^yy^ K\ 



V.iu//,,,;- ,/../ 






l'L.v\m \".'\sri;i.,AiiKS. 




T;i l> 



^-i^- y/^'/'/'^/^ ^^ /y^./^. 



I',:„l/:,cr ,M . 



/m/i J,- l'l,.,r,f,;, .„„<' ,/ l,f, ,■ //„„„/,■„, 



ri.,\i\'T.F, asci;i,ARKs, 



T..I, n:, 




r, /2., 



r 






yiTA^Sf^t ar^ r Mi^fi-.lSc t\; 



PLANT^E VA.SCULAKKS . 



Tab. «4 




C^i^^ )<y/Y/vyy/ /^C-^^/^y 



''//^^/'^'//'/yy^ A R. 



KiJiM^-^r •/^■/ 



/.^/. y, fiy,^x-n.^,<^ -■ /'i-. 



l'l,ANr.'K VASrill.AHKS. 



Tai, »:, 







//■///^CA^/^/^ y//C/ ' '/,^/.y..'AJ A 1! . 



/iy ./<• t'Aar.f.^n <uHe c/ Af/- r //,i,Uf/r.'/J. 



PI..\A'T.E V/\.SCLII,ARES. 



r,.l, liC, 




.irA/^'^^^/'/'/^/ yy/,/^^.//>?_ 






pj..\ivr.i', v.vscrL.vnE.s. 



nil. 




/^y///^^/. /'^/ /,,/,,■,/,-/,,,, .\\\. 



/,>,///,-,■/• ,/../ 






rUMT.K VASCIH.AIiKS. 



J:A. l!fl 





~J " 



^■/' 



\ I! . 






% 



P1.AX™ WSCLil.AllKS 



l.il. (i( 




■^ ///^//y '///// i^Y^/^ y^y^/Cv^.y^./ AK. 



,«>--■''•'''-'-='■■•• 



>^: 



I!f